*¿Postrado ante el líder amadisimo?

* Madero, de bostezo y arrullos

* El Caballo es un Duarte miniatura

Otra vez el gobierno central maltrató a Chihuahua y lo hizo donde duele, el bolsillo. El primer vistazo al Paquete Económico enviado el domingo pasado al Congreso por el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, reveló que la entidad sufrió un recorte de al menos 1,500 millones de pesos en obras de infraestructura, según el gobernador Javier Corral.

Apocado y tímido, Corral lamentó el hecho conteniendo su habitual discursiva desafiante y consideró que el paquete presentado, generoso en programas sociales, rescate de Pemex y Seguridad, logró conformarse a costa el crecimiento del país. No le alcanzó, de momento, para más. Así de prudente, como si fuese otra noticia más.

Si nos volvieron a pegar ¿Organizará Corral otra marcha por la dignidad para “pedir lo que en justicia corresponde a los chihuahuenses”?. No parece de ánimo como para enfrentarse al “Líder Amadísimo y Padre Bondadoso de la Patria”. Sabe que López Obrador no es Peña Nieto, así que prefiere recular y recargarse en la inutilidad de la Conago, el sindicato de gobernadores que tanto ha menospreciado.

Ahora, tampoco estamos ante la mayor tragedia u ofensa de la Federación contra Chihuahua, como para que se rasgue las vestiduras o corte las venas con algodones. Que tanto son 1,500 millones de pesillos teniendo una inversión proyectada rondando los 19 mil millones de pesos, disponible gracias a la magia obrada por Fuentes Vélez con la restructuración de la deuda que Duarte les heredó.

Puede que sean pocos, pero a cualquiera calienta verse tratado como gobernador de segunda, ninguneado a efecto de que al “Hombre Bueno” le rinda el dinero de sus programas social-electorales. Si bien estamos completos y de alguna manera hasta sobrados –Es lo que han dicho ¿O No? Que en los próximos dos años administraremos la abundancia- esa cantidad nos corresponde por derecho y ningún bribón con ínfulas de iluminado nos los debería quitar ¿Está usted de acuerdo, señor gobernador?

De ser así lo menos que debe hacer es pintarse de apache, comprar zapatos tenis y convocar a los burócratas a otra marcha “Por la Dignidad” como la que realizó contra Peña Nieto, por mucho menos dinero. Agachón nunca ha sido ¿O si?.

Ahora, si de agachar la cabeza se trata y decir “si señor, lo que usted quiera está perfecto”, acogido a la política del “yesmen”, también se vale. No sería el primero y ciertamente tampoco el último de los gobernadores que se ponen de rodillas ante la Federación, en éste país de contradicciones tenemos una Constitución federalista y en la práctica nos regimos por un asfixiante y feroz centralismo que, tratándose de inconformidades, podría quedar resumido en un “hágale como quiera, el Tlatoani habló”.

También piense que serviría de alivio que a los estados del norte los hayan medido con la misma vara, hoy los recursos nacionales van al sur y sureste donde el amado líder tiene sus querencias. Chequen bien el dato con los gobernadores vecinos y podrán compartir los maltratos, nada ganarían pero entre varios las penas son más llevaderas.

Rompeolas

De bostezo, arrullo y ronquidos dispersos el informe de Gustavo Madero. Los asistentes aprovecharon el tiempo para una siestecita y no podía ser de otra manera pues cuando Madero no está con sus grafiquitas o hablando en modo cholo, su discurso duerme a cualquiera. El senador no da color, quizás espera que le lleven la gubernatura hasta el escaño o de plano comprendió que sus posibilidades son equivalentes a cero. En todo caso estuvo mejor el informe del alcalde de Huejotitán que el de Madero y eso que lo arropó medio gabinete. Si, también entre bostezos y ronquidos, tampoco era manda escucharlo completo.

……………………

Alfredo Lozoya puso altos los parámetros del populismo pueblerino. No cabe duda que los políticos sin mucha capacidad se vuelven locos subidos a un ladrillo. Paga por que lo pongan en los primeros lugares de las encuestas nacionales sobre alcaldes y luego se la cree, asumiendo que en Parral están felices, tres veces contento por su excelente desempeño. El ridículo formato de informe, interactivo con paleros que agradecían el trabajo, me hizo recordar a César Duarte cuando se montó sobre un escenario circular y anunció que había conseguido el anhelo de que los chihuahuenses pagasen menos luz, en uno de sus informes. Cuanta mentira e hipocresía; el caballo es un Duarte miniatura. Parece que los cortan con la misma tijera.