*Un muerto insepulto deambula por ahí

*Apuestan que no llega al dos de Noviembre

*Graciela y Alejandro ¿Caerían con él?

*Luis Medina peor que chivo en cristalería

*Aras, quieren recuperarse de su bobería

La presión sobre Alejandro Moreno irá creciendo exponencialmente en los próximos días, los dinosaurios a quienes desoyó en la reunión el martes solo esperaban una oportunidad para involucrarse en la política interna de su partido. La encontraron en los audios de Layda Sansores y en las derrotas de Oaxaca e hidalgo. Es todo lo que esperaban para actuar contra su malogrado dirigente.

Renuente a reconocer su nueva realidad, “alito” no se ha dado cuenta de que es un muerto insepulto deambulando por ahí, con el último aliento del poder que detentó al recibir la dirigencia nacional de su partido, entregada por los gobernadores del PRI que después se rendirían ante López Obrador.

Las preguntas, en su caso, no son si se va, sino cuándo; y cuando se vaya, si partirá sólo o en compañía de sus últimos leales. Sobre el tiempo de partida las apuestas son que si consigue llegar al dos de Noviembre sería una proeza de subsistencia política; sobre de irse acompañado o en solitario no hay consenso, la vieja clase política quiere ver caído al dirigente, no a la estructura del partido.

Nadie como los priistas para seguir la cargada, la siguen con la misma eficiencia que las abejas al polen. Para ser exitosos saben que lo más importante es el tiempo, no tanto el cómo. ¿En qué momento justo cambiar de un proyecto perdedor a otro esperanzador? Su éxito de “atinar a los tiempos” tiene que ver con un milenario instinto de sobrevivencia, se atienen a la experiencia acumulada en décadas de sobresaltos.

No blasfemo con la comparación, sólo digo que es parecido a la prueba que Jesús puso a los fariseos que pretendían lapidar a la pecadora; “el que esté libre de pecado arroje la primera piedra, los retó el Justo, y todos se fueron retirando uno a uno, empezando por los más viejos”. Ese ha sido el principio de aprendizaje del PRI, por eso se mueven como parvadas de chanates asustados cuando ven al depredador. Un reflejo súbito que los impulsa a cambiar de dirección casi simultáneamente. Así se mantienen juntos y protegidos.

Desde luego el de “alito” no es el PRI hegemónico de los destapes y cargadas sexenales, pero es la misma escuela priista. Hacen lo que saben hacer, cuando vean la caída inminente de su líder, los más viejos serán los primeros en salir corriendo en dirección del nuevo dirigente, cualquiera que sea.

¿Quién será el presidente de CDE, diputado, consejero nacional, funcionario del partido que primero ponga distancia del líder caído? Difícil anticipar, pero existe la certeza de que tras él o ella se agrupará una nueva parvada intentado, cada uno pensando en sí mismo, evitar que los devore el depredador. Entonces Alejandro Moreno reparará en su condición de difunto y pedirá, de favor, que lo sepulten para no apestar más.

El otro punto es, también probable, que no sea únicamente “alito” el difunto que camina tambaleante, sino todo el PRI yendo tras él. Una clase política tan decadente que perdió su principio básico de sobrevivencia; el reflejo de parvada que los mantuvo vivos casi un siglo. Entonces caminarían, desunidos, todos al abismo de los desechos políticos. Duro destino esperan los priistas.

Una pregunta, sólo por mortificar ¿Dónde estarán Graciela Ortiz y Alejandro Domínguez cuando el colapso llegue? Híjole, tienen que pensarla muy bien y decidir a tiempo, ninguno de los dos tiene vocación de mártir, hasta donde se.

Rompeolas

Decir que Luis Medina, recaudador de rentas y expresidente del PAN en Jiménez, es un chivo en cristalería, sería como hacerle un favor. No exagero, se pasa de sucio y atrabancado siendo que representa, políticamente, a la gobernadora Campos en ese municipio donde el edil es opositor pero aliado del gobierno. La historia de político rupestre, bravucón y mentiroso que acompaña a Medina es bien conocida en el pueblo, pero hace unos días rompió todos los parámetros acusando falsamente al edil Marcos Chávez, en un chat oficial de trabajo. Están ahí los miembros del Comité de Planeación para el Desarrollo Regional del Estado de Chihuahua (COPLADER), y al insensato de Medina se le hizo bueno usarlo para el golpeteo político. Todos los del grupo le pusieron alto diciendo ahí no era espacio para tratar sus frustraciones electorales. ¿En serio no hay quien le ponga alto a un funcionario estatal como Medina? Es pregunta, César.

…………………..

Los defraudados de Aras, la tradicional estafa “Poncy”, quieren recuperar con dinero del contribuyente lo perdido por su ambiciosa bobería. Marchan, se manifiestan y colocan mantas en Palacio de gobierno pensando en que volverá el dinero. Probablemente los atormente el remordimiento de verse defraudados y en vez de tomar el timo con entereza, mantienen una desesperada campaña contra el gobierno del estado pensando que algún día recuperarán lo perdido. Resignarse les vendría bien, el dinero que regalaron a los defraudadores no volverán a verlo jamás, sería muy injusto que los contribuyentes paguen por su estupidez de pensar que el dinero se multiplica como por arte de magia. Aprender la lección para evitar ser timados como chinos en el futuro, sería su mejor ganancia, esas pirámides seguirán existiendo mientras encuentren incautos.