Quiebra la empresa que prometía la primera colonia humana en Marte

La empresa sobre la que sustentaba el proyecto Mars One para establecer la primera colonia humana en Marte está en concurso de acreedores por no poder hacer frente a sus deudas. Mars One Ventures AG, con sede en Suiza, ha acumulado una deuda de 1,1 millones de francos suizos (en torno a un millón de euros), según ha reconocido hoy la compañía en un comunicado.

El proyecto Mars One fue lanzado en 2012 con la intención de seleccionar a cuatro voluntarios para ser los primeros colonos en Marte en 2025. Una de las principales vías de financiación sería a través de ingresos publicitarios. El fundador del proyecto, Bas Lansdorp, aseguró que tenía un acuerdo con la productora de Big Brother para hacer un programa de televisión sobre el proceso de selección.

El MIT llegó a calcular que los participantes se asfixiarían a los 68 días de su llegada a Marte por los fallos en el diseño de los habitáculos

Tres años después la compañía aseguraba haber recaudado casi 800.000 dólares a través de cuotas y aportaciones de los candidatos. La viabilidad económica y técnica del proyecto siempre estuvo en duda. El MIT llegó a calcular que los participantes se asfixiarían a los 68 días de su llegada a Marte por los fallos en el diseño de los habitáculos. Mientras, se hacía cada vez más patente entre los participantes que les habían “engañado”, como explicó uno de ellos a Materia. Algunos de los candidatos llegaban a pagar cientos o miles de euros para conseguir más puntos en la clasificación y ser elegidos. Lansdorp siguió adelante con el proyecto prometiendo nuevas rondas de selección para participantes mientras retrasaba la fecha de aterrizaje en Marte y sin que apenas hubiera detalles sobre cómo pretendía conseguirlo.

Según el dictamen del tribunal de apelaciones de Basilea la compañía tiene un mes para intentar revertir el proceso de quiebra. En un comunicado, Lansdorp asegura que el proceso de acreedores no afecta a la fundación sin ánimo de lucro Mars One vinculada al proyecto. La empresa en quiebra asegura que hay un inversor dispuesto a pagar la deuda.