*Cabada haciendo el ridículo

* Espino; gobernador o nada

* Morena, el filtro quitaría tres

* Carmen Almeida ganó reintegro

* Verde y PT en alianza con Morena

La inexperiencia política, ausencia completa de sentido común y la obtusa visón tienen al edil juarito, Armando Cabada, haciendo el ridículo en todo Chihuahua. Es verdaderamente penoso verlo rodar de tumbo en tumbo, siendo el presidente con mayor presupuesto y el municipio de más grande padrón de la entidad. Pero algunos así son, se las ponen de nene y aún así abanican, por lo visto en los últimos meses, Cabada es uno de esos.

De último momento, presumiblemente engatusado por una segundona como Arianda Montiel, presentó su registro como aspirante a la candidatura por Morena, sin reparar que otras fuerzas juegan en ese partido indisciplinado y variopinto. Ha trascendido en México que le negarían el registro por su falta de militancia, lo que sería un duro golpe –no para sus aspiraciones, nunca ha estado contemplado- a su ego.

El murmullo de los morenistas sobre que lo bajarán en la mesa está cada vez más extendido y por eso algunos exponentes de éste partido, como el diputado Benjamín Carrera y otros, exigieron ayer públicamente que lo bajen.

Les repatea verlo con el descaro de inscribirse, si hace sólo dos años y medio les arrebató la Presidencia Municipal a la mala. Presumiblemente, según cuentan, habría sobornado a los magistrados electorales, con ayuda de su anterior aliado, el caballo Lozoya ¿Será? Es lo que dicen sus malquerientes.

Sean o no ciertas esas versiones, la realidad es que en Juárez preferirían postular al “burro chon” antes que a Cabada, los agravios entre ellos son muchos y, como buenos juaritos, la toman personal. Veremos que dice la Comisión de Elecciones en los próximos días.

Junto con Armando Cabada, también ha trascendido, bajarían de pasada a Víctor Quintana, este militante especie de hijo prodigo que no habría sido bien recibido, luego de traicionar al Movimiento aliándose a Javier Corral, en la campaña del 2016, hoy uno de los enemigos públicos de López Obrador. No tuvo tiempo de limpiar sus pecados, pues el Tlatoani es de rencores dilatados.

En todo caso ninguno de los dos tenía la menor posibilidad de recibir el anhelado dedazo, en versión Morena disfrazado de encuestas. Y como es la política, otra que llegó de bamba sin oportunidad alguna saldrá con reintegro. Carmen Almeida es suplente de Tatiana Cluothier, desde ayer secretaria de economía, así que en los próximos días la llamarán para que se presente en la cámara de Diputados. Ocho mesecitos le vendrían de perlas, alrededor de un millón de pesos más las buscas.

Así que de los ocho que se registraron llegarían a las encuestas solamente cinco: Bertha Caraveo, Rafael Espino, Juan Carlos Loera, Cruz Pérez Cuéllar y Martín Chaparro. Reducir la lista de ocho a cinco también tiene sus importancia política, por ejemplo el profe Chaparro, al que pocos le ven oportunidades, le alcanzaría para negociar un cargo popular de menor importancia. Hasta por ser presidente del Partido tiene ganada una diputación, mínimo.

Rompeolas

Interesante la postura que asumió Rafael Espino en el último tramo de la definición. Ayer su equipo de comunicación social lo enlazó en zoom para ofrecer una rueda de prensa virtual. Básicamente destacó dos puntos: que no tiene antecedentes de corrupción y, lo más interesante, que de no ser candidato a gobernador no iría por ningún otro cargo. Es decir gobernador o nada ¿Alguno de los otros aspirantes podría fijar inequívocamente una posición en ese sentido? ¿A qué se atiene Espino para formular esas declaraciones? Son preguntas.

………………….

El gasolinero y glorioso incauto aspirante de político, Alejandro Díaz, deberá tener cuidado con los acuerdos que construye con el Verde. Por más que Alejandro Gloria y María Ávila, la pareja ideal, le prometan que respetarán el acuerdo de arrendamiento para que use las siglas del Verde, es posible que incumplan. En México se habla que el Verde, lo mismo que el PT, irían en alianza formal con Morena si Rafa Espino es el candidato a gobernador y por ahí pinta el guinda. Para que la vaya pensando Alejandro por si todavía no da el anticipo, la recomendación es que adopte sus precauciones pidiendo buenas garantías, pues la pareja ideal es conocida por su convicción de lo “caído caído”. Ahora, que si ya cubrió la primer entrega, que se olvide de los centavillos, total, las “rendichicas” pagan.