Impulsa UNAM con laboratorio internacional a jóvenes científicos

unam

CIUDAD DE MÉXICO.-

Identificado como el “Imán para talento”, el Laboratorio Internacional para la Investigación del Genoma Humano (LIIGH), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) impulsa a jóvenes para desarrollar investigación de frontera.

Rafael Palacios de la Lama, director de este laboratorio ubicado en el campus Juriquilla de la máxima casa de estudios, destacó las líneas de investigación que se realizan en este laboratorio: Estructura, dinámica y evolución del genoma, Genoma regulatorio, Genética de poblaciones y ADN antiguo, Biología del cáncer y, próximamente, Funciones cognitivas del cerebro.

A tres años de su creación, el investigador emérito de la UNAM dio a conocer, a través de un comunicado, el trabajo que se realiza en este lugar de investigación.

Informó que, en este laboratorio dependiente de la Coordinación de la Investigación Científica, se hace ciencia de frontera desde México, con un modelo que prioriza a los jóvenes científicos (recién egresados del posdoctorado y menores de 32 años), el rigor académico, la libertad de investigación y la colaboración internacional.

Está hecho para incorporar, a edad muy temprana, a jóvenes académicos como investigadores, y darles toda la libertad posible para que lleven a cabo sus ideas”, afirmó Palacios de la Lama.

Con cuatro investigadoras mexicanas de alrededor de 30 años, incorporadas hace tres años, en 2018 el LIIGH sumará uno más. Para 2019 tendrá otros tres, hasta llegar a 16 para 2022, en la primera etapa de la entidad.

Resaltó que hasta ahora, las científicas han conseguido 11 donativos nacionales e internacionales, otorgados a ellas como investigadoras responsables; desarrollan líneas propias y tienen seis estudiantes de doctorado, uno de maestría, 10 de licenciatura y un postdoctorante.

Además, tienen colaboraciones con investigadores líderes internacionales y han publicado cerca de 20 artículos en revistas científicas de alto nivel, que mencionan al LIIGH como una de las instituciones en donde se realizó el trabajo.

Ayudar a los jóvenes, darles facilidades, respaldarlos, pero sin interferir en sus carreras, es una idea que ha dado resultados”, enfatizó Palacios de la Lama.

Apuntó que además de las líneas de investigación actuales que se desarrollan en este centro, se tiene la Licenciatura en Ciencias Genómicas, que es un semillero de talentos.

Cabe señalar que, así como Jaime Mora creó la licenciatura en Investigación Biomédica Básica, la primera de la UNAM dedicada cien por ciento al trabajo científico, Rafael Palacios de la Lama es una de las mentes detrás de la licenciatura en Ciencias Genómicas, que nació en el campus Cuernavaca.

Esta carrera, creada para iniciar en México el entrenamiento científico de los nuevos líderes en ese ámbito, ha adquirido un enorme prestigio internacional con base en su plan de estudios y la calidad de sus estudiantes.

Actualmente está en la generación 15 (empezó en 2004) y está abierta la lista de aspirantes para la siguiente generación. En promedio acepta a unos 20 alumnos por año.

Palacios reconoció que de esta licenciatura se nutre el LIIGH de jóvenes académicos, pues desde ahí la formación es sólida en biología, matemáticas y cómputo. Los estudiantes aprenden pronto a programar, tienen seminarios de investigación con ponentes internacionales y se instruyen para resolver problemas.

Finalmente, a partir de agosto, la licenciatura en Ciencias Genómicas se ofrecerá en la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) Juriquilla.