*… Y en el informe ¿Qué decimos?

* Folclor, el “Pérez Acedo” de Morena

* Arévalo hace ruido en Canaco

Desde que Francisco Barrio desacralizó los informes de gobierno, rehuyendo a la mayoría parlamentaria dominada por el PRI, ningún mandatario anterior había prestado tan poco interés como Javier Corral, a esta obligación constitucional. ¿Rendirá el tercero o cuarto? Quien sabe, da igual, la suya ha sido una administración plana por los cuatro costados, tanto que un año es reseña del otro; persecución frustrada contra Duarte, detenciones de funcionarios anteriores, crisis financiera y, en la era de la “cuatrote” la diferencia está en la rendición incondicional y obsequiosa al “líder amadísimo”, contrastada con la beligerancia que desplegó contra Peña.

Por eso el informe, o los informes, de marzo pintan intrascendentes a un mes de que los entregue. ¿Qué informará? No tengo idea, supongo que destacará la campaña “Justicia para Chihuahua”, como en los anteriores, probablemente llevando a Jorge Ramírez como nuevo emblema contra la corrupción y prometiendo, otra vez, la detención de Duarte.

Quizás destaca pequeñas obras en los municipios, en diversos momentos lo han dicho de manera reiterada sin que éstas puedan verse en los hechos; la contención de la crisis financiera; y desde luego el activismo político teñido de interés electorero en temas de rendición de cuentas, democracia y el habitual bla bla bla de las reformas constitucionales eternamente buscadas. No se, sólo esbozo ideas.

Será el penúltimo informe de Javier Corral y con ello habrá marcado el inicio de su año más importante, el último del gobierno en el que transitará sin la presión de las campañas electorales encima y cuando rinda el siguiente habrá empezado el fatal declive. Es una realidad, el poder es temporal, lo que curiosamente muchos encumbrados no parecen advertir.

Lo que haga o deje de hacer éste año, en cualquier materia, marcará definitivamente el rumbo de su administración definitivamente. Siempre hay un año más importante que los otros en la historia de todo gobernador, el de Javier Corral es éste 2020.

¿Tendrá conciencia que necesita urgentemente resultados sobresalientes para recuperar la credibilidad social y salvar su administración? No se, supongo que se ve a sí mismo como el mejor gobernador en la historia de Chihuahua, como prometió al protestar el cargo.

Es difícil que recomponga, por una parte es verdad que Duarte heredó un desastre financiero que complica el accionar de gobierno; por otra el gobernador no parece advertir las insuficiencias de su administración ni darse por enterado del gravísimo problema de inseguridad y salud, por citar dos rubros caóticos. ¿Cómo reencausar el rumbo sin aceptar que hay problemas? Imposible.

Sinceramente deseo que lo haga, que detenga a César Duarte y lo presente ante la justicia; que un rayo de luz ilumine a Fuentes Vélez y le haga ver las formas de paliar la crisis financiera, que el nuevo jefe de la policía ofrezca resultados en el corto plazo, conteniendo a los sicarios del mal y que Grajeda sea estrujado por una mano poderosa y se conduela de la deplorable atención en los hospitales del estado.

Podrían ser buenos deseos para inicio de año y ya estamos en febrero, cierto, el comentario viene al caso por que Corral acaba de anunciar su seguidilla de cinco informes para los primeros de marzo, en los que francamente, como dije arriba, no tengo ni la maldita idea de que pueda decir.

Rompeolas

Folclórica y en muchos modos cómica la presencia de Alejandro Díaz como aspirante de Morena al gobierno del Estado. Lo veo haciendo “campaña” y pienso en aquel Pérez Acedo del PRI que competía en cada elección para gobernador, participando con el entusiasmo del ingenuo que hace reflexiones mentales y concluye que puede ser gobernador porque se le ocurrió. Primero se encuerdan solos y después los alimentan un puñado de bribones, los aplaudidores que nunca faltan endulzando los oídos, seguros de que nada tienen que perder. Pregunte a dos personajes de Morena por Alejandro Díaz y me extrañó que ninguno lo conociese y hablo de políticos muy activos en el nuevo partidazo. Uno supondría que algún dato tenían, aparte de ser médico. No, pero ahí lo traen, o se trae, engatusado con que nadie mejor que él para ser gobernador. Hijito.

………………………….

Cuando pocos esperaban surgió competencia para Edibray, en la presidencia de Canaco. Se supone que debía reelegirse sin problemas, pues darles el segundo año es como una tradición en la Cámara, pero al parecer hubo resistencias internas y un profesionista con prestigio y presencia en amplio número de consejeros, Moisés Arévalo, presentó su planilla. Reportan que está haciendo más ruido de lo que esperaban los inscritos en la planilla del presidente actual e incluso muchos están convencidos de que no descartan una sorpresa ¿Tanto así? Es lo que piensan consejeros que se dicen enterados. La elección será el próximo martes 11 de marzo, veremos hasta donde llega la planilla opositora, pero el sólo hecho de moverles el tapete ha sido suficiente para llamar su atención.