*Como Peña, no entiende que no entiende

*Colectivos feministas son conservadores

*Ahora ni bajando a Salgado Macedonio

*Maru, cada día más segura y fuerte

*Chela Ortiz acelera la campaña

*Corral, mil millones de razones

Está moralmente derrotado, se ha quedado sin ideas, confundido, pasmado y sin saber qué hacer. Como Peña, no entiende que no entiende y mientras más intenta rescatar su credibilidad, más enfado produce en los movimientos femeninos. Pensó que con un trivial “ya chole con Salgado Macedonio” sofocaría la creciente inconformidad y consiguió el efecto contrario, volviendo el enojo ciudadano contra él.

Recordemos, el primer intento de acallar las criticas fue el “ya chole”, después recurrió a su favorita de responsabilizar a los enemigos, asociando el movimiento con los neoliberales y conservadores, luego recibió la explicación del pacto patriarcal, después vinieron las vallas y ayer presentó en la mañanera a mujeres de su gabinete, como diciendo miren que comprometido soy con el género.

Nada surtió los efectos deseados y ayer el “muro de paz” era un escenario de guerra, con un lado el hartazgo femenino intentando derribarlo y del otro policías resistiendo. Heridos, daños materiales, vandalismo y la valla ominosa como símbolo de la represión de la que tanto dice huir. ¿Desde que balcón de Palacio observó, protegido, las protesta feministas?.

Mañana dirá que evitó la represión, que las mujeres se manifestaron libremente y que en su gobierno lo único prohibido es prohibir. O, montado en su conocida contumacia, insistirá en que grupos de mujeres están siendo manipuladas por los conservadores, sus enemigos. En ningún caso las dejará conformes, a estas alturas ni bajando de la candidatura al acusado de violador sofocará la revuelta, están sinceramente ofendidas.

Falta que den a conocer la encuesta de Morena, sería la tercera, y si resulta ganador –como parece- Salgado Macedonio, el “ocho de marzo” se trasladará a Guerrero, haciendo imposible su campaña. En esa hipótesis las manifestaciones seguirán creciendo y él titubeando, pero nunca cambiará de estrategia. No tiene por qué, si el resolvió que un presunto violador sea gobernador, es bueno para Guerrero y para el país. Es diferente, moralmente superior.

Para despresurizar el enfado necesita, aparte de postular a otro candidato, reencausar el discurso público, colocando en el centro de sus prioridades la agenda feminista y entonces, probablemente, puede empezar a recobrar el aplomo perdido. Sin embargo no cambiará, no está en sus genes retroceder, se siente orgulloso de su terquedad y además su antifeminismo es conocido, puede que realmente piense que los conservadores están ocultos tras las manifestaciones. Porqué no, cada ocho de marzo es lo mismo y él piensa que sólo en su sexenio ¿Se habrá disociado de la realidad?.

Esto también debería servirle para reflexionar sobre el método de elegir candidatos. Supone que la gente toma por buena la versión de que no interviene, que los deja ser y respeta las decisiones. Cual cegado está, pensar eso es lo mismo que si los presidentes priistas creyeran que engañaban a la gente con aquello de que “ya se pronunciaron los sectores”. En el PRI como en Morena es un burdo dedazo, el presidencialismo expresando a plenitud su poder. No hay diferencia, es lo que sabe hacer, viene de donde mismo.

Rompeolas

Dejen a Maru Campos en paz, que haga campaña a sus anchas, cuando sea gobernadora no se la van a acabar. Han pasado casi cinco meses desde que el gobierno de Corral aceleró los intentos de frenarla y en los juzgados no han podido entrar en materia, perdidos en cuestiones procedimentales; que no entregan los expedientes, que cada vez la salva un amparo provisional, que la competencia es del fuero federal. Lo mejor sería detener la persecución, hacer como si nada hubiese pasado y que sean los chihuahuenses quienes decidan. O bien, si tanto celo hay en hacer cumplir la justicia, pus entonces que vaya contra todos, ya que solo cinco regresaron dinero –Contreras, Cabada, Reyes, Aragón y no se quien más- e intentan vincular a tres ¿Qué ondas con los otros cien?. Nada demuestra más la parcialidad de la justica, en cuyo caso es persecución, que esa selectividad y el complot para empoderar a Loera. ¿Cómo durmió Lucha en su villa catalana? Relajada de más, no se acordó de protestar contra el amurallamiento de Palacio Nacional.

…………….

Un desayuno bien montado encabezó Graciela Ortiz con mujeres priistas, a propósito del ocho de marzo. Está en lo suyo, tratando de hacer campaña y colarse entre los punteros. Necesita trabajar mucho, el descrédito en que Duarte dejó al PRI le sigue penando enormidades y aunque Chela no era de esa corriente política, la realidad es que los une la marca. Sin embargo hace lo posible por avanzar y antes de iniciar formalmente la campaña ha logrado más visibilidad que el Caballo Lozoya e incluso que Loera, atenido como está a que los programas federales y las triquiñuelas electorales lo hagan gobernador.

………………..

Mil razones de peso tiene Javier Corral para solicitar una entrevista con un presidente arrogante que no se digna ni siquiera a contestar el teléfono para asuntos importantes, como López Obrador. La Federación adeuda 1,100 millones de pesos en materia de salud y Corral quiere que se los regresen, pues de otra forma salir adelante antes de que cierre la administración será casi imposible. Para que tenga posibilidades de recibir el dinero necesita bajarse los pantalones después de bolearse y agacharse frente al Tlatoani en señal de reverencia. De otra forma el orgulloso y engreído seguirá ignorándolo.