*Coneja ¿Qué sigue?

* Incierto 15 de mayo

* Acuña quiere a su pelele

* Cobro Mixto, error reiterado

froylan-columnista

 En el episodio de Alejandro Gutiérrez, la coneja productiva para los cuates, está por ingresar al nivel superior: las penas y sanciones reservadas a los funcionarios que incurren en desacato.

Desoídos los apercibimientos de las multas y frustrado por la fuerza pública el pedido del juez Gerardo Moreno, exigiendo el traslado de Gutiérrez, resta la orden de aprehensión contra los responsables del desacato y su inminente detención.

El primero en lista es Juan Martín González, director del penal de San Guillermo, donde tienen alojado al millonario interno; el segundo –desde los hechos del viernes- es Oscar Aparicio, jefe de la policía estatal, y por tanto responsable directo del operativo que frustró el traslado.

Es inútil hacer valoraciones o emitir calificativos sobre la justicia, se trata de acatarla y punto. Si el Tribunal Colegiado y el juez Moreno García están confabulados con el abogado Collado, defensor de Gutiérrez, como alega Corral, es irrelevante para efectos de cumplimiento, la sentencia está dictada. En todo caso, denuncien al juez ante el Consejo de la Judicatura, pero en el inter están obligados a cumplir.

Cualquiera sabe, incluidos los involucrados en el proceso, que las resoluciones judiciales, una vez agotadas las instancias legales, son inapelables. En el caso de Gutiérrez juegan a las vencidas con la Federación, esperando que las diligencias “chicanas” les consigan tiempo y el asunto brinque de sexenio, pero ese recurso quedó agotado el viernes, en adelante vienen las buenas.

A Peña Nieto le quedan más de seis meses en el poder, si quieren menguado y aún perdiendo el PRI la elección seguirá siendo presidente, ¿Le aguantará el tiempo para hacer cumplir la ley contra funcionarios que desacatan la justicia federal? Váyanse midiendo, quizás no puedan contra Corral y Peniche, los protege el fuero, pero los de abajo son la parte débil de ésta cadena. Aguas.

Si la relación entre Peña y Corral estaba rota desde la marcha, con lo del viernes y las declaraciones posteriores ahora es irreconciliable. Fuerte será la reacción del nuevo “vulgar ladrón”, esperela y pronto ¿Quién pagará los platos rotos? Van las apuestas, los momios abren a favor de González y Aparicio. Hay nanita.

Hoy, quince de, mayo es un día clave para saber si el conflicto entre magisterio y estado sigue abierto. Los maestros esperan con ansias el depósito quincenal y desean ver en el recibo de pago incluidos los conceptos acordados durante las negociaciones para levantar el paro, principalmente la segunda parte de los adeudos a interinos.

En cualquier otra administración ese pago sería un mero trámite, en la presente resulta expectante por los antecedentes de incumplimiento de la Secretaría de Educación, o de Finanzas, o de Fuentes Vélez o de Cuarón, de quién sean, el caso es que el dinero no ha fluido como esperan los maestros.

La desconfianza empezó cuando se supo que Javier Corral no asistiría a las tradicionales celebraciones por la fecha y que tampoco enviaría a su golpeador secretario, lo que por otra parte resulta prudente, arriesgarse a una rechifla es desaconsejable para cualquier político.

Desde luego que, al conocer la noticia, la dirigencia sindical y los maestros que conforman el primer círculo de las secciones arquearon las cejas. Pero no adelantemos vísperas, igual hoy quedan conformes al ver que los depósitos está completos y Corral o Cuarón se apersonan de último momento en los festejos, sin riesgo de aspavientos.

Ayer empezaron las campañas por la dirigencia del sindicato del Colegio de Bachilleres y con ellas llegaron las primeras quejas contra el Comité Ejecutivo Estatal que dirige Pepe Acuña. Un sector importante de maestros y trabajadores administrativos denunciaron manipulaciones del disminuido dirigente, quién pretende imponer a Bernardo Hernández.

Nada nuevo, Acuña decidió dejar al PRI –lo anunció como si todos los maestros del sistema harían lo mismo- pero se llevó las mañas del partido, de modo que pretende dejar a Hernández como su pelele, para seguir regenteando la organización desde las sombras.

Sin embargo tienen un problema, se llama Marcos Domínguez, un maestro que se ha convertido en oposición creíble y compite con posibilidades de éxito, a pesar de que el Comité Ejecutivo tiene la organización de la elección en un puño, al más viejo estilo de cualquier sindicato corporativista de los años sesentas.

La dirigencia actual es juez y parte, pues maneja todo el proceso y además negó cualquier posibilidad de impugnación, en caso de controversias. Cuanto temor a la democracia para que se arropen en las más inequitativas reglas. Suelo parejo, es todo lo que pide Domínguez y quienes lo acompañan en la planilla independiente.

Joel Gallegos no aprende de pasados errores, está bien que los cometieron duartistas, pero las enseñanzas de sus pifias –o excesos si de esa manera quieren verlo- son para quienes deciden tomarlas.

El director de gobernación anunció que “pronto regresará el cobro mixto”, en la ruta troncal del antiguo Vive-bus -¿Cómo se llama ahora?- lo que no es otra cosa sino seguir dejando en manos de la mafia el control del transporte, como lo tienen desde que derribaron el sistema de cobro por tarjetas.

Lo que sucederá, según antecedentes recientes, es que los choferes rechazarán la tarjeta, por muy pagada que se encuentre, y los usuarios del servicio terminarán desechándola, al ver que pierden su dinero o tienen dificultades para que se las valgan.

Son vueltas sin sentido las que da el gobierno de Corral con relación al transporte, intentar resolverlo con soluciones a medias es agravar la crisis ¿O la juzgan resuelta sólo por que acabaron las manifestaciones?.

Retiren a todos los camiones carcachas, la enorme mayoría, regulen rutas y horarios y sobre todo impongan como único pago la tarjeta, para que vean la reacción de la mafia encabezada por el impresentable güero Villalobos.

Con medidas parciales no llegarán a ninguna parte, tratan con hombres que llevan décadas defendiendo sus ingresos millonarios con la fuerza y contra todo gobierno. Joel Gallegos no se percata que le dan atole con el dedo, pero en fin, los usuarios que sigan sufriendo, lo importante para el gobierno es que las manifestaciones terminen, único que cuenta para ellos. Los usuarios que sigan sufriendo, están resignados.