*Cota “moquea” la sopa

* Milagro insospechado

* El extraño factor Ponce

 

Javier Cota Arizmendi está dispuesto a reventar la elección de Canaco, hasta hoy. Si me baten la sopa se las lleno de mocos y háganle como puedan, es el mensaje enviado por el candidato en rebeldía, al conjunto de los expresidentes, cuando decidió impugnar el proceso electivo de la organización empresarial más priista de Chihuahua.

Pidió la intervención de la Delegación Federal de Economía, hoy en manos de Morena, y que venga el diluvio. Por eso sus declaraciones de que está metido el PRI ¿!!!!En serio!!!!? ¿Cómo lo supo?. Brujo. Se les hace costumbre, hace dos años Carlos Fierro resultó electo tras un prolongado litigio en el que se chocaron de frente Patricio Martínez y Maurilio Ochoa, cada uno con su respectivo grupo de expresidentes.

¿Qué sucedió desde aquella sesión de Consejo celebrada el 26 de febrero, en la que los consejeros decidieron por unanimidad aceptar a Cota Arizmendi de candidato? La respuesta entraña uno de los misterios más grandes en la historia reciente del comercio organizado y conlleva un acuerdo entre Patricio Martínez y Maurilio Ochoa que semanas atrás era improbable. Ambos sufren espasmo y sudoraciones súbitas sólo al saludarse.

No entiendo que hizo Cota para unirlos en su contra -¿Van juntos y también revueltos?- y en ellos al resto de los ex presidentes de la Cámara. El caso es que de pronto todos le pusieron las cruces y se agruparon en torno a la candidatura de Edibray Gómez, siendo que también votó por Cota en la sesión de febrero. En éste misterio hay material para una serie de Netflix.

Pronto quedarán desvelados los entresijos de la elección, los comerciantes son discretos sólo cuando hacen negocios al amparo del poder, pero tratándose de la grilla interna su incontinencia verbal es conocida. Con inusitada facilidad suelen acusarse unos a otros, con o sin fundamento, el caso es denostar.

Hasta hoy el hecho es que Cota está propuesto a reventar la elección y, sin que uno quiera simpatizar con su lucha, debió sentirse traicionado, desecho el ego cuando primero lo hacen candidato único y a los quince días todos conspiran en su contra. No sean así, para que lo encordaron si pensaban no cumplirle.

Con otra, el buen Carlos Fierro, actual presidente y en esa calidad árbitro de la contienda, ofreció motivos de impugnación. No existe ningún impedimento legal para que los integrantes de un gremio, por ejemplo los Yonkeros, se pongan a mano con sus cuotas y les sea reconocido el derecho de voto. ¿Hubiesen rechazado, en otra circunstancia, esas cuotas?. Ni que estuviesen locos.

Dirán que se trata de acarreo y si quieren calificarlo de subversivo está bien, pero a todas luces es legal. Haga Edibray lo mismo con otros gremios y empaten los votos no comprometidos. En cambio optan por la rudeza y en la más fácil niegan el registro. Es falta de oficio y eso que tienen acceso a excelentes asesores, hoy la RENATA priista reboza de mapaches.

Otro factor, sólo como dato curioso, el abogado de Javier Cota es Juan Felipe Ponce, quién fuese precisamente abogado de Fierro en aquella jaloneada elección donde sobraron amparos y contra amparos en ambos sentidos. Trágame tierra, el asesor jurídico de los adversarios conoce sus secretos. Si la impugnación prospera Cota les habrá batido la elección, si logran tranquilizarlo antes de la asamblea, el 26 del presente, Edibray cumplirá uno de sus sueños y las escaramuzas quedarán para el anecdotario.

Los expresidentes de la Cámara dicen, con rostro de caritativos y serviciales, que la presidencia sólo deja problemas y pérdida de tiempo. Que monserga, pero mire usted como se la disputan ¿Será por su vocación altruista y amor al gremio o los mueven 80 millones de pesos que manejan anualmente?.