El regalo prometido

* Cuentas de la felonía

Según diversos portales deportivos, la Federación Mexicana de Futbol no ha firmado su consentimiento oficial para que el matrimonio Foster-de la Vega adquiera el equipo Lobos, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Las negociaciones estarían casi cerradas, 15 millones de dólares por la franquicia, sin que el dato sea oficial.

Nada importa, antes de que la Federación se pronuncie al respecto, el gobernador Javier Corral mostró desbordado entusiasmo por la compra y desempolvó viejos compromisos: “Si el club de futbol Bravos se va a traer ya la Primera División a Juárez, si eso se confirma de que viene de nuevo la Primera División a la frontera y que una franquicia de la Liga Mexicana de Futbol vendrá a Juárez, eso nos obliga de nueva cuenta, no solamente a pensar, sino a ejecutar de forma inmediata un mejor estadio de futbol en una asociación público-privada”, dijo emocionado.

El regalo prometido; un estadio para Alejandra. Lo tenía comprometido desde aquella campaña –de futbol- en que Bravos estuvo a nada de ascender al máximo circuito, pero contra todos los pronósticos terminó derrotado por los Dorados de Sinaloa, si mal no recuerdo. El caso es que perdieron y se quedaron en la División de Ascenso.

Ante los fracasos deportivos y, seguramente, desesperados por que el objetivo no llegaba, los Foster decidieron meter su mano al bolsillo y sacar 15 millones de dólares, según trascendidos sobre el costo de la operación. Una bicoca tratándose de una de las familias más ricas de Texas, cuya fortuna se calcula en miles de millones de pesos.

No habrá dinero para medicinas, equipamiento de hospitales, construcción y mantenimiento de vialidades, pero tratándose de construir un estadio que sirva de ancla para detonar el desarrollo inmobiliario de los Foster, entonces echen la casa por la ventana. Las promesas se cumplen, aunque no sean de campaña.

No te rajes, Arturo, luego vemos dónde hacemos ahorros. Podemos, por ejemplo, hacer otro recorte de personal y que los enfermos sigan esperando, por ahora lo importante es construir el estadio que le tengo prometido a Alejandra.

Ni Lucha Castro ha recibido concesiones así, le permiten hacer y deshacer en el Tribunal, ir de vacaciones a cualquier parte del mundo, pero jamás regalitos como el de Alejandra. Hay niveles, supongo, pues aunque todos en el Nuevo Amanecer se declaren iguales, hay unos más iguales que otros.

………………………

El otro gran tema se cocina también en la frontera. Hemos escuchado las explicaciones de Marcelo Ebrard y del propio López Obrador sobre los acuerdos para evitar, sólo por 45 o 90 días, la imposición de aranceles. Pero nadie ha dicho con exactitud las implicaciones que dichos compromisos tienen para las ciudades fronterizas, Juárez como una de las principales.

Muy celebradores, festinando que contuvieron al felón. Bien, ahora respondan quién se hará cargo de los migrantes cuando lleguen a Juárez, Tijuana, Mexicali, Laredo, Agua Prieta y todas las ciudades fronterizas que reciban a los demandantes de asilo en Estados Unidos.

No son tres o cuatro salvadoreños y cinco más de Honduras, hablamos de miles y miles, en número creciente, que progresivamente se asentarán en la franja fronteriza, previsiblemente en deplorables condiciones, esperando que México los provea de empleo, servicios y seguridad.

Javier Corral anunció una reunión con Alfonso Durazo, coordinador de la Guardia Nacional, con los gobernadores fronterizos, en los próximos días. Esperan recibir información al respecto, pues están igual o más confundidos que el resto de los mexicanos.

Tengan presente, señores mandatarios, que la mayor prioridad de la 4T es la austeridad ¿Quién pagará la cuenta de las felonías? Es la pregunta que todos se formulan, temiendo que la Federación los abandone a su suerte.