*Víctor Quintana ¿Pisoteará la Constitución?

* Los intereses nacionales empiezan a moverse

Víctor Quintana nació el 28 de agosto de 1948, en agosto del 2021 cumplirá 73. La Constitución dice que para ser candidato a gobernador es requisito no tener más de 70 años cumplidos al momento de la elección. Si llegasen a postularlo, excedería por tres años la edad legal ¿Cómo resolver el impedimento Constitucional de la edad?.

Sencillo, de hecho pienso que no lo toman por una limitante, si acaso un obstáculo menor que superar. El detallito legal jamás inhibiría las pretensiones de un aspirante del nuevo oficialismo de izquierda, Morena, a ocupar un cargo público. ¿No está como ejemplo la Ley Bonilla? O ¿De qué sirve el menosprecio a las instituciones? Para que llegaron al poder sino para hacer lo que les venga en gana. Los apoya el 53 por ciento de los mexicanos ¿O no?.

Y en cuanto al gobierno de Corral igual, suponiendo que ciertamente aliente esa candidatura, tenemos el antecedente de Luz Estela Castro en la Consejería de la Judicatura. La señora alegó que tenía menos de 65 años por que no había cumplía los 66, como si días, semanas y meses no contaran. Es de risa, pero con ese argumento resultó electa  consejera en el poder que administra la justicia y las leyes.

El desprecio por las leyes les viene de herencia, su cumplimiento los tiene sin cuidado. Igual pensará en ampararse, reclamar violación a sus derechos políticos, alegar que se trata de una Constitución Fifí o neoliberal y en consecuencia carente de valor moral. Inspirados en la “Ley Bonilla” y en la edad de Luz Estela, cualquier argumento es válido. Ya ve lo que intentaron Dolores Padierna y los radicales de izquierda en la Cámara de Diputados.

Supongo que los promotores de Víctor piensan que la edad sería una nota marginal al píe de página, una vez iniciada la campaña y con esa convicción hacen esfuerzos por situarlo entre los prospectos de Morena -¿En acuerdo con Javier Corral?- para candidato a gobernador.

El planteamiento político tiene cierta lógica; a Juan Carlos Loera lo ven disminuido y a Cruz falto de relaciones al más alto nivel, necesitan un tercero en quien confiar la futura regencia de Chihuahua. En adelante –si gana Morena- serán regencias, tome nota, como ya sucede en otros estados.

Aparte de lógica, en el desesperado proyecto de Quintana prevalece oculta una estrategia superior. Víctor no se mueve sólo, sabe que los rencores de López Obrador son de los que permanecen durante siete generaciones, y él ha sido acusado de traidor, o por lo menos desleal, ambos pecados capitales, pues son contra el “Líder amadísimo”.

Recordemos que siendo representante de López Obrador en Chihuahua, pretextando debilidad de salud se bajó del carro y en vez de guardar cama se volcó en la campaña del candidato “conservador” al gobierno estatal, y en la federal pasada bajó las manos, pudiendo congraciarse.

Sin embargo personajes tan cercanos a López Obrador como Bertha Lujan, piensan que su proyecto es viable. Hablamos de una maciza competidora por la Presidencia Nacional de Morena, mujer apreciada por el presidente e influyentísima en el grupo de la izquierda militante que lo rodea. Tampoco es que se muevan por impulsos o pensando que pueden arrancar la decisión del “líder amadísimo”. Saben a lo que juegan.

Encima ponga el activismo de Javier Corral estimulando el proyecto de su secretario, o al menos dejándolo actuar siendo un alto miembro de su gabinete, tenemos material para bordar sobre teorías complotistas. ¿Política ficción? Piense dos veces, a Javier le aterra la mera posibilidad de que Cruz Pérez Cuéllar se convierta en gobernador y tampoco está cómodo con la mejor posicionada de su partido, Maru Campos.

Estamos hablando de fuerzas concurrentes que, por motivos muy diversos, coincidirían en Víctor Quintana y no tendrían, lo han demostrado, el menor rubor de pisotear la ley con tal de fortalecer un proyecto en sintonía con sus intereses.Siiiii, ya se, falta mucho y tratándose de Morena todo quedará reducido a la encuesta aprobada por López Obrador ¿De qué preocuparse ahora? Yo de nada, los que deberían dar seguimiento a los movimientos de Víctor Quintana son Juan Carlos Loera, Cruz Pérez Cuéllar, Armando Cabada –Se dejaría cortar la mano derecha si lo postula Morena- y de reojo Maru Campos, no sea que Corral intente una de sus conocidas travesuras. Sólo por lo que el tiempo encoja.