*Madero ¿Víctima colateral?

*Consecuencias de manosear el agua

*Loera tiene fecha de caducidad

*Quintana o caballo ¿Quién controla MC?

*Pérez Cuéllar luce sobreexitado

Lo dije muchas veces en éste espacio; los actores con interés electoral saquen las manos del agua, contaminan un legítimo reclamo de los agricultores. Pero ahí van, se les hizo fácil lucrar y, en particular, Gustavo Madero hizo de una manifestación mitin de precampaña, dando el pretexto ideal para que López Obrador descalificara el movimiento.

Los alcaldes de la región, el diputado Jesús Valenciano y hasta Mario Mata tenían razones para estar ahí ¿Pero Gustavo Madero?. El que se lleva se aguanta, la irascibilidad del Tlatoani no soporta que nadie, fuera de él, bata los asuntos del país pretendiendo conseguir rendimientos electorales. Se arrogó el monopolio de la perversidad política, quién se lo quita.

¿Es Madero víctima colateral o beneficiario de la ira presidencial? Es una pregunta difícil, la respuesta está sujeta al estado de ánimo con que amanezca López Obrador en las semanas por venir y la evolución del diferendo con el gobernador Corral. Cualquier día el ogro amanece molesto y de las palabras pasa a los hechos.

Capitalizarlo, como pretenden, les resultará difícil. Lo mismo que Javier Corral, Madero no ha entendido contra quién van; ambos están cayendo en el juego del Tlatoani. Ayer Javier lo retó, nuevamente, desde San Lázaro y hoy el senador ironizó con que analiza la viabilidad jurídica de presentar una denuncia por actos anticipados de “anticampaña”, contra el Presidente.

Como respuestas a bote pronto son ingeniosas, pero en su caso la palabra es hueca, otra declaración de las muchas que se pierden en tres minutos. En cambio López Obrador tiene con qué respaldar sus dichos; ellos disparan dardos de saliva; él reacciona con los instrumentos del Estado.

¿¡No han comprendido que las campañas de Morena se harán desde Palacio Nacional, todas las mañanas!? ¿¡Esperan que guarde silencio por que así lo dicen las leyes!?. Por favor, el centro de las próximas elecciones, esté o no en las boletas, será López Obrador, no es el PAN contra Morena, van contra los vastos recursos del Estado Mexicano.

Así que vayan preparándose para una guerra total o pospongan sus aspiraciones. La peor era del PRI hegemónico, aquella de carruseles, urnas preñadas, ratones locos, coronada con la caída del sistema en el 88, será juego de niños comparado con lo que les espera el año que viene. No es con declaracioncitas chistoreteras como habrán de contenerlo.

Y de una vez otro recordatorio, herencia del brillante Carlos Castillo Peraza: tengan presente que las plazas llenas no llenan urnas, si aspiran verdaderamente al éxito precisan tocar los sentimientos de la gente, como los tocó López Obrador hace dos años.

Las estrategias de campañas tradicionales quedaron caducas. Hagan alianzas sociales, no electoreras; fortalezcan la unidad al interior de su partido, no la dinamiten; construyan con los adversarios naturales del régimen, no se confronten.

Siguen jugando a la política tradicional confiados en que la polarización los llenará de votos porque “a Morena nadie lo quiere en Chihuahua y por tanto hasta con el burro chon ganan” y no sabrán ni cómo les copetearon las urnas de votos en su contra.

Solos caminan al cadalso, unidos dentro y fuera del partido tienen una oportunidad de frenarlos ¿Es tan difícil entenderlo? Aplanen el piso para los aspirantes del partido y después, generosos, salgan a construir alianzas con los chihuahuenses sinceramente preocupados por el riesgo de ver a México venezolizado.

Rompeolas

Juan Carlos Loera tiene fecha de caducidad, López Obrador reiteró ayer que los funcionarios de su gobierno que aspiren a cargos de elección popular deberán presentar su renuncia antes de que concluya octubre. Esa es la fecha de Loera ¿Sigue pensando que la luna es de queso y que mañana le dirán renuncia, el elegido eres tu? Es su asunto. Ya quiso renunciar una vez, pero Gabriel García le dijo no, inténtelo de nuevo pero situado en su peldaño, la reelección como diputado, y tal vez ahora reciba un si por respuesta.

……………………

El nombre de Jorge Quintana está generando enorme incomodidad al estridente edil de parralito, Alfredo Lozoya. Que hayan puesto al exrector de la UACJ como delegado estatal de Movimiento Ciudadano en funciones de presidente, cuando el Caballo presume de haber comprado con antelación las siglas del Partido, destanteó mucho a sus posibles aliados. Al unísono parar orejas preguntándose qué pasó aquí. Por más fotos que se tome con dante Delgado, por foto no se cobra, la incertidumbre prevalecerá mientras Quintana siga enviando mensajes de manejarse con línea de México.

……………………..

Cruz Pérez Cuéllar está sobreexitado y esa distracción lo hace actuar de forma innecesaria. Acusar a Javier Corral de preparar un fraude electoral, alegando movimientos de personal en el Instituto Estatal Electoral, es una desfachatez mayor si tenemos presente que toda la clase política del país sabe que su Líder Amadísimo y Sumo Tlatoani, es decir el Presidente de la mitad de México, al que le tiene lealtad ciega, secuestró al Tribunal Federal Electoral. ¿Que necesidad tiene el senador de tales insensateces? Sereno, siga haciendo su luchita con Ricardo Monreal, quizás en una de esas caiga un rayo sobre la terca cabeza del Tlatoani y decida hacerlo candidato. Por que no, mientras hay vida hay esperanza; el que respira aspira.