*El Covid no entiende de finanzas

* Hugo Aguirre construye en firme

* Las pesadillas de Rubén Aguilar

* Bonilla-Soto-Maru, se hacen notar

Regresamos al naranja, en el semáforo epidemiológico, un salto hacia atrás bastante previsible que autoridades y sociedad pretendieron ignorar, como si cerrando los ojos no pasase nada.

Pues si pasó, la entidad reporta casi 20 mil contagios, más de 1,600 muertes registradas oficialmente, los hospitales púbicos saturados hasta el punto de que los intubados son colocados en pasillos –chequen el dato en la clínica Morelos del IMSS- y los privados renuentes a recibir enfermos Covid.

Esta emergencia sitúa a Chihuahua como la entidad de más alto riesgo en todo el país, dejándonos en la mayor vulnerabilidad frente al virus mortal. Quizás tenga mucho que ver nuestra cercanía con Texas, El Paso es la segunda ciudad con más contagios por cada mil habitantes en los Estados Unidos, pero también por la negligencia de un sistema de salud en colapso a cargo de un neófito en la materia.

Al interior de la Secretaria de Salud se quejan de que mientras la crisis se profundiza y otra vez se paralizará la economía con las consecuencias funestas por todos conocidas, el secretario de salud, Eduardo Fernández Herrera, asume una actitud de gerente “cuenta chiles” sin otra prioridad que mantener un rígido sistema de austeridad que nadie comprende en medio de la emergencia sanitaria.

Su especialidad son las finanzas, de medicina no sabe absolutamente nada, circunstancia deplorable en momentos de apremio como el que pasamos y más si el señor ha decidido que sobre su famélica proyección financiera nadie puede pasar. Es lo que hay, un financiero en la Secretaría de Salud, justo cuando más necesitamos a los especialistas.

Que Dios nos ampare, lo mejor que podemos hacer es permanecer en casa, resguardados esperando no ingresar a la estadística mortal.

Rompeolas

Mientras Teto Murguía pierde impulso, quienes lo conocen ponen las cruces en cuanto lo ven y el CEN de Alito se percata cada vez más de esos enormes negativos que arrastra, el alcalde de Guachochi, Hugo Aguirre, avanza sin hacer mucho ruido, en sus aspiraciones de ser candidato a gobernador. El contraste entre un tiburón desactualizado que abusó del poder cuando lo tuvo y un joven que se concentró en mejorar las condiciones de su municipio, es muy evidente para los priistas que pretenden recuperar su partido. Quienes piensen que Teto lleva ventaja en la carrera hacia la candidatura, solo por ser de Juárez y dos veces alcalde de esa importante frontera, desconocen el momento de introspección por el que atraviesa el PRI, odian a los corruptos del pasado que los llevaron a la gran derrota. Aguirre ha construido importantes alianzas entre los alcaldes activos, la mayor fortaleza de éste partido, mientras Teto sigue creyendo que con mentiras y blof puede conseguir el objetivo. Quién iba a pensar que sería el alcalde Aguirre, de Guachochi, el que ofreciera competencia sincera a Omar Bazán. Así están las cosas en el PRI, hasta hoy.

……………………..

Atempérate, Rubén, sería una recomendación sensata al viejo diputado del PT (aclaro que eso de viejo no tiene sentido peyorativo ni propósito de ofensa, es una condición natural de la edad expresada en forma respetuosa), ahora que está en riesgo su cacicazgo en el partido. Reaccionó molesto contra un reportero que le preguntó sobre el relevo, negándole el derecho a cuestionarlo: “Usted no tiene derecho a preguntar eso” ¿Hasta ese derecho pretende negar a los reporteros? ¿Ha perdido la razón? ¿Piensa que están a sus órdenes?. Desde la fundación del PT nunca había visto amenazado su liderazgo hasta que llegó el capitán Arrieta provisto de importantes oficios firmados por el politiburó petista, manejado por Alberto Anaya. Ya se ve fuera, siente que le quitan su minita de oro. ¿Qué hizo Rubén para indisponerse con aquellos lagartones, especialmente con Anaya? Pronto sabremos, pero se habla de negociaciones al más alto nivel para alianzas regionales, en las que Chihuahua tiene especial importancia para Palacio Nacional.

Ahora, si su liderazgo está seguro y nada tiene que temer ¿Por qué volverse loco sólo con una pregunta que le resulta incómoda? Algo está sucediendo en el PT y ese algo está más arriba que Rubén y que el propio Arrieta.

……………………

Marco Bonilla y Jorge Soto hicieron ruido el pasado fin de semana, sólo con tomarse una foto. No hay duda, está probada su capacidad de despertar pasiones al interior del PAN, de otra forma sus adversarios no hubiesen reaccionado con diversos aspavientos, haciendo comentarios hilarantes de la foto. El mensaje, aparte de ir juntos por la alcaldía, tiene otra finalidad y esa la envía Maru Campos: “el control de la sucesión en el municipio la tengo yo”. Los tiempos se aproximan y los que andan en la baila se muestran más ansiosos, es una condición natural, en la medida en que vean más cerca las decisiones importantes los traicionan sus nervios. Pero cada día que pasa es un día ganado para el proyecto de la alcaldesa, se afianza en las encuestas, donde nadie le gana, recibe adhesiones de santones relevantes del PAN y hace compromisos con gente del gran capital. No será fácil que la bajen a la mala, un golpe por la espalda dejaría al PAN en la posición electoral más vulnerable que puedan imaginarse. Existen muchos intereses y poderosos intereses que pretenden evitar el atropello, a como dé lugar.