*Luz Estela Castro, el ocaso

* Caldo de liebre… sin liebre

* Colgados de Massive Caller

Al interior del Poder Judicial el secreto corre a voces; la salud de Luz Estela Castro, polémica consejera de la Judicatura, se deteriora de manera irreversible. Las versiones son que padece algún tipo avanzado de cáncer que la señora ha decidido ocultar. Está en su derecho, son asuntos personales.

Tratándose de una funcionaria pública cuya presencia en el Poder Judicial ha generado un sin fin de conflictos, criticas y sobresaltos, la noticia de su enfermedad ha despertado una ola de comentarios morbosos, entre los cuales está el rumor de que dejará la Judicatura en tres o cuatro semanas.

Entiendo que para ella, su familia y sus amigos –entre los que se cuenta al gobernador Corral- la prioridad es que recupere la salud, por su bien que así sea. Sin embargo, la mera expectativa de que deje el cargo ha despresurizado las tensas relaciones entre magistrados y personal del Tribunal. Luz Estela polariza donde quiera que vaya.

De la evolución de su salud, obviamente, dependerá que salga de la Judicatura, por lo mismo no hay fecha establecida para los movimientos, pues la esperanza de que se mejore siempre está presente. Es más, como se dijo arriba, del tema se habla sólo intramuros, aunque los que conocen su caso lo califican de “grave”.

Contra el destino no se puede, siempre desearé que su salud mejore o al menos tenga una calidad de vida aceptable que le permitan llevar su enfermedad en relativa paz. Pero las consecuencias de su posible ausencia no pueden ser ignoradas, en cuanto falte el Supremo Tribunal de Justicia entrará en otra etapa de reajustes internos.

De darse el forzado movimiento, ojalá le viniese bien a Pablo González Villaseñor, presidente del Pleno, a los consejeros de la Judicatura, magistrados y jueces. El Poder Judicial necesita terminar con la dinámica de choque que lo ha caracterizado los últimos cinco años, hasta el punto de confrontar al gobernador con la Corte.

Rompeolas

Es ridícula la forma en que polemizan sobre el destino de los 18,882 millones de pesos que prometen invertir en el lapso de 25 meses. Ayer hasta Corral debió explicar, henchido de orgullo, las razones del monto destinado a Juárez. No se hagan ilusiones, discuten sobre preparar un caldo de liebre, sin tener la liebre en mano y mucho menos desollada. Las expectativas de conseguir un ahorro de 7,400 millones de pesos y sumar recursos federales, estatales y municipales sin origen cierto hasta cerrar la cifra anterior, son únicamente eso, expectativas. El dinero no está en bancos, Fuentes Vélez espera que llegue con los ahorros de la reestructura, no es que los bancos hayan depositado los millones para usarlos a contentillo. Y en todo caso, si la tuviesen necesitan preparar proyectos ejecutivos por 755 millones de pesos al mes -175 por semana- licitarlos, asignarlos y ejecutarlos, tarea titánica hasta para un gobierno experimentado. No coman ansias, la realidad podría escupirles al rostro.

……………………….

El ingenio de la política no tiene límite cuando se trata de acomodar escenarios o circunstancias a modo del interés personal. Massive Caller abrió una encuesta que voceros y activistas de Morena hicieron circular en redes, donde básicamente el nuevo partido oficial aparece muy arriba en las preferencias. Morena 31.8 por ciento; PAN 18.5; PRI 13.5 y los otros pintan con porcentajes menores. En cuanto a prospectos por los partidos dominantes, Cruz Pérez Cuéllar supera a Juan Carlos Loera 23 contra 10.6 por ciento y Maru Campos a Gustavo Madero con 24.5 contra 16.2. Desde luego que los morenistas celebran verse con 14 puntos arriba de PAN, Cruz destaca que le lleva mucho a Loera y Maru que barre a Gustavo Madero. Están en su derecho, son resultados observables de la encuestadora. Los que tienen en mente a otros posibles candidatos entregaron su propia lectura. Según esos mismos datos la gente de Chihuahua busca otras opciones, pues tanto en el PAN como en Morena quien viene ganando es el “otro”. En Morena con 32 por ciento y en el PAN  con 43. Estos son los promotores de la tercera vía ¿Factible? Atenidos a la encuesta, la respuesta es electoralmente si. Veremos que dice la política en los próximos meses.