Escaso avance ruso prolonga ofensiva

El escaso y lento avan­ce de las tropas ru­sas, así como la llegada de armas oc­cidentales podrían prolongar los com­bates meses o años, reveló la inteligencia estadunidense.

Según reportes a los que accedió el periódico The New York Times, es probable que Rusia acabe con más territorio, pero ningún bando se quedará con todo el control de la región ya que el Ejército ruso se enfrenta a un opo­sitor con armas cada vez más sofisticadas.

Tras semanas de bata­llas sangrientas en el este de Ucrania, Rusia controla casi la misma extensión de territorio en Donetsk que los separatistas con­trolaban en febrero antes de la invasión.

Las fuerzas rusas per­mearon el frente ucra­niano en Toshkivka, una población ubicada a las afueras de Severodonetsk y Lisichansk.

La toma de Toshkivka hace que los rusos estén más cerca de amenazar las líneas de suministro ucranianas a las dos ciu­dades, que son los últimos centros de población rele­vante de Lugansk que no están en poder ruso.

Los funcionarios es­tadunidenses afirmaron que los soldados rusos en tierra avanzan con len­titud y en algunos casos han tardado semanas en desplazarse uno o dos kilómetros.

Esto podría indicar una falta de soldados de infantería o una mayor precaución por parte de Moscú después de ha­ber tenido problemas con las líneas de suministro en las primeras semanas de la guerra, que fueron desastrosas.

PANORAMA EN EL FRENTE

Analistas y comandantes retirados estadunidenses ofrecieron pronósticos di­ferentes sobre cómo po­dría cambiar la guerra en el corto plazo.

Este es un periodo crítico para ambas par­tes. Es probable que en los próximos dos meses, ambos ejércitos estén ex­haustos. Ucrania tiene un déficit de equipos y muni­ciones. Rusia ya ha perdi­do gran parte de su poder de combate y sus fuerzas no están bien preparadas para una guerra terrestre sostenida de esta escala y duración”, dijo Michael Kofman, director de estu­dios rusos en el centro de investigación CNA.

Las debilidades en la posición del ejército ucra­niano empiezan a mos­trarse y preocupan.

Mientras que algunos analistas independien­tes han predicho que el avance ruso se detendrá en Severodonetsk, los ex­pertos del gobierno esta­dunidense no están tan seguros.

Según funcionarios, las tácticas de Moscú es­tán teniendo un efecto devastador en el este de Ucrania.

Ninguno de los dos bandos tiene la masa ne­cesaria para aprovechar los pequeños avances”, dijo Christopher M. Dou­gherty, exsoldado Ran­ger y analista en el Centro para una Nueva Seguridad Estadunidense.