*Que eran subsidiarios, dice Víctor. Jajajaja

*Criminal, si era dinero de la pandemia

*El cartel de “los luchos” en activo complot

*Maru en Querétaro; paseíllos del triunfo

*Prudente no caer en futurismos políticos

Que eran “subsidiarios”, no becarios, dijo Víctor Quintana de los 583 denunciados por Maru Campos, pagados con dinero público a 20 mil pesos mensuales cada uno. Subsidiarios, becarios, siervos del estado, colaboradores especiales como quiera llamarles. El nombre es lo de menos, la realidad es que en la secretaría que dirigió hasta dejarla para buscar el gobierno estatal, cobraban casi 600 personas sin tareas específicas en el organigrama oficial.

Y peor, ha trasciende que los “subsidiarios de Víctor” fueron pagados con dinero destinado para administrar la pandemia, desviándolo de programas de salud,  apoyos a micro, pequeños y medianos empresarios, cancelación de obra y otros con sentido de emergencia sanitaria. Es criminal lo que hicieron, dejaron sin apoyos a cientos, miles de chihuahuenses para aceitar su pequeño ejército de empleados a destajo.

Este es un tema que debe aclarar la Auditoria Superior del Estado o la Secretaría de la Función Pública, sin dilación. Pongamos que el programa haya durado 18 meses, tomando en cuenta cuando la pandemia llegó a Chihuahua y hasta que se fue Corral. Multiplicado por el número de “subsidiarios” hablaríamos de una cantidad superior a los 200 millones de pesos. Va entendiendo uno por que dejaron la administración en ruinas.

Hago cálculos de ocurrencia, los datos exactos necesariamente constan en documentación oficial o, si buscaron desaparecerlos, seguro existen formas de rastrearlos. Esa información la necesitan los chihuahuenses, fueron cientos, quizás miles los marginados de apoyos por que el dinero iba para los “subsidiarios de Víctor”. Inadmisible que un desvío así quede impune.

Víctor quiere desviar la atención en otras direcciones, reiterando que aparte de él hubo dos secretarios más en Desarrollo Social y que los “subsidios” fueron autorizados por la Secretaría de Hacienda. Como haya sido, es obligación de los órganos fiscalizadores aclarar, pero a Víctor no le queda hacerse el disimulado siendo que estuvo ahí durante las contrataciones. Tome su parte y tráguese el sapo, cómo pretende zafarse pidiendo que miren a otro lado.

Los malpensados dirían que los “subsidiarios de Víctor” en realidad eran promotores electorales del tipo “siervos de la nación”, ellos conocen muy bien la escuelita del Tlatoani y que fueron concebidos para la campaña de Gustavo Madero, sin embargo cuando el PAN cerró las puertas al senador, los pusieron a disposición de Morena. Pero ya sabemos, esas cosas no pasan en México ¿O si?.

Porquería de administración, los más honestos, transparentes y democráticos en la historia de la humanidad, desviando recursos destinados a la mayor emergencia sanitaria de la historia moderna, con aviesos propósitos de politiquería. De ese tamaño es la estafa de los “subsidiarios de Víctor”. Aclárenlo.

Rompeolas

No es bueno dar crédito a todo lo que la gente dice, pero la insidia es como la humedad, a fuerza de paciencia gana terreno sin que nada la detenga. Los desocupados de la política, especialmente ahora que la renata esta saturada con duartistas, corralistas, tricolores tirando a guindas y varios “istas” más, expresan una morbosa preocupación por los desesperados complots del que llaman “El cartel de los luchos”. ¿Cartel de los luchos? Según ellos es el cartel que se consolidó al amparo de Javier Corral, operando apalancados en el Poder Judicial –Judicatura- las Secretaría de Desarrollo Social y Desarrollo Rural, el Instituto Chihuahuense de la Mujer y varias fiscalías, todas en perfecta sintonía intentando instalar la 4T en Chihuahua. Esos impresentables han hecho complot toda su vida y siempre colgados del presupuesto. Queda el apunte para el registro, con la posibilidad que vuelva sobre el tema.

……………………..

Maru Campos hizo el paseíllo de la victoria en Querétaro, a donde acudió para estar presente en la protesta del gobernador Mauricio Kuri. Es la habitual cortesía que se corren unos gobernadores a otros, arropándose en sus eventos estelares. El hecho es que la gobernadora de Chihuahua llama la atención por la gran batalla que dio para llegar, haciendo pedazos al gobernador de su partido y contra el gobierno federal. Desde luego ese portentoso logro ha visto la clase política del país y no faltan ingenuos acomedidos o perversos con afanes de joder, que aprovechan la ocasión de futurear. Cada quien suelta su gato a retozar y estarán en su derecho, pero Maru no se calienta con esas insinuaciones absurdas, al contrario, las ataja sabiendo que nada le aprovechan ni ahora ni en el futuro y si podrían someterla a golpeteos gratuitos.