Pide ONU cese de todos los actos hostiles en Medio Oriente

ant

Beirut, Líbano El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió el cese inmediato de “todos los actos hostiles” para evitar una nueva confrontación en Oriente Medio luego de que el ejército israelí atacó objetivos iraníes en territorio sirio.
Las declaraciones de Guterres se produjeron tras una noche tranquila luego de que en la víspera Israel bombardeó puestos iraníes en Siria en represalia por el lanzamiento de proyectiles de Teherán contra posiciones israelíes en los Altos del Golán. Las autoridades israelíes habían pedido al Consejo de Seguridad de la ONU y a su secretario general una condena inmediata del ataque cometido por la República Islámica.

El ministro de Exteriores de Irán condenó de forma contundente las acciones de Israel, que calificó de flagrante violación de la soberanía siria.

La agencia estatal de noticias iraní, IRNA, publicó el viernes la primera respuesta oficial del gobierno de Teherán a los ataques. Según el reporte, el ministro de Exteriores, Bahram Ghasemi, dijo que la ofensiva israelí sobre Siria, que se basó en “excusas inventadas y falsas”, es una violación de la soberanía nacional y la integridad territorial del país.

Siria tiene derecho a defenderse “contra sus agresores”, añadió el canciller.

Es bastante improbable que el Consejo de Seguridad, que está profundamente dividido en lo relativo al conflicto sirio, emita un comunicado ya que hasta el viernes por la mañana ninguno de sus miembros habría solicitado una reunión.

Israel e Irán llevan años enfrentándose a través de terceros, y con los nuevos incidentes parecieron enviar una advertencia de que los enfrentamientos directos entre ambos se agravarían rápido.

Por otra parte, cerca de la capital siria, Damasco, combatientes de la oposición y sus familias abandonaron tres suburbios del sur controlados por los rebeldes, entregando el control de la zona al gobierno del presidente Bashar Assad por primera vez en años, dijeron medios estatales sirios y un grupo que monitorea el conflicto.

Los opositores que decidieron quedarse en los barrios de Babila, Beit Sahem y Yalda entregarán sus armas y regresarán a sus vidas, señaló la agencia estatal de noticias, SANA.

Desde el pasado 3 de mayo, 8 mil 400 combatientes y civiles abandonaron la zona, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. El ultimo grupo partió el jueves por la noche.

La policía siria estaba preparándose para entrar en los vecindarios el viernes y garantizar la seguridad, reportaron tanto la televisora estatal como el Observatorio.

Con la captura de los tres suburbios, la única zona que no controla el gobierno de Assad en Damasco es el barrio de Hajar al-Aswad y el cercano campo de refugiados palestinos de Yarmouk, que están parcialmente controlados por el grupo extremista Estado Islámico.