Miércoles de Ceniza en el mundo: católicos se ‘encomiendan’ a la sanidad

Bajo medidas excepcionales ordenadas por el Vaticano debido a la pandemia de coronavirusmillones de fieles católicos en todo el mundo celebran el Miércoles de Ceniza, que marca el inicio de la Cuaresma, un periodo de reflexión en que el cristiano debe redescubrir su relación con Dios.

En lugar de aplicar una marca de ceniza en la cabeza con la mano, según las costumbres de cada región, los sacerdotes deberían esparcir cenizas y recitar con cubrebocas el tradicional ‘Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás’ por única vez ante todos, y no para cada congregante.

El papa Francisco ofició la misa en la Basílica de San Pedro con unos pocos asistentes, en lugar de la Basílica Santa Sabina en la cercana Colina Aventina donde usualmente lo hace.

TÉCNICAS ANTICOVID

Imágenes captadas por la prensa internacional dan cuenta de las diversas técnicas que emplearon las autoridades religiosas para cumplir con el rito del Miércoles de Ceniza.

En varios lugares se recurrió al uso de cotonetes o pinceles para marcar la cruz grisácea en la frente de los fieles.

Algunos sacerdotes tuvieron que poner a prueba su flexibilidad para esparcir la ceniza sin tocar al feligrés manteniendo la sana distancia.

También hubo sitios en los que los fieles permanecieron a bordo de sus vehículos mientras un ayudante de la iglesia, protegido con cubrebocas y guantes, le ponía la marca en la cabeza.

Otras iglesias optaron por repartir bolsas con cenizas para la conmemoración, como ocurrió en Irlanda, experimentó la tasa de contagio más alta del mundo a comienzo de enero.