“The Blacklist” se reconstruye

black

CIUDAD DE MÉXICO.-

La necesidad de mantener atento al espectador obliga a las producciones a arriesgar­se y dejar de jugar a la segura. Por ello, The Blacklist se sacu­de y se reinventa, cuando llega a los cien episodios.

En este tiempo, los prota­gonistas del programa se de­dicaron a atrapar a los más peligrosos criminales del mundo, así que la producción creada por Jon Bokenkamp necesitaba contar otras his­torias y adentrarse en el pa­sado de los personajes para lograr una conexión real con la gente.

Según Harry Lennix, quien interpreta al direc­tor del FBI Harold Cooper, y Megan Boone, quien da vida a la agente Elizabeth Keen, la producción debía sufrir cam­bios y dejar ir incluso a algu­nos de los actores principales.

“Para que el show se man­tenga relevante hay que jugar con los elementos que tene­mos y, en este caso, la muerte de Tom (Ryan Egold) y Mr. Ka­plan (Susan Blommaert), nos da la sensación de realidad que se ne­cesita para el pro­grama. Ryan va a estar bien, es una de las grandes sorpre­sas que nos dio la serie, y seguro será todo para bien para él. Me parece que es momento de sacu­dir las cosas”, dijo el actor en entrevista en Pasadena.

La serie, que tiene un pro­medio de entre cinco y seis millones de televidentes por episodio en Estados Uni­dos, cuenta la historia de Red Reddington, un criminal que se alía al FBI para atrapar a los más peligrosos criminales, al tiempo que utiliza la ayuda de la agente Elizabeth Keen, quien resulta ser su hija.

“Creo que la serie se está reinventando a sí misma y es bueno, porque estamos lle­gando al episodio cien. Te­nemos verdadera longevidad y seguimos manteniendo a nuestra audiencia, porque no saben qué esperar de noso­tros”, dijo la actriz vía telefóni­ca desde Los Ángeles.

Los cambios a la serie vie­nen después del final de la cuarta temporada, en el que Mr. Kaplan (Blommaert) sacu­de a la organización criminal de Redd­ington, dejándolo sin recursos econó­micos, sin aliados y revelando la ola de asesinatos que ha cometido por déca­das, dando pie a la incursión de nuevos personajes e historias.

“Vienen nuevos personajes tanto al equipo del FBI como al mundo de Red, el universo se está expandiendo en cier­ta forma, en especial después de lo que pasó con Mr. Kaplan, por lo cual el mundo de Red se sacudió y, por ello, está re­construyendo su imperio y eso nos da oportunidad de di­vertirnos. Estamos buscando nuevos personajes, porque hubo una sacudida.

“No creo que la serie cam­bie por completo, se le es­tán agregando cosas. Éste es un programa serio que busca atrapar gente peligrosa, pero creo que los nuevos persona­jes pueden brindar un poco de jovialidad.

“Después de cinco entre­gas, tenemos el derecho de ver algunas cosas que la au­diencia ha estado esperando, quizá con el mismo tono. Es como estar en una banda. Si tocas tres canciones igual, la audiencia se va a aburrir, lo mismo pasa aquí”, explicó el actor.

De acuerdo con Boone, quien ha desarrollado la ma­yor parte de su carrera como protagonista de esta histo­ria, la serie también goza de una buena respuesta a nivel internacional por la mane­ra en la que está estructura­da, y gracias a la emisión vía la plataforma Netflix tiene oportunidad de llegar a más territorios.

“Creo que no seguimos una fórmula tradicional, hablando de la manera de hacer series en Estados Unidos, es decir, el chico y la chica no viven un camino de rosas, ni están bien al final del día. Exploramos la dualidad de la vida en la forma en la que es.

“Creo que estamos más preparados para los merca­dos internacionales donde las cosas no son en blanco y ne­gro, pero hay una gran área gris de moralidad, de culpa­bilidad en la toma de decisio­nes éticas y cosas como ésa. En mi opinión diría que po­dría ser la razón por la que las personas responden en el te­rritorio internacional”, agregó la actriz.

En la quinta temporada, que se estrena el 8 de febre­ro a las 22:30 horas por AXN, Tom Keen, personaje inter­pretado por el actor Ryan Egold, no estará más en la his­toria, lo que permitirá tam­bién más cambios.

“Voy a continuar llevando ese tono reflexivo a la fórmu­la existente y exploraré cómo Liz se acercará a la siguiente fase de su vida, sobre todo a la cuestión de si ella se apo­yará en sus impulsos oscuros genéticamente heredados y si se comportará como Red, o si va a encontrar un hilo moral y una redención en esta expe­riencia”, finalizó Boone.