El misterio de los drones no identificados en los cielos de Colorado

¿Es un pájaro? ¿Un avión? No. Son drones, muchos de ellos con luces intermitentes y envergaduras de hasta casi dos metros. Y no se sabe quién los controla ni por qué sobrevuelan estas noches las verdes praderas del noreste de Colorado y el oeste de Nebraska, en Estados Unidos.

Las llamadas de alerta se suceden en las oficinas de los sheriff de la zona. La preocupación cunde entre las poblaciones rurales afectadas. Las redes sociales y la prensa local se hacen eco de la alarma. Y hasta algunas autoridades locales se han visto obligadas a recordar que disparar a los drones constituye un delito federal. Pero nadie ha dado aún con una explicación.

“Nuestra oficina ha recibido numerosas llamadas de avistamientos de drones sobre nuestro condado. Hasta la fecha, no sabemos quién es responsable del vuelo de esos drones ni quién es su propietario. Mucha gente asegura haberlos visto sobre sus propiedades. Nuestros agentes los han visto también. Por favor, sean pacientes y dejen que nuestros esfuerzos investigadores encuentren una explicación”, decía Dave Martin, sheriff del condado de Morgan, en Colorado, en una nota publicada en Facebook el último día del año, en la que pide a los vecinos que le envíen fotos y vídeos de los drones para ayudar en la investigación.

Circulan teorías de todo tipo. Desde que es Amazon probando un nuevo sistema de reparto hasta que se trata de un cartel mexicano de drogas, pasando, claro, por una expedición alienígena. Entre las hipótesis más extendidas está el que formen parte de un examen del terreno por parte de una compañía petrolera o de gas. Pero el hecho de que vuelen de noche no acaba de cuadrar.

Entre las hipótesis más extendidas está el que formen parte de un examen del terreno por parte de una compañía petrolera o de gas. Pero el hecho de que vuelen de noche no acaba de cuadrar.

Este tipo de aviones no tripulados se utilizan desde hace años para una variedad de actividades, como la cartografía, la fotografía o la agricultura. El problema con los drones es que son difíciles de identificar. Una normativa federal en vigor desde 2015 obliga a los operadores de los artefactos a partir de un cierto tamaño a registrarse, pero no hay una matrícula que permita conectar fácilmente al dron con su propietario. Justo la semana pasada, la Administración de la Aviación Federal (FAA, por sus siglas en inglés), propuso una nueva regulación que requeriría que los drones sean identificables. La propia FAA ha abierto una investigación sobre los misteriosos vuelos en Colorado y Nebraska.

Los avistamientos comenzaron a mediados de diciembre, y se han producido en diversos condados. Los agentes han tratado de seguir a los drones, según la prensa local, pero siempre que se acercaban estos escapaban en otra dirección. Las autoridades advierten de que, a pesar de lo inusual de la situación, no se trata de algo necesariamente ilegal. “Sencillamente es extraño que nadie haya salido a decir ‘somos nosotros’ o haya asumido la responsabilidad de los drones”, explicó en el Akron News Reporter, rotativo del condado del mismo nombre de Colorado, el sheriff adjunto Robbie Furrow.

El lunes 6 de enero, informa el Denver Post, se ha convocado una reunión entre los sheriff, departamentos de policía y agencias federales para poner en común sus hasta la fecha infructuosas pesquisas. “Confiamos en que esta reunión proporcionará algunas respuestas, o al menos contribuya al desarrollo de un plan para identificar quién está al mando de los drones”, dijo en Facebook el sheriff del condado de Yuma, Todd Combs. “Creo que todos nos sentimos un poco vulnerables a la intrusión en la privacidad de la que gozamos en nuestra comunidad rural, pero no tengo una solución ni conozco ninguna en estos momentos. Todo lo que puedo decirles es que no vivan su vida con el miedo a lo desconocido”, concluyó.