*Graciela, el arduo trabajo hacia la unidad

*El reto de negociar sin valores de cambio

*…Y Patricio ¿Seguirá con Morena?

*Buscan que Marco Adán regrese al PRI

*Ariadna Montiel en oficio de titiritera

* La pluri, el mayor freno de Corral

Incomodo a mis amigos del PRI cuando digo que sus posibilidades de ganar la elección son equivalentes a cero y que ni viniendo Jesús de candidato tendrían opciones reales, pues los electores lo tomarían por el anticristo. No es un deseo personal, describo la realidad de un partido que perdió toda credibilidad y cuya corrupción hartó a los más sencillos ciudadanos.

Sin embargo, en atención a quienes se incomodan matizo: sus posibilidades son marginales, teniendo boleto en la rifa están jugando; si viene Jesús y acepta ser candidato al gobierno quizás suceda un milagro y recuperen, de súbito, la credibilidad perdida, para Dios no hay imposibles. ¿Está mejor? pregunto.

La verdad es que Graciela Ortiz, si termina siendo candidata, y Alejandro Domínguez tienen la obligación de llamar a la unidad a la clase política de un partido confrontada entre sí y convencer a una militancia que se siente ofendida por los abusos y corruptelas escandalosas del pasado reciente.

Su tarea es, además de ingrata, desalentadora. La falta de instrumentos para negociaciones estables y los viejos agravios entre su clase política, dificultan su operación. Graciela es una mujer experimentada, con oficio probado, conocedora de los asuntos del partido y probada hasta en campañas presidenciales –en la de peña Nieto estuvo muy involucrada- y Alejandro un político bien formado.

Su problema es que parten de cero, las únicas dos posiciones seguras que pueden ofrecer las entregaron a Omar Bazán y a Georgina Zapata, dos diputaciones pluris, las mejores candidaturas a diputaciones federales están comprometidas al PAN, por acuerdo de alianza ¿Qué ofrecerían a los grupos? ¿Las alcaldías de Juárez o Chihuahua? ¿Posiciones en el gabinete? ¿Negocios en gobierno?.

El otro gran detalle es la falta de dinero que les permita, como siempre decían, aceitar la maquinaria electoral. ¿Habrá empresarios que inviertan en una campaña con posibilidades marginales? ¿Se atreverán, teniendo a López Obrador encima, gobernadores priistas a invertir en la política de Chihuahua?.

No se, la veo tan difícil.  Sin embargo éxito, no hay peor lucha que la que no se hace.

Rompeolas

Patricio Martínez se destapó muy temprano por Rafa Espino, como su candidato a gobernador por Morena. Estaba seguro, como muchos que no comprenden los designios del gran Tlatoani, que el candidato sería el consejero independiente de Pemex. Tras la definición a favor de Loera ¿Seguirá Patricio en Morena? No creo, su camino para evitar caer en la mecedora y entretenerse fura de sus ranchos, esta de vuelta en el PRI de Chela y Domínguez. Ahí lo verán actuando. Toño García tiene posibilidades de repetir como regidor, más vale tener amigos que dinero.

………………………….

Lo último que faltaba en el anecdotario de Marco Adán Quezada, que el PRI, ahora bajo la presidencia de Alejandro Domínguez, le proponga la candidatura de la capital. Presumiblemente lo quieren de vuelta ¿Será? En ésta política de pragmatismo absoluto todo puede suceder. Algo debe tener el de Basuchil para que lo pretendan de Morena, PRI, PES, Verde, Movimiento Ciudadano y Panal. Todos quieren que sumen votitos al morral, cada cual en su particular interés. Marco no se chupa el dedo ni está deseoso de aparecer en carteles ¿Con quién y como encontrar condiciones competitivas? Ahí está el chiste.

……………………….

No es José Ramón Enríquez, delegado de Morena, tampoco Mario Delgado, presidente del Partido, y ciertamente menos Gabriel García, operador estrella de AMLO, quienes tejen la política en Chihuahua. La titiritera de Juan Carlos Loera se llama Ariadna Montiel, subsecretaria del bienestar venida a menos pero sumamente activa en la política doméstica. Si alguna mujer de Morena es capaz de influir determinantemente en el candidato a gobernador, esa es la Montiel. Queda el apunte, para los aspirantes a presidencias municipales importantes y diputaciones federales, una estación obligada en la visita a los siete templos es la subsecretaría del bienestar. Ya saben, para que luego no lamenten equivocaciones, en Morena local manda el género.

……………………..

Con las internas del PAN a vuelta de la esquina, en todo Chihuahua no hay un panista sensato, incluidos sinceros apoyadores de Gustavo Madero, que siga pensando en la vinculación a proceso de Maru Campos, la precandidata más competitiva según encuestas, como la mejor forma de empoderar a Gustavo Madero. Militancia y clase política del Partido saben que una acción arrebatada de tal naturaleza, significa un balazo en órganos vitales, no en el pié. El tiempo y el deseo de unidad blindan a Maru, pero lo que más detiene a Javier Corral es la pluri. El CEN de Marko Cortés elabora la lista y no incluirá a Corral por su fama de inteligente, necesita recibir una contraprestación. En política todo cuesta, contener su aversión a Maru con tal de alcanzar fuero, sería el que pague Javier si quiere ser diputado por la vía pavimentada.