El darkside de la democracia

alfredo-columnista

Alfredo Piñera Guevara.- No es una teoría  sobre el desarrollo de un complot, mucho menos la advertencia formal de que sobre nuestra sociedad y nuestro gobierno se cierne una estrategia de desestabilización social generada desde los más oscuros rincones e intereses de la política oscura, la que se alimenta de la corrupción y el abuso del poder; el politic darkside, como gustan algunos por llamarle.

Es un recuento de algunas de las líneas sustantivas que en otros lugares se han identificado en algunos movimientos de insurrección política, procesos revolucionarios e incluso esfuerzos independentistas y que se han utilizado para manipular la percepción social y en consecuencia modificar la voluntad electoral de los ciudadanos.

No me parece que sea específicamente el caso de nuestro país o estado, pero si usted encuentra alguna similitud con ello, le sugiero profundice más en la lectura y análisis de los movimientos revolucionarios de Venezuela, Cuba y el independentista más reciente de la comunidad autonómica de Catalunya, España.

Frentes de desestabilización social para la manipulación de la percepción ciudadana.

Generación en la opinión pública de que se enfrenta un clima de inseguridad y violencia pública insuperable, mediante la divulgación exponencial y permanente de hechos violentos y crueles, así como de actos de anarquía social.

Campañas permanentes de descrédito de los sistemas políticos, de los ejercicio de gobierno y de los gobernantes mediante la crítica destructiva, el despliegue masivo de fake news (noticias falsas), la banalización  de los actos y los actores políticos, tanto de sus actos de gobierno formales como privados y la generalización de los actos negativos y contrarios a la democracia (asegurar que todos los partidos, políticos y gobernantes son iguales, por ejemplo).

Polarización y divisionismo de las diversas formas de organización política y social, mediante la fundación de grupos paralelos para la organización social, política y de gobierno. Ejemplo, la creación de varios colegios de profesionistas de un mismo ramo de la ciencia, la conformación de varias asociaciones con el mismo fin económico, político y social, la atomización de las estructuras dedicadas a la prestación de servicios públicos gubernamentales y privados, etc.

Los casos más severos de manipulación recurren incluso a la infiltración de las diversas organizaciones para generar caos en la administración y operación de sus órganos de control (infiltración de partidos políticos, entes de gobierno, colegios, academias, etc.).

Generación de permanentes movilizaciones de protesta y manifestaciones de anarquía social, desobediencia civil y contraataque político, con recurrentes expresiones públicas de inconformidad, rechazo y contradicción. En algunos sitios como Venezuela se adicionó a esta estrategia el bloqueo de oficinas públicas, el desorden en eventos públicos y las manifestaciones violentas dirigidas a grupos que incluso son ajenos a los asuntos por los que se protesta.

Finalmente, la inducción de crisis económica para debilitar al Estado o la forma de organización-objetivo, mediante procesos de endeudamiento, retención de pagos y contribuciones, incremento de imposiciones taxativas, amenaza a inversionistas, turismo y producción, desacreditación de empleo, retiro de subsidios y negación de recursos extraordinarios para solventar crisis financiera en rubros que afecten directamente a la población.

Sin duda el tema es sumamente extenso y complicado, por lo que este es sólo un resumen de la enorme cantidad de variables que han sido utilizadas para generar crisis políticas o movimientos de resistencia social.

Usted, ¿qué opina?

 

alfredopineraguevara@gmail.com