Vettel llega como lider de la clasificación de pilotos al Gran Premio de Mónaco

Michael Schumacher, piloto alemán con siete campeonatos del mundo, fue el último competidor en llevar a Ferrari a lo más alto del podio del Gran Premio de Mónaco, junto a la realeza.  16 años después, otro teutón, Sebastian Vettel, cree tener las herramientas para terminar con esa mala racha.

Mercedes ha dominado las últimas cuatro ediciones a placer, con Lewis Hamilton como el ganador más reciente tras quebrar en 2016 una racha de tres triunfos consecutivos del campeón y ahora retirado Nico Rosberg.

Pero la Casa de Maranello tiene nuevos motivos para soñar con repetir la escena de Schumacher en 2001 cuando recibió el trofeo de vencedor por parte de la realeza del principado.

Vettel llega como líder de la clasificación de pilotos y, además, en las cinco carreras que se han disputado hasta ahora se ha mostrado competitivo, algo que no sucedió en los dos años anteriores con los italianos.

Algunos pensarían que Mercedes no llega en condición de favorito, en especial por un tema técnico: la mayor longitud de su bajo piso en comparación con el de Ferrari, que parece afectar el rendimiento de las flechas plateadas en zonas estrechas y de curvas de baja velocidad en comparación con el Cavallino Rampante.

Sin embargo, el Gran Premio de España y su tercer sector del circuito de Barcelona, difícil por sus curvas lentas, demostró lo contrario, logrando tiempos de 27.647 segundos contra los 28.055 segundos de Ferrari, demostrando una ventaja de cuatro décimas a favor de Hamilton y el finlandés Valtteri Bottas.

Pero en Mónaco poco puede importar la velocidad. La clave del éxito en el Principado se da por no cometer errores tontos. Cualquier contacto con una de las bardas, por más ligero que sea, puede significar un abandono o clasificar en la parte trasera y quedar condenado a no rebasar en la competencia. El trazado callejero apenas ofrece un punto de rebase al final de la zona del túnel y también en las paradas de boxes.

Ferrari confía en el talento de Vettel para alinearse en la primera fila y, de ahí, trabajar en una estrategia que le permita no perder el paso de Hamilton, para posteriormente realizar su parada de boxes en el momento correcto y tomar la delantera.

La marca Pirelli, suministradora de los neumáticos para todos los equipos, estima que será posible completar la competencia con una detención en los pits; lo que significa que sólo habrá una oportunidad para rebasar en boxes. Si se desaprovecha se sentenciará el resultado.

Ante este punto, Ferrari parece tener una ventaja dada la mejor administración de la temperatura de los neumáticos hasta ahora, un punto en el que Mercedes sigue trabajando para solucionar lo que ellos consideran como su único punto débil en la presente temporada

Los pilotos se enfrentarán el próximo domingo en el Gran Premio de Mónaco.