*Morena, considerandos a toro pasado

* Loera quedó con un paso adelante

* El dengue causa terror en Jiménez

Reposado el proceso electivo de Morena, celebraron convenciones distritales el sábado 12, el resultado sugiere un tímido patrón de unidad en su militancia, aunque le parezca difícil de aceptar tratándose de un partido usualmente confrontado entre sí.

Sus estatutos les pedían elegir 90 delegados, diez por cada distrito electoral, entre hombres y mujeres, que servirán de padrón para la elección del próximo Comité Ejecutivo Estatal y su presidente, en asamblea del 10 de noviembre. Es lo que hicieron el sábado, midiendo fuerza entre los diversos grupos.

Pongamos aparte el proceso nacional, la asamblea está programada para los días 22 y 23 de noviembre y el escenario pinta cómodo para la paisana Bertha Luján, si la política no da un giro imprevisto de último momento y el “líder amadísimo” empodera a Mario Delgado. Después lo analizaré.

En cuanto a la jornada del sábado, vista sin las prisas de ganar la nota y desprovista de la momentánea adrenalina, hay apuntes interesantes:

1.- Martín Chaparro, actual presidente estatal, no podrá reelegirse pues perdió su votación particular de delegado, principal requisito estatutario para ocupar el cargo. Así lo entendió, el lunes pasado declaró con humor que está dispuesto a irse al rancho de López Obrador, la chingada, si allá lo envía el partido. Buen perdedor.

2.- Los alcaldes de Cuauhtémoc y Guerrero, Carlos Tena y Carlos Comadurán, que tanta alharaca hacen con la precampaña estatal –Tena incluso sueña con la gubernatura- son de los mayores derrotados. Intervinieron sin recato en la elección del séptimo distrito sin conseguir al menos un delegado.  Supongo que los barrió Pablo Leos, dato por confirmar. Ambos ediles pierden impulso en cuanto a futuros proyectos.

3.- De los dos operadores estrellas de Cruz Pérez Cuéllar sólo uno, Omar Holguín, consiguió votaciones aceptables, demostrando que tiene liderazgo propio. A Fernando Meléndez, el otro morenista que trabaja para el senador, lo rechazó la base y no consiguió los votos mínimos ni para él mismo. Fracaso total, no trae lo que presumía. Con una buena y una mala a los aliados de Cruz se les dificulta la operación en la asamblea de noviembre.

4.- En el rechazo de la militancia a los alcaldes y al senador, considerados por la base “morenistas nuevos”, prefigura el mensaje al cual me refería en la entrada de la presente columna; que los liderazgos externos siguen teniendo dificultades de aceptación por los militantes. En esa parte parece que los criterios son coincidentes.

5.-No es mi deseo ni tampoco intento forzar una conclusión, pero si damos por buenos los considerandos anteriores, necesariamente concluimos  que Juan Carlos Loera, el otro aspirante de Morena al gobierno, podría capitalizar el resultado y ser fiel de la balanza en la designación de presidente. Ponga que le faltan votos para elegir a discreción, pero tiene la nómina, poderoso instrumento de negociación.

¿Los resultados del sábado marcan tendencia en la carrera por la candidatura de Morena al gobierno? Sinceramente pienso que no, para esa designación es más importante el resultado de la elección nacional y en última instancia el criterio del “líder amadísimo”.

Pero si tiene mucho que ver con la política doméstica, aparte de la gubernatura están en juego alcaldías y diputaciones locales y federales. Ahí si llevará mano el próximo presidente estatal. Así que esa jornada no tiene más interés del que han pretendido darle, la parte sustantiva está en camino y no quedará definida el diez, sino el 23 de noviembre.

Rompeolas

Consecuencias de la indolencia en salud, la población de Jiménez está en pánico por la epidemia de dengue que se extiende en el sur del estado, principalmente en esa comunidad, y la desatención gubernamental. La Secretaría de Salud aceptó con reticencias 27 casos, pero en Jiménez hablan de cientos, una de las cuales está muy grave, internada en ésta capital. Lo hemos dicho hasta el cansancio, con la salud no se juega, pero en los gobiernos federal y estatal parece que a nadie le importa. Un saludo a Marcos Chávez, presidente municipal que sufre la enfermedad desde hace una semana. Se recupera bien, ojalá que él y todos los enfermos salgan del problema pronto y si lo hacen será por esfuerzo propio, de las autoridades nada se puede esperar. Es lo que hay.