*La soberbia define sus acciones

*Pesan más los rencores que el PAN

* Rocío deja el Tik-Tok y reaparece

*Protagonismo de Lucha la incrimina.

Los asuntos de Chihuahua han quedado en segundo término, la unidad del PAN es lo que menos importa, la azoro de mecenas y santones anda vete, hoy la prioridad de Javier Corral es satisfacer su ensanchada soberbia, alimentar el ego de verse cancelando las aspiraciones políticas de Maru Campos al gobierno del Estado. La vincula con César Duarte, el vulgar ladrón que ofendió a su familia y saqueó a Chihuahua. Háganle como quieran, ha dicho que va tope donde tope.

Asido a una cuestionada convicción de político sin mácula, de feroz combatiente contra la corrupción cuyo plumaje no se mancha al cruzar el pantano, ha resuelto castigarla de palabra y hecho. Para todo efecto de percepción pública ya la investigó, sometió a juicio y condenó. La tiene por culpable y está empeñado en hacerla pagar por su asociación, real o no, con el odiado enemigo, hoy sujeto a proceso en una Corte Federal de Miami.

Ignoro en qué termine éste episodio y francamente empieza a disgustarme la telenovela, sin embargo encuentro inadmisible que Javier pretenda vernos la cara de pendejos a todos, revistiéndose de gran dignidad y pureza de ideales como si fuese un político de Marte, no mexicano, e intente hacernos creer que en la cargada contra la presidente Campos no hay más motivos que justicia. Me parece la mayor hipocresía.

Si de hacer justicia vamos ¿Por qué esperó hasta los tiempos preelectorales, faltan diez meses y medio para la elección, para denunciar en conferencia de prensa que está sujeta a proceso y que los jueces, no él –ajá-, determinaran si existe conducta delictiva en las acciones de la presidente. Tuvo cuatro, tres años, y los dejó pasar ¿Porqué ahora?.

No hay más motivación que la política, usa los recursos del Estado para conducir el proceso electoral y, si no quiere a Gustavo Madero, deja suficientemente clara su intención de reventar a la alcaldesa, sabiendo que su empeño lastima a la militancia de ¿su partido?. Advierte la profunda división, el daño irreparable que causa por eso tuvo el ruborcillo de “pedir disculpas al PAN”, en la conferencia digital de ayer.

Quizás te engañes a ti mismo, Javier, pero no engañas a nadie más. En círculos de políticos, empresarios, periodistas, académicos, funcionarios saben y comentan que actúas impulsado por viejos rencores, egos exaltados y soberbia incontenida. Si ha de ser llevada ante la justicia ¿Porqué cargar contra ella en público? Deja que la Fiscalía haga su trabajo.

La verdad es que no te aguantas, nada importa la unidad del PAN, hay que escarmentarla en público. ¿Es la única en estar en esa nómina secreta? Supuestamente hay muchos, lo has dicho ¿Porqué no citarlos a todos con su nombre y apellido, dándoles el mismos trato que a la alcaldesa y precandidata mejor calificada de tu partido? Priistas, perredistas y otros que supuestamente están en la lista no han merecido el mismo trato. Esa omisión, por simple que parezca, demuestra tu obsesión por bajarla de la contienda, acción ruin muy parecida a la persecución política.

Rompeolas

Para que Rocío Reza haya dejado, aunque sea por un momento, el tik-tok, y se pusiese por segundos la cachucha de jefa panista, haciendo circular una declaración donde llama a la prudencia y a la unidad de los panistas, es que las alarmas al interior del PAN están aullando como las de Chernobyl, previa al estallido nuclear. Hay nanita, los demonios están sueltos, ¿Quién entre todos los santones será quién los ate y regrese al foso de las profundidades? Me temo que no hay. Muerto Don Luis no hay quien lo sustituya.

…………………..

El protagonismo de Lucha Castro no conoce fronteras. Hizo circular en sus redes un texto donde asegura que Javier Corral tiene razón, que la nómina secreta existe y que en ella están los nombres de Maru y Cruz. Que le consta por que las vio. A honras de qué la desprestigiada activista política tuvo en sus manos esos documentos. Su desesperación por hacerse presente la incrimina; puede ser acusada de encubrimiento, tuvo conocimiento de un presunto delito y no lo denunció. ¿Cómo llegaron a sus manos, se las robó o alguien se las hizo llegar? Que declare ante los tribunales, en Chihuahua la justicia, como dice el gobernador, es ciega ¿O no?.