*Fernando Baeza despierta pasiones

*Es público su rechazo a modos de AMLO

*¿Asumirá un rol protagónico? Veremos

*Rector Fierro concentrado en la Uach

*Para eso son, pero se piden; dijo Trevi

*Así se llevan en Juchipila, de piquetito

En el mundillo de la política se ha generado una especie de morbo por una reunión de Fernando Baeza con Luis Corral, Samuel Kalisch y otros dos empresarios cuyos nombres desconozco, pero los supongo de filiación panista. No faltaron quienes apresuraron conclusiones superficiales, habida cuenta de que hablamos del último gran gobernador de Chihuahua, como muchos piensan de él.

Sus acciones suelen prestarse a polémica, particularmente en tiempos convulsos de campaña. Natural, la pasión se desborda, pero  yo conozco a Baeza y se que jamás jugaría a las escondidillas para reunirse con quien le venga en gana, menos tratándose de personas con las que guarda vieja y estable relación. Con Luis Corral la relación es casi de familia; con Samuel Kalisch viene de años, décadas atrás, fortalecida durante la tromba del 90, a propósito de la cual nació Fechac.

Ahora que el ambiente político está crispado y a muchos se les ponen los nervios de punta, encuentro pertinente expresar que Baeza tampoco guarda su desilusión con el gobierno del presidente López Obrador. Ha criticado la conducción del país, las políticas presidenciales encaminadas a concentrar poder, nulificando las instituciones que dan equilibrio.

Como agricultor de la región, en su caso además existen razones muy propias; está personalmente ofendido con la obstinación del agua y el manejo presidencial de la crisis. Recordemos que una vecina suya fue asesinada por elementos de la Guardia Nacional, que la narrativa oficial asoció a los agricultores con mafiosos, que injustamente fue tema de una mañanera. Es un tema que sufre en su ser, como lo sufren todos los agricultores chihuahuenses.

Siendo pública su visión de país y su enfado personal por la crisis del agua ¿Por qué extrañaría que rechace la candidatura de Juan Carlos Loera, a quien muy probablemente vea –con razones sobradas- como una extensión de López Obrador en Chihuahua? Sólo a quienes no saben que Baeza es un político de convicciones y que frecuentemente suele decir que su primera convicción es con Chihuahua, la patria chica.

Estoy seguro que seguirá reuniéndose, en público y en privado, con actores preponderantes de la entidad. Es una figura política al que le duele el rumbo del país y mientras el presidente mantenga la misma dirección, Baeza ejercerá su libertad de expresión, sin que necesariamente vaya por las calles portando un altavoz.

Ahora, si alguien decide especular sobre sus acciones, descalificarlas o pintarlas de colores, está en su derecho, hablamos de hombres públicos, por tanto sujetos a observaciones. Pero sería la responsabilidad de cada quien, como sería la de Baeza si mañana o pasado mantiene la crítica o hace declaraciones políticas importantes, en el presente contexto. En ese caso no tengo dudas de que las haría de frente y atenido a las consecuencias.

Rompeolas

Han querido llevarlo al baile de la politiquería electoral, unos con que apoya a Marco Bonilla, otros con que está con Morena y algunos que hace testera a Movimiento Ciudadano para quedar bien con Javier Corral. En estricto sentido de responsabilidad está uno obligado a decir que el rector de la UACh, Luis Fierro, en lo único que está concentrado es en la Universidad. Es de los contados funcionarios de alto perfil que exigió la licencia de sus colaboradores, si quieren participar activamente en las campañas políticas. Desde luego a nadie puede negar su derecho de participar, pero si cuidar que no involucren a la Universidad, como institución, a favor de ningún partido o candidato. Probablemente los más entusiastas de la especulación insistan en la pretensión de asociarlo con estos o con aquellos, sin embargo los hechos del rector están a disposición de quien los quiera ver con objetividad.

…………………

En Juchipila, Zacatecas, se llevan de manoseos de nalgas y piquetitos al trasero. Al menos los de Morena, quien sabe todos los Zacatecanos, por que después de ver la manoseada pública –piquete incluido- de David Monreal, candidato al gobierno de Zacatecas, a Rocío Moreno, candidata a la alcaldía de Juchipila, uno pensaría que la ofendida haría un escándalo. Nada, salió en defensa del manoseador diciendo mil veces que es mentira, que no vimos lo que vimos. Si son amigos con derechos es asunto de ellos, pero no quieran verle la cara a todo el país o, como dijo Gloria Trevi, para eso son, pero se piden. Ah, pero los de Morena son diferentes, pregúntenle a Salgado Macedonio, presunto violador serial aspirante al gobierno de Guerrero. ¿Y el tlatoani? No vi el video, dijo, y en todo casi si lo hubiese visto no podría opinar por que estamos en plenas campañas. Ahora ya saben en Morena todo se vale, prohibido, prohibir.