Irresponsabilidad de Latorre

* La Uach no debe politizarse

*Que Marcelo negoció brazalete

* Bien cabildeado el alumbrado

Oportunista e irresponsable el diputado del PAN que pretende la presidencia municipal de Chihuahua, Miguel Latorre, al querer generar una crisis universitaria que no existe. Sus declaraciones desaprobando la departamentalización de la Uach y autopromoviéndose para acompañar a los alumnos y maestros inconformes, llevan un evidente propósito de politizar una propuesta eminentemente académica.

Ese tema, la departamentalización, debe ser discutido por la comunidad universitaria, sin ánimos polarizantes. Válidamente puede cualquier universitario estar a favor o en contra, todo proceso de renovación genera resistencias, pero el sentido de responsabilidad obliga a que esa discusión transite en condiciones de responsabilidad.

La misma universidad tiene mecanismos internos de discusión, sociedades y claustros de maestros, y seguramente el rector Luis Fierro es el mayor interesado en socializar el proyecto, y en todo caso ahí está el Consejo Universitario como asamblea máxima y autoridad superior, al que cualquier consejero puede llevar al tema.

Pero quienes lo descalifican adjetivizándo por estar convencidos de que “no me gusta” o por que me dijeron que “significa un retroceso”, sin aportar argumentos que sustenten sus afirmaciones, contribuyen a generar un clima de inestabilidad y en consecuencia atentan contra la vida universitaria.

Y si además, como el diputado panista que pretende ser presidente municipal, intentan involucrarse desde la politiquería, entonces estaríamos hablando de sucias pretensiones por despertar un conflicto donde no existe.

Los gobernantes y la sociedad en general debe tener cuidado cuando se trata de la Universidad, ahí no existen espacios para el juego o los protagonismos y menos cuando éstos llevan intereses políticos ¿Quieren entrar a la discusión? Perfecto, debatan desde el punto de vista académico y pensando siempre en el bien de la universidad.

Agitar las aguas es sencillo, lo difícil sería volverlas a la normalidad si logran generar un conflicto donde se involucren los estudiantes, al punto de salir a las calles. La experiencia recomienda prudencia y madurez, hay muchas formas para ganar reflectores y conseguir visibilidad con fines de presencia política, como para que suelten su gato a retozar al interior del campus. Dejen en paz a la Uach y permitan que sean los universitarios quienes discutan sobre su futuro inmediato. No necesitan guajes para nadar.

…………………….

Tómelo con las mayores reservas, pero en el mundillo de la litis y la chicana ha trascendido que Marcelo González podría alcanzar su libertad en las próximas semanas. Aseguran que negoció la colocación de un brazalete electrónico –similar al de la coneja- por cierta información que necesitaban corroborar en la Fiscalía más otros datos para engrosar los maxijuicios.

¿Qué habrá soltado Marcelo con tal de regresar a casa? Sólo él, sus abogados y los confesores ministeriales tendrán la información detallada, dando por bueno el rumor, pero las versiones apuntan hacia las últimas declaraciones de Javier Corral, prometiendo detenciones espectaculares en el área de Salud.

El trascendido guarda lógica por que Marcelo terminó en pésimas relaciones con César Duarte y su primer círculo, tras ser uno de los más cercarnos hasta los primeros cinco años de gobierno. En consecuencia es fácil aceptar que se haya avenido al consejo de sus abogados: “suelta lo que quieren escuchar y sales pronto”, único medio para dejar la cárcel de manera expedita.

Es cosa de esperar a fin de corroborar el dato. Si realmente lo vemos en las calles de vuelta, así sea con brazalete y teniendo que volver cada semana a los juzgados para firmar, es que habría llegado a un acuerdo con el gobierno de Corral, a través del Consejero jurídico Jorge Espinoza.

………………….

En la presidencia municipal viven momentos optimistas, ven que los cabildeos en el Congreso del Estado rinden fruto y sienten que los 22 votos, mayoría calificada, maduran de buen modo al punto que en los próximos días podrían llevar el tema al Pleno.

La experiencia que mostró César, malo, Jáuregui, ha sido importante y tampoco es que los diputados ofreciesen mayor resistencia, estos casos les vienen de perlas, ya sabe por qué. Con que no se les salga ninguno del PAN, como sucedió en el cabildo con la regidora Borruel, amarrados los dos de histórico valor monetario y negociados los nanos –M.C, Verde y Nueva Alianza- más los dos rebeldes del PRI que no desaprovechan ninguna votación con carnita, sólo necesitaban tres más, teniendo a los otros dos del PRI y a los cuatro del PES para escoger. Relativamente sencillo.

De lejos se observa que Omar Bazán y Rosa Isela Gaytán han quedado sensibilizados a los beneficios del proyecto. De ser cierta la apreciación el círculo estaría prácticamente cerrado, pues sin los votos de Morena y sólo con uno del PES conseguirían los sufragios y ya sabemos que en el partido de los “hermanos” todos son amigos del módico diezmo.Ahora Jáuregui y García Portillo necesitan cuidar que, de último momento, no se les descompongan los acuerdos pactados de palabra, pues ya se sabe que los diputados locales, especialmente en la presente Legislatura, así como dicen una cosa dicen otra. Pocos son confiables.