*Reunión regional de seguridad ¿…Y?

* Oscar Aparicio parte del problema

* Maru pagaría el plebiscito, es la ley

El centro de la ciudad estará blindado mañana en herméticos cinturones para dar seguridad a media docena de gobernadores y al secretario Alfonso Durazo, capitán de la Guardia Nacional. Vienen a una reunión regional de seguridad y necesitan garantías absolutas para desahogar su agenda sin peligro de que sicarios del mal interrumpan los trabajos. Seguridad ante todo, son nuestras autoridades y debemos protegerlos.

Encuentros para la foto, materia que justificar la “excelente coordinación entre estados y Federación” –ajá-, sin otro propósito que congratularse por el buen trabajo de los últimos meses, presentar balances positivos y concluir que van bien aunque “reconocen que los esfuerzos han sido insuficientes”, y desparramar cifras que tranquilice su conciencia. Usos y costumbres transferidos del viejo “prian” al oficialismo de izquierda. Lo habitual.

A excepción de quienes hagan el berrinche por la dificultad de tránsito en el primer cuadro de la ciudad, afuera nadie se dará por enterado de la reunión y los grupos de la delincuencia no perderán tiempo tomando nota de las estrategias oficiales para contenerlos, ellos a lo suyo: lucha por el terreno, secuestros, extorsión y venta al menudeo. Todo suma.

La madrugada del martes en la región de Madera una balacera que se prolongó durante horas, sin más reporte que dos muertos y seis vehículos baleados, como si el temor social, la angustia colectiva de poblaciones enteras no existiese. La Fiscalía presentó un sucinto reporte que no cause alarma, esperando que venga la otra para repetirlo.

Y en Chihuahua otra jornada violenta para las estadísticas, nada que lamentar; tres ejecutados en una taquería de la Avenida Ocampo, victimas mortales de esa guerra sin fin entre carteles donde están involucrados alcaldes, policías estatales, elementos de la Guardia Nacional, cada quién protegiendo los oscuros intereses de su capo favorito. Volvemos a la historia de Calderón y el impresentable Genaro García Luna.

Hemos caído en un estado de adormecimiento social tal, que la guerra por el territorio y los ajusticiamientos callejeros perdieron interés en la vida del ciudadano común. El instinto básico de sobrevivencia nos hizo inmunes a la violencia que nos rodea, encerrados en nosotros mismos nos protegemos de una realidad violenta y cruel que en otros tiempos causó temor social generalizado.

Esa indiferencia al crimen desdoblado en asesinatos, secuestros, extorsiones de todos los días, es la mejor respuesta ciudadana al fracaso institucional del gobierno en su “lucha” contra la delincuencia organizada. Los que necesitan protección son ellos, las autoridades de seguridad, la gente como el indio en invierno, “para que necesita frío si no tiene chamarra”.

Viene Alfonso Durazo ¿…Y? Tendrá lugar una reunión regional de seguridad en Palacio ¿…Y? ¿Los gobernadores firmarán un compromiso de colaboración para blablablá ¿… Y?. Da igual, en las calles y barriadas miserables el cristal seca en vida a los infelices adictos; en bares y cantinas de la ciudad los puchadores exigen libre paso a la venta de cocaína y marihuana; el huachicol del sur sigue fluyendo a buena parte del estado, los policías reciben cada quincena su cheque y los altos jefes hacen encuentros regionales de seguridad. Todo en su sitio, como debe ser ¿Verdad, Alfonso?.

Rompeolas

Cada vez son más las voces perdidas en el barullo del rumor que ponen al jefe de policía, Oscar Aparicio, entre los elementos del problema, hablando de violencia, en lugar de ser factor de solución. ¿llegarán esos rumores apagados a oídos de Javier Corral? Por favor, el gobernador no pierde tiempo en asuntos policiales, hacerlo dificultaría sus profundas reflexiones durante las caminatas largas de golf. Es un lujo que no puede permitirse, así despeja su mente para gobernar mejor.

……………………..

Yo mera, respondió Maru Campos al recibir de los diputados locales la pelotita de pagar los costos del plebiscito, apalancada en que además es una exigencia legal, imposible rehuir el compromiso. Solventado el requisito presupuestal ¿La consulta va? Sigo teniendo dudas, para cada solución que allane el proyecto de iluminación, el gobierno encuentra un problema. Ayer fueron las firmas, hoy el dinero ¿Qué ocurrencia tendrán mañana? En el inter, la ciudad a oscuras. A tono con octubre, hacen recordar el viejo dicho pelotero: en Palacio ni pichan, ni cachan ni dejan batear. Cuando cerré la columna ganaban los Dodgers 3-0. Que haya aguantado el picheo.