*El eterno Jorge Esteban

* Zopilote vestido de azul

froylan-columnista

 

Ningún político en la historia de Chihuahua, de los tiempos modernos, ha tenido una longevidad pública como la de Jorge Esteban Sandoval, un sobreviviente que parece indestructible: dos veces diputado local, dos veces diputado federal, secretario del gabinete estatal con Patricio Martínez y director de gobernación con Reyes Baeza, delegado federal de los pueblos indígenas, delegado de Conaza, y ayer delegado del ISSSTE por segunda vez. Sin mencionar que ha sido líder estatal de la Liga de Comunidades Agrarias, presidente del PRI en Chihuahua, Michoacán y Oaxaca y delegado del CEN en por lo menos diez estados del país. Échate ese trompo a la uña.

Quién como Jorge Esteban, el hombre es un eterno de la política doméstica, camino en el cual ha construido innumerables relaciones dentro y fuera de Chihuahua, entre las que destacan sus compadres Ricardo Monreal y Heladio Ramírez. Monreal es coordinador de los senadores de Morena, número tres en el escalafón del nuevo régimen -está sólo por debajo de Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum- y uno de los políticos mejor formados del país. Heladio es un tiburón oaxaqueño a tiempo completo que también ha pasado por una infinidad de cargos, entre ellos gobernador de su tierra. Es padre de Luis Antonio Ramírez, director general del ISSSTE, quién acaba de firmar el nombramiento de Jorge.

Algo tiene este chaparrito cabrón para mantenerse vigente por más de tres décadas, sobreviviendo a seis gobernadores: Fernando Baeza, Francisco Barrio, Patricio Martínez, Reyes Baeza, César Duarte y Javier Corral. Se necesita más que suerte para conservar una longevidad así y encima el muy orondo es traga años.

Felicidades y éxito, lo tiene bien merecido. Ah, una última pregunta ¿Alguien ha visto, desde ayer a media mañana, a Larry Esquivel? Es pregunta sin más ánimo que joder.

En el PAN no esperaron a que concluyera el novenario de Rafael Moreno Valle, muerto junto a su esposa en el trágico accidente de helicóptero, para empezar la disputa por la coordinación del senado. En esta calza como anillo al dedo la máxima de los zopilotes y entre los más activos cuentan al paisano Gustavo Madero, ideólogo de los moches, como uno de los más interesados en suceder al malogrado poblano.

La decisión corresponde al presidente del CEN, Marko Cortés, pero es una tradición entre panistas buscar consensos intentando evitar imposiciones que compliquen la unidad del grupo. Es, entonces, una decisión consensuada, resquicio que pretende aprovechar Madero.

Su problema es que se ha convertido en un político impresentable, el historial de  sus negocios al amparo del poder, con tráfico de influencias, oscuros acuerdos del PRIAN y los míticos moches lo descalifican. Pero ahí está, compitiendo contra Josefina Vázquez Mota, en apariencia la mejor posicionada, y el actual vicecoordinador Mauricio Kuri, al que los mismos senadores del PAN dan escasas posibilidades.

Gustavo Madero se juega mucho en la futura decisión, apuesta fuerte si pensamos en que su aspiración superior es ser gobernador de Chihuahua y si falla quedará debilitado, demostrando de pasada que Javier Corral está distanciado de Marko Cortés. Es decir una derrota de Madero por definición es atribuible también a Corral.

Pero el hombre es terco, está dispuesto a jugársela sin importar que deje los pelos en los alambres, sabe por que ha estado ahí que los moches en la cámara de senadores pagan doble que en la de diputados y vaya que supo aprovecharlos.

El 16 de enero, a más tardar, sabremos como le fue, es la fecha en que abren las sesiones del segundo periodo ordinario en el senado.