*Santiago, el sicario de la cuatrote

* Para respirar necesitan permiso

* Reyes, víctima de los odios reprimidos

Si eres opositor y respiras sin autorización del Líder Amadísimo y Sumo Tlatoani nacional, estás en riesgo de que el siniestro sicario de la cuatrote, Santiago Nieto,  haga de tu vida un imposible; primero congela tus cuentas y después averiguan.

Reyes Baeza lo acaba de sufrir en carne propia, se había mantenido replegado en el movimiento de los agricultores y cuando se le ocurre participar, en la forma más discreta posible, sin pararse en la Boquilla, lo reprende el sicario, sea por ordenes del Tlatoani o por iniciativa propia, haciéndola de servil.

Tengo a Reyes por honesto, es un político que dejó la gubernatura sin señalamientos de corrupción, pero no pretendo defenderlo y tampoco creo que lo necesite, él sabrá de qué manera enfrentar los señalamientos de Santiago Vasconcelos, 120 millones de pesos presumiblemente desviados en el ISSSTE.

Lo que si quiero dejar claro es la canallada, la vileza de un hombre inescrupuloso que carga un costal saturado de agravios como López Obrador. No repara en usar las instituciones del Estado contra sus adversarios, sólo por que osan actuar sin su consentimiento. Cualquier acción que le incomode, la considera un agravio personal y reacciona como el escolar grandulón, aprovechándose de los más pequeños. Es la respuesta de un autócrata en formación, no soporta la menor oposición.

Todos los gobernantes, en la vida pública del país, usan las instituciones contra sus adversarios, cierto. Peña Nieto usó a la PGR contra Ricardo Anaya, para bajarlo de la campaña, en Chihuahua Javier Corral contra inocentes –no hablo de Duarte- del gobierno anterior, Duarte contra Marco Adán Quezada. Es una práctica común, pero nadie lo había llevado a los extremos de dictadura.

El ejemplo más ruin de la vileza con que trata a sus adversarios, el rencor acumulado durante décadas de opositor, es Rosario Robles. No está detenida por la llamada Estafa Maestra, la enjuiciaron por su asociación con el argentino Carlos Ahumada, con quién mantenía un amorío. Los responsabilizó de la celada que le tendieron a René Bejarano, el operador más querido y eficiente de López Obrador. Injustamente lleva más de un año detenida.

La lista es larga y Reyes acaba de apuntar su nombre en ella. Lo increíble del caso es que no es adversario del Presidente, no actúa de forma abierta en política, ni siquiera partidista, se la ha pasado haciendo estricta cuarentena en su casa, no participó en el movimiento de los agricultores, menos haciendo convocatoria, su carrera política quedó cancelada con la derrota al senado ¿Por qué ir contra él? Es la reacción de un Presidente en camino a la dictadura, incapaz de tolerar la menor resistencia a su proyecto de país.

No quiero parecer palero de Reyes, por que además no lo soy, así que cierro esta primera entrega sobre el presente tema, diciendo que si tiene algún problema con asuntos del ISSSTE, lo correcto es que sea citado por los canales de la justicia y los resuelva, dirigió una institución cuyo nombre estuvo presente en la Estafa Maestra. Son los riesgos de todo gobernante, pero es una hijez que sin mediar notificación alguna, amanezcan sus cuentas bancarias congeladas sólo por que, sin razón alguna, a López Obrador se le ocurrió ponerlo como ejemplo de escarmiento contra los promotores del movimiento por el agua, una causa justa desde todo punto de vista.Como dicen en el barrio de las chivas, esas ya son chingaderas.