*Pellizco a los “destos” del pulpo

* Mafia de Zapata y Lozoya, intocada

* ¿Hornea rayadas o se faja sabroso?

Los usuarios del transporte necesitan ver al gobernador Javier Corral bien fajado contra la mafia, les urge. Durante décadas la Ciudad ha sido rehén de una pandilla de rufianes, víctima del desordenado apetito económico de sus capitanes, sin otro interés que colmar su bolsillo.

Desde Fernando Baeza, cuando la pésima calidad del transporte hizo crisis por primera vez en los últimos cincuenta años, ningún gobernador ha podido contenerlos. Baeza los apretó requisando los llamados camiones blancos, pero sólo fue un momento de respiro a favor de gobierno, en su largo historial de confrontación con los transportistas.

Conformes con que no colapsara el servicio, Barrio y Patricio administraron la crisis negociando aumentos progresivos firmados en pactos políticos, pervertida combinación en perjuicio del pasaje; la siempre perniciosa complicidad con los grupos de poder alimentada en cálculos electorales.

Reyes dejó un proyecto bien armado y Duarte pensó que podría implementarlo sin mayores resistencias. Así puso en marcha lo que llamó “Nuevo Sistema de Transporte”, llevando como emblema el “Vivebus”. Nada, conductores y lideres del transporte boicotearon desde adentro el proyecto, paralizando las rutas alimentadoras.

Doblado Duarte tiraron al cesto de la basura un proyecto en el que los tres niveles de gobierno invirtieron más de diez millones de pesos, sólo en su etapa de planeación. Estuvo bien pensado, lo trabajaron a conciencia, Carlos Carrera puede proporcionar detalles de aquellos años.

Al estilo del “Vulgar ladrón”, como Javier Corral motejó a Duarte, sucedió lo previsible, una vez tronado y convencido de que no podría con ellos, el entonces gobernador intentó participar del negocio, sello del sexenio, batiendo aquella iniciativa que, de concretarse, hoy Chihuahua tendría un transporte moderno.

En los primeros tres años Corral transigió con el pulpo encabezado por el impresentable Güero Lozoya y respaldado por la CTM de Jorge Doroteo Zapata, padrino y protector del güero, protagonistas estelares en el colapso del “Nuevo” Sistema de Transporte. Querían seguir con el control de la morralla y se quedaron con ella.

De salida en su administración Javier Corral decidió desafiar el monopolio, pellizcarle los “destos” con la Iniciativa para reformar la Ley del Transporte ¿Tendrá éxito donde otros fracasaron? Sinceramente espero que sí, actualizarlo es condición necesaria para un Chihuahua moderno.

Es una vergüenza lo que tenemos hoy, hacia donde volteemos se observan portolas contaminantes que denigran al pasaje y circulan sin ninguna restricción en la ruta que encuentran más redituable, vemos amenazantes carteras con ruedas que ponen en peligro a conductores particulares y trastornan la circulación en las principales vialidades de la ciudad.

La Iniciativa Legal pretende transparentar la relación, viciada durante décadas, entre los transportistas y el gobierno estatal, mediante reglas claras que sustituirían los pervertidos acuerdos en la intimidad de la noche prevalecientes en el pasado, donde los capitanes de la mafia se mueven a sus anchas.

Para doblarlos Javier precisa resistir, la manifestación de ayer es sólo un primer llamado de atención que presentan Zapata y Lozoya –para que haya ido al Congreso Jorge Doroteo Zapata, es que están sinceramente preocupados-, expresiones que irán escalando en la medida que avance el proceso legislativo, hasta detener los camiones como último recurso. Es su modus operandi.

Para detenerlos necesita estar convencido de lo que hace, actuar con carácter y determinación –“a mi no me tiemblan las corvas”, dijo en aquella crisis Baeza- pues al primer parpadeo la pandilla se monta sobre su pescuezo con todo y no vuelven a soltarlo. Otra oportunidad para ver de qué esta hecho, si pone la mitad del empeño y carácter que ha puesto en la persecución contra Duarte, la Iniciativa tiene viabilidad; si vemos al Javier que hornea rayadas para el Tlatoani, hará el ridículo. En este caso mejor desista y deje las cosas como están o terminará siendo el hazme reír de Zapata, Lozoya y la pandilla completa.