*Caminamos tiempos de sobrevivencia

* Ayúdate que Dios te ayudará

* Diálogo interactivo entre ratas

*Navajeros de barrio y las que vienen

* Olson, terrorista laboral de gobierno

Hoy los chihuahuenses caminamos en tiempos de sobrevivencia, azorados como los antiguos europeos con la peste negra; sabemos que nos ronda el mal pero estamos indefensos ante su amenaza. Desde que nos desconfinamos salimos muy campantes a disfrutar nuestra “nueva normalidad”, cerrados los ojos y renuentes a reconocer que la negligencia multiplicaba las posibilidades de contagio.

Ahora, asustados, reparamos en que el virus está entre nosotros y en algunos casos alcanzó a familiares, amigos, compañeros de trabajo, vecinos, conocidos de siempre. Quizás lo tenemos en casa y no hemos advertido su presencia, pero ahí está, acechando en los rincones como estuvo todos estos días en cantinas, restaurantes, reuniones familiares, centros comerciales. Ahora sabemos que la pandemia es real.

Llegamos al punto de alarma generalizada por el colapso de hospitales, están saturados y sin capacidad para recibir pacientes, así los lleven muriéndose sin poder respirar, como el adulto mayor que perdió la vida en las puertas de la clínica Lázaro Cárdenas, del ISSSTE.

Tenemos por lo menos quince días así, pero las autoridades no se atrevían a dar el paso doloroso de la reversa y decretar el rojo. Recordemos que apenas el doce de octubre el gobierno estatal autorizó el cambio de amarillo a naranja sólo en ciudad Juárez, siendo que en la capital los contagios estaban avanzando a mil.

Hace una semana, el pasado jueves quince de octubre, fuentes bien acreditadas advirtieron a “La Weba” sobre la emergencia en que nos encontrábamos. Bajo el título “Colapsó el Sistema de Saludo” describí aquel momento. De aquella columna hoy rescato las siguientes líneas:

“Le dejo un dato extraoficial que ayer me proporcionó, alarmado, un elevado integrante del Sector Salud en ciudad Juárez: de diez a doce muertes registradas en domicilios particulares, el último fin de semana se dispararon a 106, tan sólo en la frontera. ¡106 sospechosos de Covid muertos sin registros sólo en un fin de semana!.

Agrego el dato de un reconocido médico y la expresión de un destacado líder sindical de Salud. El dato del médico: de cien pruebas que realizan en la clínica Christus Muguerza, el cincuenta por ciento están dando positivo. La expresión del líder sindical: No deberíamos estar en amarillo, ni naranja ni rojo, deberíamos estar en rojísimo intenso”.

Las alarmas ahí estaban, el personal de salud conocía la emergencia, observaba su evolución y no le gustó lo que veía. Dudé que Javier Corral se atraviese a decretar el rojo, son muchas las consecuencias económicas de tan enérgica medida, si tomó la difícil decisión es por que, como bien advirtieron voces independientes, el Sistema de Salud ha colapsado. Temen ver más muertos fuera de hospitales, imagine las escenas de bolsas negras puestas sobre las banquetas. Serían de horror.

Dios nos habrá de proteger, es el ruego milenario al que siempre recurrimos en tiempos de oscuridad y angustia como el que hoy vivimos. Pero también nosotros tenemos la obligación de mostrar que somos una sociedad comprometida e inteligente, tenemos que cuidarnos entre sí. Ya sabemos, el Gobierno no puede por sí mismo, está paralizado, sin ideas ni recursos. Demos un ejemplo de compromiso ciudadano, confiando, ahora mas que nunca, en aquella frase consoladora que nos enseñaron nuestros padres: Ayúdate que Dios te ayudará.

Permanezcan en casa, fortalezcan su sistema inmunológico y cumplan con las recomendaciones mil veces repetidas. Eso, poco y a la vez mucho, es lo que nos toca hacer.

Rompeolas

Alfonso Durazo fue secretario particular de Vicente Fox, se conocen muy bien y desde adentro. No se que los haya separado, pero terminaron mal. Ayer Fox dejó en su Twitter una despedida a Durazo, que deja la Secretaría de Seguridad para ir de candidato a gobernador en Sonora, por Morena: “las ratas son las primeras que saltan, cuando el barco se hunde”. Durazo no se tragó el sapo y, por la misma vía, respondió: “En ese gobierno de ratas generalizadas fui una excepción. Que no se le olvide que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta. Desde aquí le mando un saludo respetuoso”. Es el diálogo interactivo estándar entre dos ratas, quien tenga la lengua o la cola más larga es lo de menos, ambos pasan por ratas.

……………………….

Se portan como “navajeros de barrio”, declaró Javier Corral en respuesta a la andanada del Gobierno Federal con él, por la crisis del agua. Es que se pasan, los amlovers del gabinete son como el aprovechado que, teniendo al enemigo rendido en el piso, continúa pateándolo inmisericordemente. El propio López Obrador, Marcelo Ebrard, Blanca Jiménez, cargaron toda la responsabilidad de la crisis del agua sobre el gobernador Corral, acusándolo de poner en riesgo el futuro del norte del país por intereses electoreros. Sí partidizamos la protesta, dirá Gustavo Madero, pero no sean montoneros, ya los gringos dieron tregua. Para que vayan viendo, hijitos, lo que recibirán en campaña, lo del agua es apenas un esbozo de las que pronto vendrán. Y sí, Chihuahua a tragar camote con las finanzas, seguirán deprimidas y sin esperanza de arreglo.

……………………..

El chaparrín Carlos Olson –mide dos metros, podría coger de bastón a Gustavo Madero- está siendo señalado por burócratas de medio pelo en el Gobierno Estatal de “terrorista laboral”. Aseguran que les ha dado por presionar a los funcionarios con vínculos en el PAN para que comprometan su apoyo público al senador. Les urge reducir la ventaja que al interior del partido les lleva Maru Campos, pero los reportes que reciben, una y otra vez, advierten pocos avances. Gustavo Madero no inspira confianza en el panismo de a pié, por más acostones que se de sobre el pavimento no termina por despertar pasiones. Es lo que dicen en gobierno, queda el apunte para el registro.