*Apuntes de una Navidad desquiciante

* Trump, AMLO, Corral; Ahí los hallan

Desde que hago columna, más de quince años, nunca había dejado tanto tiempo de escribir y menos en una temporada en la que abunda información. Si recurro a la ordinaria clasificación de los prontuarios anuales para agrupar los hechos relevantes, diría que las noticias internacionales, nacionales y locales estuvieron movidas durante las vacaciones. El ambicioso y ruin Trump abrió el año prendiendo la paz mundial, otra vez, de un hilo; nosotros entramos en un ridículo desencuentro diplomático con un país amigo, por razones de protagonismo ideológico; y en Chihuahua un editorial obvio genera iracunda reacción de la Primera Dama, cuestionando el sagrado derecho a la especulación política. ¿Qué sucedió en tiempos de paz, armonía, solidaridad, buenos deseos, espíritu del bien? Esta es mi versión.

Los grados de cinismo e hipocresía a que llega la política en Estados Unidos son inauditos. Estamos frente al líder mundial más ruin y ambicioso que pueda imaginar una mente común. Donald Trump está sujeto a juicio político en el que teóricamente pueden destituirlo –impeachment- por chantajear a un Jefe de Estado amigo –Zelensky, presidente Ucraniano- al que condicionó ayuda militar a cambio de que abriese una investigación judicial contra el hijo de Joe Biden, uno de sus posibles adversarios en las elecciones de noviembre próximo, y para distraer a la opinión pública de su país cada vez más pendiente del impeachment, moviliza el poderoso ejercito norteamericano en ataques sorpresa contra un país con el que no está en guerra y cuyas consecuencias nadie puede imaginar. En ese disparate agresivo disponiendo de miles y miles de millones de dólares del contribuyente norteamericano, sin otro propósito que reelegirse y la enorme irresponsabilidad de poner a medio mundo, literal, en peligro y dejar en la histeria a los atemorizados habitantes de su país, paganos de su guerra electorera. ¿Cómo pueden aceptar una contradicción así los ciudadanos del país supuestamente más democrático y presumido garante del “mundo libre”?. Póngalo así: un presidente acusado de abusar de su poder con fines reeleccionistas –chantaje ucraniano- usa los vastos recursos militares de su gobierno –muerte a Soleimani- para reforzar su campaña, y en el camino tiende una cortina de humo cuyo fin es socavar el juicio que atenta contra su reelección. ¿¡¡¡¡Cómo!!!!!?. Es la hipocresía del gran Imperio y la ordinariedad de sus ciudadanos; tienen de presidente a un nuevo Calígula y ni siquiera se enteran.

También nosotros tenemos al nuestro, cierto, la diferencia es que no presumimos de ser campeones en la democracia, a lo más estamos satisfechos con situarnos en un periodo transicional, utilizado el recurso como instrumento social que justifica excesos y abusos del sistema político. Acá López Obrador, a través del canciller Ebrard, organiza una compleja logística de vuelos con el fin de asilar a un dictadorsuelo, lo recibe como héroe y facilita las condiciones para contribuir a desestabilizar su país. Evo Morales fue atendido casi como Jefe de Estado, le asignan una residencia, guardias, salario y abren los medios para que su narrativa belicosa atice los levantamientos en Bolivia, al tiempo que la embajada mexicana recibe a perseguidos de la justicia en aquel país. Pero eso si, se quejan de las presiones –vuelos de drones- del gobierno boliviano en la embajada mexicana.

Es desquiciante: rescato a tu dictador, facilito el incendio de tu país y exijo respeto puntual. Entendible y hasta diplomáticamente correcta la postura del expresidente boliviano, Jorge Quiroga, cuando llama a López Obrador cobarde matoncito, quedó corto. Hoy la embajadora está de vuelta en México, declarada persona “non grata” en Bolivia, Evo salió del país sin despedirse y deambula abrumado en Argentina, Marcelo Ebrard se quedó con la crisis diplomática y el “cobarde matoncito” guarda silencio. Absolutamente nada ganamos, aparte del ridículo y la exhibida de nuestro presidente; atorado en sus mismos términos se dobla ¿Entendiste, Felipe?

En Chihuahua íbamos sin sobresaltos con Javier Corral y el gabinete instalados sin remordimiento en el Guadalupe Reyes hasta que al buen colega José Díaz se le ocurre firmar un editorial donde pone a Maru Campos como la mejor posicionada dentro y fuera del PAN. Su atrevimiento estrujó la sensibilidad de Cinthia Chavira y en sus redes descalificó la opinión del editorialista. Por un editorial que considera incómodo la Señora intenta boicotear el sagrado derecho de los opinólogos al futurismo electoral. Atempérense, sólo se trata de una observación y además obvia, guste o no, quieran o no, justificada o no, en estos momentos Maru Campos es la mejor calificada dentro y fuera del PAN. Es una realidad y al incomodarse por que lo digan, la Primera Dama exhibe los temores y angustias de su esposo, Javier Corral, de perder el control del proceso sucesorio. Todos los gobernadores quieren conducir su sucesión, pero ninguno dispuso que su esposa hiciese el papel de censora pública y menos en temas de la mayor trivialidad.

Necesitaba ponerme al día en éstos temas, a mi juicio predominantes durante la temporada navideña. Es mi manera de decir que “La Weba” está de regreso a partir de hoy, como siempre de lunes a viernes en ésta página, “La visión de Chihuahua”. También regresa “mi opinión” semanal en canal 44 y recomiendo “Los Analistas” en las plataformas “Chihuahua es” y “Chihuahua Noticias”, donde comparto mesa con Nico Kosturaki, Jolu Jáquez, César Ibarra y pronto se incorpora Magaly Baeza, excelente y bien presentada comunicadora.A mis lectores les deseo un excelente año, con salud y armonía familiar se aligera la cuesta. Exito y lo mejor para éste 2020, pinta movidito.