*En Parral inflan a un penco

* PAN, acuerdos cupulares

* Intocada mafia del transporte

froylan-columnista

Bien dicen que el poder marea a los inteligentes y vuelve locos a los incapaces. Faltan dos años y medio para que haya candidatos a gobernador y el edil de Parral aprovecha su toma de protesta para destaparse como candidato a gobernador.

Muy lejos está de lograrlo, sin embargo algún adulador profesional le hizo pensar que podría construir ese proyecto y el edil, proclive a los halagos, se la ha creído. Por eso contrató a una comunicadora importante en la ciudad de México para vestir su ceremonia e hizo circular su emblema de precampaña, una figura estilizada de caballo al centro del contorno de Chihuahua.

No tiene ni la más mínima idea de que lo están usando, si Javier Corral se presentó en Parral fue con el único propósito de “dar picones” a Maru Campos. Por ese motivo la declaración de que Lozoya fue el candidato más votado en las pasadas elecciones.

El gobernador del PAN desairó el segundo informe de la presidente municipal panista de Chihuahua, enviando en su representación a un funcionario de segundo nivel, y en cambio se presenta en Parral con una batería de halagos para el edil independiente.

Lozoya está muy lejos de la gubernatura, en el entorno electoral sólo hay un espacio para candidatos independientes y ese lo tiene ganado, por razón de importancia en los municipios que gobiernan, Armando Cabada. Si para Cabada resulta complicada, para el caballo está en mandarín antiguo.

Sin embargo se vale soñar, quizás piensa que podrían reeditar el acuerdo fáctico con el PAN, justamente lo que le permitió la copiosa votación, pero a escala estatal. Se engaña, Corral sabe que infla a un penco sin perspectiva de competir, pero se divierte haciendo enfadar al mejor prospecto(a) de su partido.

Por cierto, al señor gobernador lo extrañaron en Gómez Farías, donde el candidato suplente a la alcaldía, Allen Muñoz Loya, protestó el cargo en lugar de Blas Gómez, a quien balas cobardes tienen en terapia intensiva desde el pasado viernes, cuando sufrió un atentado casi mortal.

La ceremonia de Gómez Farías transcurrió sin escenarios ostentosos ni discursos estructurados, allá Muñoz Loya levantó la mano vestido de paisano, camisa a cuadros y pantalón vaquero, tras una mesa armable de jardín, en un modesto salón a medio llenar.

Y sólo por que acudió Miguel Colunga, coordinador de los diputados del Morena, el evento tuvo un representante de medio pelo, de lo contrario no se toman ni la foto para el Facebook. Son prioridades políticas del mandatario, desde luego.

Los gobernadores del PAN, nueve de los doce, exploraron la posibilidad de que Héctor Larios presentara su candidatura a la presidencia del CEN, pero –seguramente- se percataron del férreo control que tiene Ricardo Anaya de la nomenclatura panista y decidieron avenirse al acuerdo de planilla única.

Lo anterior quiere decir que Marko Cortés, vasallo de Anaya, será el próximo presidente del CEN y Héctor Larios, representante de los gobernadores, secretario general. Es probable que también esté definida la coordinación de los senadores para Rafael Moreno Valle y de los diputados a cargo de Juan Carlos Romero Hicks.

Una implicación directa en Chihuahua es que Juan Blanco se fortalece. Fue el único panista importante de la entidad en jugársela abierta y decididamente con Anaya y por tanto espera su parte del pastel, así sea pequeña ya se encargará de rendirla con miras “a lo que viene”.

El otro rebote importante en la política doméstica es contra Javier Corral. Decidió jugarla en solitario –usual en él- y postuló al nieto de Gómez Morín, pero tras el acuerdo signado entre sus colegas gobernadores y Anaya, es muy difícil que abran una elección donde fuerzas marginales tengan capacidad competitiva. Cuestión de aguardar los tiempos para comprobar que Corral ha perdido otra vez.

Como han sufrido Joel Gallegos y David Holguín, director de gobernación y director operativa del transporte, para introducir la tarjeta electrónica en el sistema de pago. Con dificultades estarán listos para finales de año los primeros plásticos y sólo en la ruta troncal, última expresión del fracasado nuevo sistema de transporte.

En las rutas alimentadoras, que de alimentadoras nada tienen actualmente, pues son independientes a la troncal, ni pensar que puedan hacer un movimiento de esa naturaleza, la sola idea de intentarlo pondría en movimiento a la mafia encabezada por Francisco Lozoya y Juanito Gómez.

Mientras respeten los intereses de la mafia como si fuesen sagrados, intocables, el transporte de Chihuahua permanecerá en deplorables condiciones, perjudicando a los usuarios, sus clientes, a quienes paradójicamente son los que maltratan todos los días.

En las rutas alimentadoras es donde deberían poner orden, ahí necesitan concentrarse los funcionarios de gobierno pues es donde radica el negocio de la mafia e irónicamente el servicio está en peores condiciones. Sólo unos cuantos camiones han sido renovados, la gran mayoría siguen siendo chatarra rodante.