El increíble Tom Hanks

Cada quie lo recordará por un filme diferente, unos por Forrest Gump, otros por Filadelfia, por Inferno, Sully, la cuarta entrega de Toy Story, The Circle. Renacentista en Hollywood, Hanks cuenta con muchos sombreros sobre su cabeza; desde productor a director pasando por creador de aplicaciones (typewriter), actor y autor de historias para la revista New Yorker o por si fuera poco escritor.

En 2017 lanzó el libro Uncommon Type/ Some Stories. Aficionado a pasear por la ciudad, sin miedo a retratarse con los vecinos, Tom Hanks es un visionario a quien el éxito vuelve humilde. Cualquiera desearía tener a Tom Hanks en su barrio de vecino. Está por estrenar la película A Beautiful Day in the Neighborhood, donde se mete en la piel de Mister Rogers, un personaje televisivo norteamericano que estuvo durante décadas enseñando a los más pequeños como enfrentar sus emociones.

Al comenzar la entrevista hablamos sobre cómo percibe el mundo actual. “Estamos ante un mundo diferente y el cinismo se ha convertido en eje central de nuestra sociedad. Supongo que es más fácil y se puede hacer más dinero manteniendo esa actitud. Es un gran producto porque permite crear teorías conspiratorias. Cuando nos enfrentamos a un mensaje tan simple como en A Beautiful Day in the Neighborhood nos asustamos. Debemos permitirnos el placer de sentirnos bien”, dice el histrión.

La nueva cinta de Hanks se presenta como un episodio de televisión y cuenta la historia real que vivió el periodista Tom Junod, interpretado por Matthew Rhys, sobre su entrevista con Rogers para la revista Esquire. “Hay algo realmente interesante en interpretar a una persona real porque puedes conocerle y decirle que vas a contar algo que tal vez nunca dijo y hacer cosas que nunca hizo, pero que vas a intentar hacerlo de la forma más auténtica posible”, agrega.

Con una interpretación perfecta, el actor regresa a la gran pantalla para emocionarnos dando vida a un entrañable personaje muy conocido entre la audiencia norteamericana, aunque menos entre el público internacional. “Creo que son las emociones de la historia lo importante en este filme, el personaje nos guía. Para mí ha sido maravilloso descubrir al personaje de Fred Rogers. Si nunca lo has visto, debes buscarlo en internet. Era un hombre amable y presente, que solía hacerte sentir incómodo. Esta cinta fue un infierno en vida porque tuve que aprender toda su rutina en el tiempo que la hacía”

“Pensaba que era fácil, pero qué equivocado estaba. Me costó tanto que necesité 22 tomas para logarlo”. El cinismo se ha convertido en la posición predeterminada para gran parte de la sociedad en las relaciones diarias. ¿Por qué? Porque es fácil y hay mucho dinero para ganar. Es un gran producto para vender. Cuando Fred Rogers vio por primera vez la programación infantil [en la década de 1950], vio algo que era cínico y nos hemos acostumbrado tanto a ese mensaje que cuando nos encontramos con algo tan simple como: -Es un hermoso día en el vecindario- parece que recibimos una especie de bofetada. Y ese nos permite hacernos sentir bien. … Hay un lugar para el cinismo, sin duda. Pero, ¿por qué empezar el día con ello?

¿Estamos viviendo el infierno en la tierra?

Cuando rodé Inferno, una de las cosas que hablé con Howard, antes de adaptar el libro a la película, fue del concepto del infierno creado en la tierra. Dante describe un lugar específico en su obra. Nuestro filme, con la percepción de la sobrepoblación, pone en movimiento la idea de que estamos creando nuestra propia versión del infierno de Dante aquí, en el mundo real.

Hay muchos lugares en el planeta donde el medio ambiente es desolador, donde nos encontramos con gente esclavizada, donde existen grados importantes de miseria y, de hecho, ese infierno ha sido creado por nosotros de una forma u otra.

Usted es un hombre de letras. Ha escrito guiones, le gusta contar historias en el cine, ha creado una aplicación de escritura y ha publicado un cuento en la prestigiosa revista The New Yorker. ¿Por qué le interesan tanto?

Recordamos historias más que recordamos verdades o lecciones, y creo que no hay mejor manera de pasar una hora y veinte minutos o dos horas que en las manos de alguien que sabe contar historias. Me da lo mismo que sea en un campamento alrededor del fuego, en una mesa cenando con amigos o en cine. Me gusta formar parte de un grupo que narra una buena historia.

¿Alguna vez ha sentido la muerte cerca?

Soy un cobarde, jamás me he atrevido a nada que me pusiera cerca de la muerte. Una vez tuve que nadar en mar abierto, rodando Castaway, y salí casi llorando del agua. No, nunca he experimentado nada de lo que le pasa a Langdon. Solo recuerdo, de mi época de estudiante, un accidente en que casi me deshago la cabeza contra un autobús montando en moto. En la vida real hay cinco personajes que todos representamos; el villano, el cobarde, el héroe o el espectador. Yo soy el espectador.

Usted nos tiene acostumbrados a representar héroes que son gente regular haciendo cosas singulares ¿Es eso lo que realmente le interesa de las historias?

A mí me gusta la fantasía. De niño mi película favorita era Fantastic Voyage, un submarino increíble donde los protagonistas era miniaturizados con una aguja hipodérmica y Rachel Welch aparecía en un apretado traje de buceo, ella era un bonus añadido. Para mí, ha sido el mejor filme que se ha hecho. Pero, otra razón por la que vamos al cine, por la que me gustan las historias, es porque podemos encontrarnos en ellas.

Nos preguntamos qué haríamos en las circunstancias de los protagonistas y, aunque no estemos en una isla, en un avión o a caballo, hay elementos de comportamiento con los que nos identificamos. Mírame, mi aspecto no es el de una persona que intimida, me veo como me veo y sueno como sueno, soy un actor limitado por su apariencia. Sin embargo, tengo la oportunidad de interpretar gente normal en situaciones increíbles y eso es algo que sucede cada día. Cuando encuentro un filme que es capaz de capturar esa idea de una forma glamorosa, lo firmo de inmediato.

TOM, EL ESCRITOR

Publicado en 2017 por la editorial Knopf Doubleday, Uncommon Type es el debut como escritor del actor nacido en Concord, California donde a través de 17 historias comparte lo complicado que es vivir y tomar decisiones correctas. Las historias, breves, en su mayoría se distribuyen en 403 páginas.

Hanks ha comentado sobre el libro “Hay historias sobre amigos que se convierten en amantes y luego deciden que no fue una buena idea; sobre viejos amigos de guerra cuya conversación de Nochebuena despierta algunos recuerdos muy poderosos; sobre una estrella de cine que soporta entrevistas, por mencionar algunas.

Las historias son breves y poseen una verdadera sensación de carácter, así como un pedazo de realismo con mucha profundidad”. Un libro imprescindible para los admiradores de este ganador de dos premios Oscar que permite entender de manera directa la pasión de Hanks por el valor de los héroes de la vida real.

D*