*Impostergable reconstruir relaciones

*Once años de locuras costaron mucho

*Maru-AMLO, inicio esperanzador

*MB más activo que durante la campaña

*Corral incomoda donde se para

*Lozoya podría perder el Partido

César Duarte presumía que con Felipe Calderón “me colé hasta la cocina” y con Peña “seré parte de la cocina”. No le faltaban razones para alardear de aquella manera, ciertamente tejió una relación sólida con Calderón, para un gobernador del PRI, y Peña lo puso entre los tres que ofrecían la nueva cara del PRI, dándole manga ancha en el manejo financiero.

Ya sabemos en qué vergüenza terminó la historia, pero si algo debemos reconocer al “ex” procesado es que supo manejar la relación con los presidentes en turno y “bajar recursos”, como solían presumir él y su pandilla de saqueadores. Después su ambición incontenida y la enorme irresponsabilidad con que se condujo, endeudaron al estado hasta el punto de ahorcarlo.

Javier Corral nunca entendió el compromiso de gobernar y, obsesionado con encarcelar a Duarte, se confrontó con Peña mostrando absoluta ausencia de sentido común, sin saber que así condenaba al estado ¿Resultado? Cero apoyo financiero. Con López Obrador la relación ha sido bipolar: ahora te horneo rayadas, ahora te la rayo; mañana de digo gran demócrata, pasado populista –hoy está en modo amor-¿Resultado? Recibió trato de tercera, el que ganó por su volubilidad.

La conclusión es que esas dos administraciones fueron desastrosas para Chihuahua, llevaron al gobierno al punto de la quiebra técnica, como se encuentra hoy. Maru Campos conoce bien la historia, la vivió primero como diputada local y luego como alcaldesa. Es una mujer con cultura política.

En razón de las historias de terror que vivió Chihuahua con Duarte y sufre con Javier Corral, en menos de once años hicieron deficitaria una administración estable, destaco los términos del encuentro Maru Campos y López Obrador. De ambas partes hubo expresiones posteriores comedidas, conciliatorias, de mesura y, sobre todo, ánimo de trabajar por la entidad.

La gobernadora electa lo dijo en diversos medios, siempre recalcando el buen ánimo presidencial hacia Chihuahua. De López Obrador me quedó con la siguiente declaración: “Se habló en general, pero sobre todo, la decisión de atender las necesidades de Chihuahua. Independientemente de las banderas partidistas, nosotros como autoridades tenemos que atender a todos. No se puede discriminar a nadie por razones de clase, creencia, ideas, partidos, tenemos las autoridades que ponernos de acuerdo”.

Pudiera ser interpretada como una declaración ordinaria para cumplir con el expediente, pero dado el momento de polarización nacional es relevante ponderarla. Ahora Maru tiene que tomarle la palabra y contribuir, poner su parte, para construir una relación armoniosa e institucional con el Gobierno Federal.

La historia nos dice que ésta relación siempre ha sido compleja y demandante, pero con voluntad política, compromiso con Chihuahua y una gota de miel pueden conseguirse muchas cosas. Estoy convencido de que Maru tiene las herramientas políticas, humanas y los deseos de hacerla efectiva, por el bien de Chihuahua. Es difícil, ya sabemos, pero posible. Ojalá prospere, llevamos casi once años de locura tras locura y necesitamos urgentemente ponerle fin.

Rompeolas

Marco Bonilla está más activo que durante la campaña. Hoy está en México atendiendo compromisos con el Partido, mañana se reúne con presidentes municipales electos, después con su equipo de trabajo, luego con empresarios bisoños –¿Cuándo con los buenos, ya está en otro nivel?-. El caso es que nunca para. Está joven y eso cuenta, además permanece activa la adrenalina del triunfo, hay que dejarlo que disfrute su momento, pronto vendrán los retos de gobernar la ciudad y con ello los dolores de cabeza. Pásatela bien, Marco, cuando menos pienses tendrás dificultades hasta para dormir de corridito, no faltará el influyente que te despierte a media noche por que lo detuvo tránsito.

………………..

Condiciones de la política, de sus ciclos y vaivenes. Antes de la elección Javier Corral seguía teniendo fuerza, su favor importaba, ahora lo niegan hasta los suyos, recuerden que renegó en público por “los traidores”. Reportaron que Alfredo Lozoya implora ante Dante Delgado para evitar que Corral se incorpore a Movimiento Ciudadano y, dicen, habría incluso presionado al viejo lagartón veracruzano, diciéndole que no le garantiza sus servicios si Corral mete la cola en el Partido ¿Será? Para mi que sí, Lozoya se está sintiendo desplazado ¿Sabe por qué? Por que efectivamente lo están desplazando, jajajajaja. Perdió la diputación local de Parral, Francisco Sánchez perderá la pluri, y él podría perder hasta el partido. Tenía todo y puede salir sin nada.