*Una cadena de oración por el PES

* La Hermana República chihuahuita

* Abyectos hasta ponerse en cuatro

No imagino a Rubén Aguilar presidiendo las sesiones de la Junta de Coordinación Parlamentaria, el veterano diputado es feliz comiendo cacahuates en su curul mientras esparce las cascaras sin disimulo, a intervalos de parpadeos y votaciones. Pero los que corren son tiempos extraordinarios, en la Cámara de Diputados recién dejó la Presidencia un desdentado anciano de 86 años que, coreando los infames estribillos “Sufragio Efectivo, Sí Reelección” y “Es un delirio estar con Porfirio”, pretendía continuar parasitandola otro año.

En la Cámara de Diputados Morena podía hacer presidente a Muñoz Ledo un año más, tienen mayoría absoluta. El caso de Chihuahua es diferente, acá ningún grupo parlamentario tiene por sí mismo el número mágico de 14 diputados, la mayoría simple, que le permita gobernar el Congreso sin necesidad de acuerdos forzados y vergonzosas negociaciones con otras fuerzas.

Así llegamos al extremo de que un diputado sin partido –Nueva Alianza perdió el registro- es nombrado presidente del Congreso, al tiempo que la falta de alianzas estables genera una crisis de gobernabilidad en la Junta de Coordinación Parlamentaria, de modo que hoy no sabemos quién es el presidente ni donde están los votos ponderados dominantes.

¿Cómo resolver el entuerto? haciendo política, sería la respuesta estándar ¿Pero como se hace política si la segunda fuerza, Morena, carece de liderazgo, la tercera, PRI, está partida en dos y los nanopartidos representados por bribones oportunistas sin historia ni compromiso con Chihuahua?.

Es precisamente donde está el reto, la inteligencia política consiste en hacer de la crisis una oportunidad y tomar ventaja de ella.  Fernando Álvarez Monge, coordinador del PAN necesita replantear los escenarios, preguntarse si vale la pena seguir cargando con el precio de mantener, contra el Tribunal Electoral, al PES como partido y valorar los costos que representa una alianza con el PRI, por impía que le parezca.

Todos los asuntos en el Congreso se resuelven en razón de interese políticos o económicos, habitualmente las leyes salen sobrando. En las negociaciones políticas no hay deshonra, prevalece el pragmatismo, la oportunidad del momento y todos, sin excepción, tienen su lado “amable” ¿Cierto Rubén? ¿Estás de acuerdo, Gloria?. Mientras más reduzca el número de integrantes en una negociación, más fácil será encontrar acuerdos.

¿Sencillo? Desde luego que no, pero Fernando tiene la obligación política de intentarlo. No pueden darse el lujo de conceder razón a Rubén Aguilar, cuando declara que “éste pinche Congreso ya se les fue de las manos”

La otra es que Javier Corral se disfrace del “líder amadísimo” –le falta poco para sentirse así- y los conmine a portarse bien, recordando que los tiempos de la política pervertida y corrupta de neoliberalismo ya terminaron. Una última y desesperada opción sería formar un grupo de WhatsApp, lo más amplio posible, para una cadena de oración por el PES, esperando que suceda un milagro y el Trife le devuelva el registro.

Rompeolas

Como la estrategia de la “marcha por la dignidad” lo dejó con las manos vacías –Duarte sigue feliz gastando sus millones y Peña en luna de miel con una jovencita de aparador- Javier Corral está pensando en una medida más radical para evitar que “nos roben lo que en justicia merecemos”. Renunciar a la coordinación fiscal con la Federación. Nos pone a un paso de instaurar “La Hermana República Chihuahuita”. Supongo que López Obrador entró en pánico y alertó al Ejército en previsión de que la osadía prospere. Ajá, se descojona de risa. Antes nos llamó a estar preparados para administrar la abundancia, 19 mil millones de pesos derramados en dos años, ¿Ahora nos llamará a defender la soberanía de Chihuahua? ¿De plano no encuentran alternativas sensatas para negociar un mejor trato? Cuanta sin razón.

…………………

Un oscuro diputado de Tabasco propuso reformar la Constitución para eliminar el candado de la no reelección. El imbécil se llama Charly Valentino y con es nombrecito parecería broma, pero lo dice muy en serio. Vea su declaración: “No podemos poner en riesgo el bienestar que ya llegó, por eso mismo les pido absolutamente a todos los tribunales a todas las Cámaras remover el artículo 83 de la Constitución Política de México, que es el legendario artículo para que quede esta forma ‘Sufragio efectivo, sí reelección’ porque queremos a Andrés Manuel López Obrador seis años más en la Presidencia”, e insatisfecho eructa: “Es una exigencia de parte del pueblo de México y si –López Obrador- no quiere tomarla como exigencia, debería hacer como una súplica de parte de la historia”. El impertinente se asume a la vez pueblo e historia. Abyecto hasta ponerse en cuatro. Es que da coraje con esas sabandijas. Perdón por lo de coraje.