*El golpe; victimizarse es la estrategia

* Abonando a la ingobernabilidad

* De ranas, reyes tronco y culebras

Es necesario leer el discurso completo del general Carlos Gaytán Ochoa y situarnos en el escenario de marcialidad y uniformes galoneados, para entender el enérgico mensaje de las Fuerzas Armadas a López Obrador. La mayoría de los comentarios se han centrado en la frase de que “Actualmente vivimos en una sociedad polarizada políticamente, porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se sustenta en corrientes pretendidamente de izquierda”.

A los matraqueros del Nuevo Oficialismo les duele eso de “ideología dominante más no mayoritaria”, por eso la ponderan sobre otras partes del discurso, pero el reclamó de los militares está párrafos abajo. También dijo el general:

“Respetando el pacto social, así llamado por el francés Juan Jacobo Rousseau, y respetando nuestra propia normatividad vigente, no podemos soslayar que el hoy titular del Ejecutivo, ha sido empoderado legal y legítimamente.
Sin embargo, es también una verdad inocultable que los frágiles mecanismos de contrapeso existentes, han permitido un fortalecimiento del Ejecutivo, que viene propiciando decisiones estratégicas que no han convencido a todos, para decirlo con suavidad.
Ello nos inquieta, nos ofende eventualmente, pero sobre todo nos preocupa, toda vez que cada uno de los aquí presentes, fuimos formados con valores axiológicos sólidos, que chocan con las formas con que hoy se conduce al país.”

La única vez en que el general Gaytán Ochoa, hablando a nombre de las Fuerzas Armadas, hace referencia al Ejecutivo, es para “no soslayar” que ha sido empoderado legalmente, como si estuviese a discusión, y aclarar que sus valores chocan con las formas con que conduce al país. Vale la pena leerlo completo.

Si tenemos en cuenta que el Ejercito Mexicano es la Institución más disciplinada y leal al presidente y que por norma jamás expresan en público sus desacuerdos ni externan su sentir, necesariamente concluiremos que la inconformidad está llegando a limites apenas tolerables.

El fallido golpe en Culiacán sólo es la gota que derrama el vaso, los desencuentros entre Ejército y Ejecutivo parten desde el día en que decide, inspirado en el trauma nefasto del 68, enviar a los soldados al campo de batalla con la orden de no empuñar el fusil.

Días después López Obrador respondió advirtiendo sobre un posible golpe militar. Mostró su rostro de dictador intolerante, populista y mareado de poder y amenazó con llamar al pueblo para que lo proteja de conservadores y de sus halcones, la nueva versión de “soltar al tigre”.

Va el mensaje completo que publicó en sus redes: ¡Que equivocados están los conservadores y sus halcones! Pudieron cometer la felonía de asesinar a Madero, por que éste hombre bueno, apóstol de la democracia, no supo, o las circunstancias no se lo permitieron, apoyarse en una base social que lo protegiera y lo respaldara.

Ahora es distinto, aunque son otras realidades y no debe caerse en la simplicidad de las comparaciones, la transformación que encabezo cuenta con una mayoría libre y consciente, justa y amante de la legalidad y de la paz, que no permitiría otro golpe de estado en nuestro país.

Aquí no hay la mínima posibilidad para los huertas, los francos, los Hitler, los Pinochet. El México de hoy no es tierra fértil para el genocidio ni para canallas que lo imploren. Recomiendo que lean la fabula de Esopo, “Las ranas pidiendo rey”.

Ayer matizó con que no hay condiciones para el golpe y que el Ejército también lo apoya. Desdecirse es usual en el presidente, pegar y sobar, pero sembró la inquietud y hoy el “golpe” es tema que inquieta a muchos mexicanos.

Es una irresponsabilidad mayúscula, la mera insinuación del golpe genera incertidumbre, inestabilidad y parálisis económica, por si fuese insuficiente con la violencia y las políticas desacertadas. Ya tenemos consecuencias, tras el golpe fallido en Culiacán, analistas privados consultados por el Banco de México redujeron el crecimiento económico del país de 0.48 a 0.20 por ciento para éste año y de 1.38 a 1.20 por ciento para el 2021.

El mito del golpe, victimizándose, el desliz de Olga Sánchez Cordero en Tijuana, dando alas a Jaime Bonilla con los cinco años, los insultos del presidente contra la prensa, con eso de que muerden al que les quitó el bozal, las decisiones desacertadas, la parálisis económica y la violencia que sigue aumentando generan un clima próximo a la ingobernabilidad ¡Provocado y estimulado por el presidente!.

Es una paradoja que sólo encuentra sentido pensando en que el “líder amadísimo” deliberadamente genera esas condiciones para concluir, eventualmente, en que no hay condiciones para la democracia y proponer como única solución la prolongación de su mandato. ¿Conclusión sin fundamento y descabellada? Puede, sólo que ahí están los hechos, son muchas coincidencias.

Rompeolas

En la fabula “las ranas buscando rey”, que recomendó leer, López Obrador abrió varias preguntas: ¿Se ve a sí mismo como el “rey tronco” y nos amenaza con convertirse en “la culebra devoradora de ranas”, si imploramos a Zeus que nos mande un nuevo rey? ¿Nos ha tomado por sus ranas y advierte que dejemos las cosas como están, pus así están bien? ¿Si hay un golpe los militares serían “el rey culebra”?. Mientras más pienso en esa fábula menos entiendo al presidente, pero como el país camina hacia el abismo, preferiría ser rana al momento de precipitarnos. La caída duele menos.