*Beisbol, Corral atiza el fuego

* Chocan Tena y el Caballo

* Vulgar despojo de los Madero

froylan-columnista

 El beisbol, como todos los deportes, es de pasiones desbordadas y más cuando la gente de pantalones largos interviene con aviesos intereses políticos. Esa mezcla, deporte y política, suele abrir espacios a la intolerancia y el enfrentamiento entre aficiones.

Lo que debió ser un partido para definir el campeón del torneo estatal, el séptimo juego en Cuauhtémoc, está convertido en un problema político de alcances estatales, dado que en medio están los presidentes de Cuauhtémoc, Carlos Tena, y Eliseo Compean, de Delicias, uno de Morena y otro del PAN.

Ambos presionan para que el séptimo y definitivo partido favorezca los intereses de sus equipos, sin importarles un comino la posibilidad de que los aficionados rompan los limites de la tolerancia y caigan en enfrentamientos. El domingo en Cuauhtémoc faltó poco para una tragedia.

Además el gobernador Corral se para en el centro del campo, ignorante de las pasiones inflamadas, haciéndose el gracioso con que le corresponde, por principio de autoridad, lanzar la primera bola. Lo único que consiguió fue una rechifla generalizada –ya se están haciendo costumbre- pues estaba en zona de Morena.

Serénense y permitan que prevalezca el deporte, mientras más discusión haya entre los representantes de los equipos más encienden a los aficionados. Ayer hubo una manifestación en las instalaciones del Instituto del Deporte, exigiendo que el partido se realice en Cuauhtémoc, como debe ser en acatamiento al acomodo en que ambos equipos terminaron en la tabla general.

¿Qué necesidad tiene el edil Compean de atizar el fuego, sólo por un falso orgullo de “poderlas”, más que Carlos Tena? Cuanta irresponsabilidad.

Por cierto, hablando de presidentes municipales enfrentados, trascendió un choque entre Carlos Tena y el Caballo Lozoya, de Parral. En esta parte nada tiene que ver el beisbol, se trata de protagonismos para ver quién queda mejor ante los ojos de la poderosa Yeidckol Polenvsky, presidenta nacional de Morena.

La semana pasada los ediles de Morena acudieron a una cita con la Yeidckol, sin más propósito que el de hacer grilla prematura, levantando la mano por la gubernatura. Cuentan que el protagonismo de Tena tensó el encuentro al punto de que Lozoya abandonó la sede nacional del partido antes de tiempo.

Solos exhiben su corta estatura, en México mueren de risa con esos panchitos ¿No se han dado cuenta o es que de verdad creen estar considerados para proyectos más grandes? Hijitos.

Finalmente fue Cruz Pérez Cuellar, oportuno y lagartón,  quien aprovechó la recta, pues sin tener invitación expresa se apersonó en las oficinas del partido, haciéndola de buen componedor. En ese departamento Cruz les da dos o hasta tres vueltas a los ediles rijosos.

El vulgar despojo de la familia Madero, agenciándose un terreno propiedad del Fraccionamiento Campestre Las Carolinas, podría llegar hasta el Senado de la República. Trascendió que Cruz Pérez Cuellar estableció contacto con los vecinos y compró el caso.

Sabe que tiene carnita, imagine la exhibida de Gustavo Madero a nivel nacional, por un terreno que no llega al millón de pesos. Que juicio de una familia millonaria, despojar a los vecinos de una propiedad sólo por que pueden. No tienen madre, en sentido figurado, desde luego.