Mentalidad ganadora

Para Robert Kraft estar en un Super Bowl no es novedad, y aunque para Arthur Blank signifique todo un acontecimiento, ambos tienen algo en común.

Desde que llegaron como propietarios de Patriotas y Halcones, respectivamente, sus equipos han sido protagonistas de la NFL.

La historia del empresario de Grupo Kraft es más añeja y, claro, más exitosa, luego de comprar a los Pats en 1994 por 175 millones de dólares, una cifra récord en cualquier deporte profesional en Estados Unidos, evitando que la franquicia se mudara a San Luis.

Hoy en día es el segundo equipo con mayor valor en la Liga (3 mil 400 millones de dólares), detrás de los Vaqueros de Dallas (4 mil 200 millones), de acuerdo con las cifras más recientes de Forbes.

Antes de su llegada, Nueva Inglaterra sólo tenía sólo cinco viajes a los Playoffs, incluido el de 1985 cuando perdieron el Super Bowl XX contra los Osos de Chicago.

Sin embargo, la fortuna cambió con Kraft, quien ha visto a su equipo en postemporada en 18 de los 23 años como dueño y ha festejado cuatro veces el campeonato.

El ascenso de Blank se dio después de ser despedido de una tienda de herramientas y accesorios para el hogar en California, en 1978, año en el que junto con el también multimillonario Bernie Marcus fundó la compañía Home Depot, una de las expendedoras más grandes del mundo de artículos para el hogar.

Se retiró de la compañía en 2001, y al año siguiente adquirió por 545 millones de dólares a los emplumados, cuyo valor en la actualidad asciende a 2 mil millones.

La construcción del Mercedes Benz Stadium, en Atlanta, está próxima a concluir, un inmueble que albergará tanto a los Halcones como al Atlanta United FC, club de expansión de la MLS para la temporada 2017.

Antes de su arribo, el conjunto, fundado en 1966, sumaba seis apariciones en los playoffs, incluyendo la derrota en el Súper Domingo XXXIII ante los Broncos de Denver, aunque desde que Blank es el mandamás, acumulan siete postemporadas y están en el segundo “Gran Juego” de su historia.