*En la mente del aspirante a dictador

*Asociado a los más viles de la historia

*Cuando el “cambio profundo” destruye

*La comunidad científica está pasmada

*Pato Ávila tras ofensiva contra Rascón

*Carrasco Chacón y A. Zuani… ay nanita

*Jorge Espinoza ¿cinismo o burla infame?

Ha repetido mil veces que no es sólo cambio de gobierno, es cambio de régimen, cambios profundos que tocan intereses creados. Estribillo con que justifica sus acciones de gobierno. Uno aplaudiría si esos “cambios profundos” tuviesen que ver con acelerar la movilidad social, combatir la miseria en que se encuentran millones, mejorar los servicios de salud, elevar el nivel educativo, promover la ciencia y la cultura, perfeccionar la democracia, acabar con la impunidad, respetar el Estado de Derecho, recuperar los terrenos cedidos al crimen, generar condiciones para el desarrollo económico.

Sin embargo la realidad lo desmiente, los hechos nos dicen que por cambios profundos entiende un absurdo e ideologizado revisionismo histórico, el empoderamiento del crimen, supresión o debilitamiento de las instituciones, concentración de poder, disposición arbitraria de las arcas públicas, incremento de la pobreza, dispendio de dinero en manipulación electoral, extorsión empresarial –los veinte millones de dólares para el avión- persecución de opositores con la UIF, manipulación de la opinión pública, cuantiosas inversiones en mega obras de capricho sin sentido de utilidad ni pertinencia temporal, uso faccioso de las instituciones de justicia, aceptación explícita de la corrupción propia, absoluta intolerancia a la critica, polarización social, mentiras flagrantes.

Uno es el discurso de López Obrador, otros los hechos. Contrastan entre sí como el día y la noche. En su campaña nos invitó a votar por un nuevo país democrático de libertades plenas, con servicio médico como el de Dinamarca, sin corrupción ni asesinatos por que “cuando yo llegue el crimen se portará bien”, y 30 millones de mexicanos, hartos de la corrupción PRIAM, compraron su narrativa. Instalado en el poder, contra todo sentido de la cordura se aproxima cada vez más a los pequeños tiranos de la historia Latinoamericana y, asido a otro estribillo de uso diario: “no somos iguales”, niega la obviedad de que optó por asociar su gobierno con las dictaduras pasadas y presentes, las que han hecho de sus sociedades masas informes de ciudadanos sometidos mendingando alimentos, agradecidos por que “hoy si hubo arroz y harina”.

A su ver, el precio de las “transformaciones profundas” es muy bajo. Si Lenin asesinó a la familia imperial Rusa y llevó a millones de campesinos a la muerte, Stalin ordenó el asesinato o mató de hambre a cincuenta millones de compatriotas, con su Revolución Cultural Mao acabó con la intelectualidad de su país y esclavizó a la población más grande del mundo, Castro encarceló y asesinó miles de opositores y despojó a todos los habitantes de la isla de sus propiedades, qué son la muerte de unas cuantas decenas de niños con cáncer, 200 mil millones de pesos tirados a la basura por cancelar el aeropuerto, la extorsión a un puñado de multimillonarios, el chantaje a la oposición, la protección a los barones del crimen que le dan votos, la disposición discrecional del dinero público.

Es nada, él hace una Revolución sin quebrar un solo vidrio, un precio muy bajo por la “Cuarta Transformación” que inició con él y terminará cuando su nombre quede inscrito en el Altar a la Patria junto a Juárez, Hidalgo y Madero y las próximas generaciones lo comparen con sus ídolos del pasado. En lugar de gobernar pontifica, persigue, destruye, reeduca a la sociedad, perdona, acusa, insulta. Es una metralla verbal destructiva sin otro fin que su pasaporte hacia la historia.

En ese contexto de tiranía mesiánica inspirada en ideologías genocidas tenemos que ubicar el más reciente atentado contra los mexicanos: los intentos por detener y encarcelar a 31 investigadores, la mayoría exfuncionarios de Conacyt, a quienes la Fiscalía de un hombre rencoroso y vengativo como Alejandro Hertz Manero abrió carpetas de investigación por asociación delictuosa con uso de dinero ilícito y pide para ellos la pena más alta purgada en la cárcel donde los mayores criminales del país purgan las suyas.

Me duele e inquieta ver a las comunidades intelectuales y científica pasmadas, sin respuesta, atónitas. No es lo mismo, y pudieran decir que exagero, pero entre todas las acciones destructivas del López Obrador, el atentado contra los científicos me hace recordar las purgas de Stalin, Mao y otros dictadores condenados por la historia universal. Aguas, así empezaron los otros.

Rompeolas

Pongamos que uno, varios o muchos científicos han mal utilizado recursos del Conacyt para hacer turismo académico y que otros son falsos investigadores aprovechados del sistema, como denuncia la directora del Consejo, María Elena Álvarez Buylla. En ese caso porqué no ir únicamente contra los que malversaron los recursos o se hacen pasar por investigadores. No, arremeten contra la comunidad científica en general haciéndolos pasar a todos por delincuentes y encima de un abuso pasan a otro. De ahí se agarra para intervenir de manera general en las finanzas universitarias, sospechando que en todas hay desvíos, como propuso ayer el senador Armando Guadiana Tijerina, cacique del carbón, y un puñado de incultos senadores de Morena. Usan la FGR y la UIF e intentan forzar a los jueces para combatir investigadores, chantajear empresarios, someter opositores, pero no se les ha ocurrido que también son de utilidad contra asesinos, feminicidas, narcotraficantes, violadores, guachicoleros. Para estos delincuentes sólo tiene una recomendación: “portarse bien o le aviso a sus madrecitas”. Es la dictadura en ciernes que tenemos, imagine si consigue reelegirse o dejar a su juanita. No recuperamos el país en décadas.

………………….

En el submundo de la grilla chabochi ubican al pato Ávila como autor intelectual del naciente movimiento contra Enrique Rascón, director de lo que antes fue la Tarahumara. No me extrañaría, con los tarahumaras el buen pato está como López Obrador con el pueblo, sólo él puede hablar en su nombre y que anatema sea si alguien osa involucrarse sin su autoridad. Pagando favores al pato, Corral puso en ese cargo a una cuestionadísima mujer y ella si estaba muy bien. Ahora que no lo consultaron hace su berrinche. Pero hay más, en la sierra dicen que los membretes dirigidos contra Rascón en realidad defienden los intereses más oscuros de la región. ¿Se los creemos? Híjole, está de pensarse, allá prevalecen los más variados intereses y curiosamente son los mismos nombres quienes aparecen en el centro de todo. No debe ceder el gobierno de Maru Campos a esos chantajes, cede ahora y no se los quita de encima en los seis años. En este caso aplica la del ranchero, más vale una colorada que mil descoloridas, total que con nada los tendrá conformes. O la otra, maicearlos como hicieron los gobernadores anteriores, sin darles todo lo que piden.

…………………..

Lo más destacado de la rueda de prensa que ofreció el Fiscal Fierro ayer en la noche, fueron los rostros de azoro y temor que nos entregaron el comandante de la Zona, Jesús Manuel Carrasco Chacón, y el director de la AEI, Zuany Portillo. Reflejaban el profundo temor de verse trabajando contra los que antes hicieron complicidad. Ay nanita, están en el peor de los mundos; hay nuevo sheriff en el pueblo y ellos quedaron en medio ¿A quien servir? ¿Mensaje para otros fiscales y comandantes? 

…………………….

Tuvo las instituciones de justicia a su disposición, presupuesto el que quiso, el mayor apoyo del gobernador y no pudo radicar a Duarte en San Guillermo, pero ahora se ofrece como gratuito salvador en los litigios contra el “ex” detenido en Miami. Jorge Espinoza se pasa de cínico y sin vergüenza o de plano se está burlando. Deberían abrirles su propia carpeta a ver si así le cae el veinte del tiradero que dejó.