Peña Nieto ofrece mesa de análisis, pero no recursos

El presidente Enrique Peña Nieto ordenó ayer al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, instalar una mesa de diálogo para analizar la crisis financiera de Chihuahua. Sin embargo no ofreció más recursos –como era la petición del gobernador Javier Corral–, sólo el “acompañamiento” en la búsqueda de soluciones y el saneamiento del estado.

El mandatario federal advirtió que el Gobierno federal tiene capacidades limitadas y llamó a los estados a enfrentar los desafíos, esto durante su participación en la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), llevada a cabo ayer en Oaxaca.

Señaló que la Federación no puede sustituir o reemplazar lo que está en las atribuciones y responsabilidad propia de cada uno de los gobiernos estatales.

“Todo gobierno, y más cuando se dan los relevos dentro de nuestra democracia, asume desafíos, retos, y uno es el tema financiero. El Gobierno acompañará con amplia disposición los esfuerzos propios”, reiteró.

El gobernador del estado, Javier Corral, agradeció la “solidaridad” del presidente Peña Nieto para analizar la situación de Chihuahua.

“Con toda precisión señalo que el Gobierno de la República está en amplia disposición para acompañar los esfuerzos propios que deben asumir los gobiernos de las distintas entidades federativas, para hacerle frente a sus propios retos y desafíos en materia financiera”, dijo el mandatario estatal.

El gobernador Corral reveló en el evento que al entrar su administración solamente había 21 millones de pesos para enfrentar los gastos, mientras que las necesidades son superiores a los 2 mil millones. Reiteró la necesidad de un apoyo de por lo menos mil millones de pesos.

En la Conferencia de Gobernadores, el gobernador Javier Corral, agregó que es tiempo de iniciar la discusión de un nuevo esquema de distribución de los recursos fiscales.

“No podemos en pleno siglo XXI continuar con un esquema literalmente del siglo pasado, ya que el vigente data de la administración de López Portillo”, expresó.

Al explicar el problema financiero del estado ante la Conago, Corral dijo que se detectó que en el transcurso del año en curso se realizaron ampliaciones presupuestales o convenios que implicaban gasto, sin tener el ingreso adicional que soportara estas ampliaciones.

Ante esa situación, señaló, se tuvo que solicitar un crédito bancario de corto plazo por mil 800 millones de pesos que sólo serán suficiente para operar a un nivel básico durante el presente año y no podrá ser utilizado para cubrir los pasivos que dejó la pasada administración.

Corral indicó que en su más reciente publicación de obligaciones financieras de estados y municipios, la Secretaría de Hacienda reportó que Chihuahua tiene la más alta deuda del país en relación al Producto Interno Bruto estatal.

Recordó que la deuda de Chihuahua es de casi 48 mil millones de pesos, la tercera deuda pública más elevada del país en términos absolutos, sólo detrás de la Ciudad de México y Nuevo León.

A esto hay que sumar el déficit presupuestal heredado de la administración anterior, de alrededor de 7 mil millones de pesos, dijo.

Corral agregó que su gobierno aspira a ser referente en materia de transparencia y de uso eficiente de recursos, y para ello se han celebrado ya varios convenios con organizaciones no gubernamentales que han propuesto esquemas que pronto podrían ser replicados por otras entidades federativas y por los otros órdenes de gobierno.Tras escuchar quejas de varios gobernadores sobre los recortes al presupuesto federal de 2017, Peña Nieto recordó que hubo un disminución, en términos generales, de 20 por ciento, pero que a los estados solo les recortaron 0.4 por ciento.

Incluso sostuvo que tendrán un incremento de 5 por ciento en diversas aportaciones.

Corral agradeció la solidaridad del presidente de la República y el ofrecimiento para analizar la situación del estado. (S. Castro/El Diario)