Cruz, la gubernatura lo encandila

* Congreso, riesgo de corto circuito

* Ayer y hoy, indolencia en salud

Quiere ser gobernador y no repara en tomar cuanta oportunidad le permite hacerse notar. Está en su derecho, sólo que por ganar un par de titulares compromete su credibilidad ante quienes mañana pedirá el voto, oponerse “por que sí” al proyecto de reconvertir el alumbrado público en la capital. Es una decisión equivocada y mezquina del senador Cruz Pérez Cuéllar y de quienes pretenden frenarlo arguyendo sospechas.

Si el proyecto de Maru Campos lleva gato encerrado, pues déjenlo transitar y exhíbanlo cuando tengan datos y justifiquen el “se los dije”, pues cuando las cosas se hacen mal tarde o temprano quedan expuestas ¿Por qué frenarlo siendo la iluminación uno de los grandes pendientes de Chihuahua?

La alcaldía ha socializado el proyecto en cuanto foro le han permitido por que sus promotores –Maru, Jáuregui y García Portillo- están convencidos de haber elegido la mejor opción para resolver un problema social evidente; la opacidad del alumbrado público, cambiándolo por iluminación LED en todo el municipio, al mismo al costo del deplorable servicio actual.

En lugar de reventarlo con politiquería, pensada en el 2021, discutan el proyecto financiera y técnicamente. No, conociendo la necesidad lo descalifican por el simple hecho de que lo encabeza la probable –difícil que se la quiten- candidata del PAN al gobierno.

En consecuencia las criticas tienen la lógica preelectoral, se politizan y les importa tres cacahuates los beneficios para Chihuahua, el objetivo no es la ciudadanía, sino reventar la precandidatura de la promotora. En otros municipios hay experiencias exitosas ¿No podemos hacer lo mismo?.

Antes de seguir con la contracampaña, Cruz y sus asociados deberían pensar en Chihuahua, siempre estaremos en tiempos electorales y el presidente municipal de la capital siempre será precandidato al gobierno ¿cuándo habría, entonces, espacio a proyectos trascendentes?. Abramos un espacio a la sensatez y si Maru y sus asesores se pasan de lanzas, serán los mismos ciudadanos quienes le hagan pagar la factura.

……………………..

El verdadero peligro de un corto circuito que ponga fin al proyecto de alumbrado no es Cruz Pérez Cuéllar ni la oposición motivada con fines electorales, el reto de hacerlo prosperar está en el Congreso. Conseguir los 22 votos en una Legislatura dominada por pequeñas minorías mezquinas y una menguada bancada panista, exige una portentosa tarea de cabildeo.

En ésta parte es donde entra César Jáuregui, secretario del Ayuntamiento y experto en crisis legislativas. Es donde debe mostrar sus mejores cualidades de negociador, hacer de tripas corazón y convencer a los diputados de votarlo a la brevedad, dado que mientras más tiempo pase la politización será mayor y en consecuencia más complicado construir las dos terceras partes.

Tengan presente el voto en contra de Mónica Borruel, si un regidor del PAN se hizo el interesante y votó contras, nada les dice que uno o más diputados de su propio partido pudiesen hacer lo mismo, complicando los acuerdos con el resto de las fuerzas, ya sea movidos por Palacio o sólo por mortificar.

Y si encuentran que tras el voto de la regidora Borruel estaría deslizada una insinuación del gobernador, replanteen sus objetivos o repliéguense a tiempo, una derrota en el Congreso iría con cargo a las aspiraciones de la alcaldesa.

…………………………… 

Dos años y medio después el gobernador Javier Corral sale con que hubo administración de medicinas caducas, alteradas o francamente simulaciones en forma de agua destilada. Esas versiones surgieron en los últimos meses de César Duarte, la gente del sector sabía y, sin que nadie las denunciase formalmente, corrieron por toda la entidad.

Los médicos y enfermeras que administraron esos tratamientos a manera de placebos, para disimular la carencia de medicamentos, debieron ser juzgados hace mucho y principalmente los funcionarios del Sector Salud que generaron tan deplorable estado de cosas.

Estas declaraciones de Javier Corral me recuerdan dos informes de César Duarte, al tercero lo llamó el año y de la educación y al cuarto de la justicia. El de Educación terminó en los dispendios hoy conocidos y una locura en Bachilleres y las propias universidades, obligándolos a universalizar la matrícula; el de la Justicia en la Ciudad Judicial, lo que después llamarían “monumento a la corrupción”.

Por lo que veo Corral está convencido que ya hizo justicia en Educación, pues varios funcionarios están presos y anuncia que llegó el turno de la Salud ¿Con qué saldrá esta vez, sólo por jalar reflectores y desviar las criticas de la parálisis gubernamental?.

Ojalá detuviesen a todos los funcionarios corruptos del sector que alteraron precios de medicinas y permitieron esas barbaridades con los pacientes, entre los que dicen estaba la ex primera dama, un exsecretario y hasta un influyente tiburón yucateco que entonces oficiaba de senador por el PRI.

Sin embargo está en duda su palabra, si empezaron anunciando próximas detenciones es por que no tienen nada firme, nadie anticipa las órdenes de aprehensión dando tiempo a que los sospechosos escapen. Pero vivimos la justicia en los tiempos del Nuevo Amanecer, donde lo fundamental es la denuncia estridente, no que los responsables paguen por sus culpas.