*De caballos, candiles y chirinoleros

*¿Doblaron al Yaco Ramírez?

* Un acordeón contra estupideces

Sería cosa de checarlo bien para evitar inexactitudes, rigor periodístico antes de calumnia barata, pero corren rumores de que el inquieto presidente municipal Alfredo Lozoya, al que apodan “Duarte de bolsillo”, es concesionario del alumbrado público en Parral: Si, estaría haciendo negocio en el municipio que gobierna.

El hecho en sí mismo es relevante, ameritaría una investigación de la Auditoria Superior del Estado, pues además de los supuestos negocios con el alumbrado público, sus paisanos afirman que otra de sus empresas tiene la concesión de recolectar la basura ¿En serio tanto así? Es lo que dicen en Parral, lo que en palabras de su maestro y paisano, el exgobernador en fuga, significaría “no deja pasar ninguna”. Las pescan volando.

Como dije, sería cuestión de que los organismos de auditoria y transparencia hagan su trabajo, pero los rumores en Parral ahí están no son un secreto para nadie en el pueblo y, derivado de su frenético activismo preelectoral, han llegado hasta Chihuahua, donde el edil parralense se instaló casi de manera permanente sin más propósito que hacer campaña soñando en la gubernatura.

Y desde luego su activismo incomoda en la alcaldía local, la presidenta municipal Maru Campos también tiene su corazoncito puesto en la oficina principal de Palacio. En circunstancias así, ni ella ni nadie estaría feliz con que vengan de fuera e intenten bailar un cínico zapateado.

Por eso César Jáuregui, secretario del Ayuntamiento, asesor político de la alcaldesa y uno de los promotores más entusiastas del proyecto a consulta popular, descalificó la conducta injerencista de edil parralito, ubicándolo en el apartado de los “chirinoleros que hacen aspavientos para lucirse en fiestas donde no han sido invitados”.

El plebiscito está en sus momentos más álgidos, si hubo días de remanso fueron sólo por el puente revolucionario, pero en lo que resta de la semana y hasta que se conozcan los resultados de las jornadas diarias irá subiendo de tono, especialmente si damos por sentado que nuestro “duarte de bolsillo” está dispuesto a mantener las manos en la consulta, como se ha visto hasta hoy.

La verdad son batallas perdidas, si Lozoya tuviese sentido común sabría que el plebiscito es sólo un paso en el extendido y difícil camino hacia el Proyecto de Iluminación y un apunte en la prematura campaña de los actores políticos que pretenden la gubernatura.

Falta la impugnación que, oficiosamente, anunció el presidente del IEE, Arturo Meraz, durante una de sus declaraciones más recientes. Después viene otra ronda de politiquería en el Congreso y si eventualmente logran el apoyo de los 22 diputados, restaría que Javier Corral no se aloque y le ponga pausa.

Ahora, en cuanto a los asesores de Maru, lo mejor es permanecer tranquilos, atemperarse y tener presente que el surco es largo, la tierra dura y con ese caballo desbocado tienen que arar.

Rompeolas

Con una chicana sólo concebible en el folklor de la política mexicana, para efectos de proceso legislativo hoy sigue siendo seis de noviembre cuando ya celebramos otro aniversario de la Revolución, los diputados continúan sin votar el presupuesto para el año que viene. Fatalmente llegará el momento de someterlo al Pleno, lo que podría ser hoy mismo, pues aseguran que los campesinos decidieron liberar el inmueble para la sesión legislativa ¿Doblaron al Yako Ramírez y a los líderes del Barzón? Es muy probable, el Líder Amadísimo dijo que no le moviesen ni una coma. Muy pronto sabremos.

……………………

En previsión de otra exhibida, como aquella cuando dijo que México se fundó hace diez mil años y después, queriendo componer, llevó la cifra a los ¡diez mil millones de años! Gazapo mayúsculo hasta para un mentiroso compulsivo como López Obrador, ayer le hicieron un acordeón para que dijese –graciosamente y sin disparates- que Hernán Cortés hizo el primer fraude de la historia nacional, al proclamarse sin bases legales, primer alcalde de Veracruz.  El presidente sabe cómo distraer a su público, el país se cae por la inseguridad, la economía paralizada, la Cámara de Diputados tomada por más de siete días y el Tlatoani riendo sobre hechos de la Conquista mientras consulta su acordeón. Hay que joderse.