Portugal asume presidencia de UE buscando recuperación de la pandemia de COVID-19

LISBOA, 2 ene (Xinhua) — Portugal asumió oficialmente el viernes la presidencia del Consejo de la Unión Europea (UE), en un momento en el que muchos países del club aún están lidiando con la segunda ola de la pandemia de COVID-19.

El primer ministro portugués, Antonio Costa, dijo que sus prioridades tras asumir la presidencia serán el «éxito de la vacunación» contra la COVID-19 y la «recuperación económica y social de Europa».

«Durante los próximos seis meses, Portugal estará al frente de la Unión Europea (UE)», dijo en Twitter, haciendo hincapié en el lema de la presidencia portuguesa — «Es hora de actuar: por una recuperación justa, verde y digital».

También anunció la intención de reforzar la «autonomía estratégica de una Unión Europea abierta al mundo».

«Por lo tanto, es hora de actuar juntos como una comunidad de valores y prosperidad compartida», dijo Costa en su primer mensaje oficial al asumir la presidencia.

Para lograr la recuperación económica de la UE, según el canciller portugués, Augusto Santos Silva, una prioridad será la implementación de un paquete de recuperación por un total de 1,82 billones de euros (2,23 billones de dólares estadounidenses), que se distribuirá hasta el año 2027 entre los 27 países del grupo.

Antonio Casimiro, investigador de la Facultad de Economía de la Universidad de Coimbra, dijo a Xinhua que la UE está viendo rayos de esperanza para la recuperación debido al comienzo de la vacunación contra la COVID-19.

Sin embargo, dijo que «Portugal pronto se enfrentará a un gran problema: la definición del papel de cada país miembro y la responsabilidad de la UE en la lucha contra la pandemia».

Según Casimiro, para combatir la pandemia y lograr la recuperación de la economía afectada por la COVID, la UE tiene que tomar acciones colaborativas y reconfigurar «cuáles son las responsabilidades de cada Estado y de la Unión Europea».

Esto incluso puede conducir a un nuevo análisis y revisión de los tratados que rigen las relaciones dentro del bloque europeo, como el «Tratado de Lisboa», la base constitucional de la UE, dijo Casimiro.

Gustavo Batista, profesor de derecho y relaciones internacionales, dijo a Xinhua que la presidencia portuguesa también coincide con un momento en el que Alemania, Francia y Reino Unido, que ya no es miembro de la UE, están jugando un papel menos decisivo en el bloque.

«Fueron las locomotoras, las que hicieron avanzar a la UE. Luego vinieron otros países que se quedaron más en el nivel periférico, ya sea porque sus economías no eran centrales o porque no eran tan estratégicos», dijo.

Según el profesor, el hecho de que Portugal, que también es un país periférico tanto económica como geográficamente, asuma el mando europeo, significa que estos países secundarios están ganando más importancia.

«Esto fue bien señalado en este año de pandemia cuando después de una serie de discusiones, fue posible desbloquear una ayuda económica más visceral y más profunda a países que no poseen las mismas posiciones económicas que Alemania, Francia y Holanda», afirmó el profesor.

En cuanto a las relaciones extracomunitarias, según Casimiro, hay una «triangulación entre europeos, norteamericanos y chinos. Ese equilibrio es muy complejo, pero habrá que tenerlo en cuenta, y la misión es con Portugal».

Si bien la relación de la UE con Estados Unidos bajo la Administración entrante de Joe Biden aún no está clara, China seguramente no será considerada un obstáculo o un enemigo, porque sigue siendo el principal socio económico de la UE en la actualidad, dijo Batista.

Es innegable que la economía china jugará un papel cada vez más importante en el futuro, explicó.