Refrenda Secretaría de Cultura respeto al Estado laico

CIUDAD DE MÉXICO

A una semana de haberse levado a cabo la actividad operística “El Guardián del Espejo” en el Palacio de Bellas Artes, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, reiteró que dicho evento no tuvo fue de carácter religioso ni se homenajeó al líder de la asociación religiosa “La luz del Mundo”, Naasón Joaquín García.

En Palacio Nacional, la funcionaria federal aclaró que una vez llevado a cabo la revisión de reglamentos y de la Ley General de Bienes Nacionales, así como de la calidad de la representación artística, se celebró el convenio con el senador Rogelio Israel Zamora Guzmán.

Aclaró que aunque la solicitud del legislador para la realización de la actividad artística, en ningún momento existió una solicitud formal para que se llevara a cabo un acto religioso, aunque detalló que Zamora Guzmán, previo al evento, el pasado 15 de mayo, pidió realizar un homenaje a Joaquín García, pero se le negó

“No existe ninguna solicitud para un evento religioso. No se realizó ningún evento de esta categoría. El Senador solicitó previo al evento un homenaje al líder de la Iglesia de la Luz del Mundo, el cual fue negado”, dijo Alejandra Frausto.

A partir de esto, adelantó que ordenó a la dirección del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) a revisar cada protocolo del recinto y a suspender temporalmente cualquier evento privado hasta no se analicen.

Además, urgió dar vista al órgano interno de control en caso de que un servidor hubiese incurrido en alguna falta y aplicar las medidas correspondientes.

Ante las críticas de que el evento violó la laicidad del Estado, Alejandra Frausto reiteró que la Secretaría de Cultura refrenda el respeto al Estado Laico, así como a una política de Cultura incluyente.

En tanto, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, reiteró que su gobierno mantendrá la tolerancia y un «espíritu libertario auténtico», y ofreció su respeto total a quienes no piensen igual, o bien, a quien no comparta la misma religión o cultura.

«¡Basta de hipocresías!», advirtió, y detalló: «Vamos a actuar con autenticidad» en el caso de la controversia desatada luego del evento de la iglesia «La Luz del Mundo».

De manera retórica, el Ejecutivo federal preguntó: «¿Vamos a ser tolerantes, sí o no?», y refirió hechos que ocurrieron en 1954 y en tiempos del presidente José López Portillo, que reflejaban lo que él consideró como intolerancia.