Dan último adiós al expresidente George H. W. Bush

bush

WASHINGTON.-

Estados Unidos despidió ayer con un funeral de Estado al expresidente George H. W. Bush (1989-1993), quien fue homenajeado con una emotiva ceremonia oficiada en la Catedral Nacional a la que acudieron líderes políticos y miembros de la realeza de distintos países del mundo.

Después de que miles de ciudadanos pasaran los dos últimos días por la capilla ardiente instalada en el Capitolio para presentar sus respetos, una comitiva fúnebre trasladó ayer el féretro del exmandatario a la catedral, donde su familia aguardaba su llegada. Murió el pasado viernes.

En primera fila estuvieron el presidente Donald Trump y los exmandatarios Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter, con sus esposas, Melania, Michelle, Hillary y Rosalynn, respectivamente. 

Poco antes de que diera inicio la ceremonia, el presidente Donald Trump y su esposa, Melania, se sentaron en primera fila del templo junto a los expresidentes demócratas Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter, quienes asistieron a la homilía con sus respectivas esposas, Michelle, Hillary y Rosalynn.

La llegada del actual inquilino de la Casa Blanca ofreció el único resquicio para la polémica de la jornada, puesto que mientras Obama y su esposa le dieron cordialmente la mano, Bill y Hillary Clinton, ubicados a medio metro de distancia, no quisieron saludarlo.

El exmandatario de EU George W. Bush acompañó el ataúd en el recorrido por la Catedral Nacional. En el altar habló de su padre y, al borde del llanto, recordó el buen humor que poseía.

También asistieron a las exequias la canciller alemana, Angela Merkel, el rey Abdalá II de Jordania, el príncipe Carlos de Inglaterra, el presidente polaco, Andrzej Duda, y los exmandatarios de Polonia, Lech Walesa, de México, Carlos Salinas de Gortari, y de Reino Unido, John Major, entre otros líderes internacionales.

El expresidente Carlos Salinas de Gortari y su esposa, Ana Paula Gerard, fueron invitados a la Catedral Nacional de Washington para la ceremonia del funeral del presidente George H. W. Bush.

En una reunión, el expresidente de México dio sus condolencias a la familia Bush y en particular al exsecretario de Estado y amigo James Baker.

Salinas de Gortari y su esposa estuvieron sentados inmediatamente después de la familia Bush, la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el expresidente de Polonia y líder sindical de Solidaridad Lech Walesa.

El expresidente de México comentó con la canciller Merkel sobre la unificación de Alemania, donde recordó que fue el canciller H. Kohl quien lo recibió como el primer Jefe de Estado después del Berlín unificado.

Merkel le dijo que sin la unificación ella no hubiera podido ser canciller.

 

Salinas de Gortari también conversó sobre aspectos generales de México con distintas personalidades de la vida política de Estados Unidos, entre los que destacan Barack Obama, Bill y Hillary Clinton.

En dicha reunión pudo hacer intercambio de ideas sobre la nueva situación en Estados Unidos, con los exsecretarios de Estado, Condoleezza Rice y Colin Powell. Con el expremier de Canadá Brian Mulroney habló de la renegociación del TLCAN, ahora T-Mec, y también platicó con Carla Anderson Hills, exsecretaria del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos.