*La farsa de agosto uno describe a AMLO

*Costosa simulación para ocultar fracasos

*Escoltas a “ex”, excesos de la corrupción

*Que Corral cabildea exilio dorado en España

*Maru recibirá una administración colapsada

La farsa de agosto uno, día en que el INE realice la encuesta para “enjuiciar a los ex presidentes” describe a López Obrador y a su gobierno, por que son lo mismo: el presidente es el gobierno y el gobierno es el presidente. En esa farsa vemos a un presidente hipócrita, mentecato, simulador, renuente a tomar decisiones, irresponsable con su deber histórico y maniatado por las fuerzas oscuras de la política. Lo desnuda de cuerpo entero.

Durante sus años opositores prometió que de llegar al poder juzgaría a los ex presidentes y cuando llegó evade el compromiso para evitar el ridículo de fracasar juzgando a los dos que verdaderamente odia, Calderón y a Salinas –sus delitos, si cometieron, están prescritos-. Entonces recurrió al “pueblo” para que le diga qué hacer, su salida favorita, y encima quiso empalmar la consulta con las elecciones, pensando en que su partido tomaría ventaja competitiva.

No pudo colgar el tema en la pasada elección pero, tesonero, mantuvo la iniciativa, ahora más que todo con el propósito de apuntalar su narrativa de que todo el pasado era corrupto y que, después de él, los mexicanos empezamos a ver la claridad de un gobierno que no roba, no miente, no traiciona.

Así envió la siguiente pregunta a la Corte: “Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen y en su caso sancionen la presunta comisión de delitos de parte de los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus respectivas gestiones?

Esa pregunta fue interpretada por sus voceros formales e informales como “la consulta para enjuiciar a los ex presidentes” y así la manejan en público de manera tesonera, pese a que la Corte, ante la insensatez de la pregunta y tratando no despertar la cólera del Tlatoani, la modificó entregando un galimatías, un texto ininteligible que será la pegunta formulada por el INE”.

El siguiente es el texto sobre el que opinarán los ciudadanos que acudan a las urnas: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?».

¿Cuántos mexicanos, de los que llama “pueblo”, tienen ahora mismo la preocupación de “acciones legales” “decisiones políticas tomadas en años pasados”, “actores políticos”, “derechos de posibles víctimas”? Ninguno, es en lo último que piensan, los acarreados que logre llevar Morena irán por el interés de los quinientos pesos, la promesa de dádivas o amenazados con que les quiten los “apoyos”.

Sin embargo para López Obrador esa encuesta es de la mayor importancia, con ella mantiene otros meses entretenida a la población con el tema de la corrupción del pasado neoliberal, distrayéndolos de la corrupción del presente y los pésimos resultados de su administración. Pronostico una gran derrota para el presidente y su partido; será un triunfo rotundo del si, pero si votan el ocho por ciento de los electores se me hace mucho, siendo que para darle vinculación oficial necesita el 40. Más de 430 millones de pesos tirados a la basura, pero el pueblo manda, ya sabemos. 

Rompeolas

Los escoltas a ex gobernadores que, ahora sabemos, venimos pagando los contribuyentes, es una expresión de la corrupción institucionalizada en el servicio público mexicano y una absoluta frivolidad. Se le hace fácil justificarla en que la necesitan por los riesgos que la tomaron al ejercer el cargo y como el dinero no es del gobernador en turno, los consiente. Ellos conocían los riesgos cuando tomaron protesta, si antes de postularse les hubiesen preguntado si, al dejar el cargo, estaban de acuerdo perder toda prerrogativa, incluida los escoltas ¿Cuál habría sido su respuesta?. Lo que sucede es que se acostumbran a vivir en condiciones principescas y luego encuentran difícil recuperar su vida ordinaria, haciendo una cadenita en la que terminan protegiéndose unos a otros ¿Cuál de los ex gobernadores está en riesgo de perder la vida por lo que hizo durante su administración? Ninguno. Corral, quien había desaprobado esa práctica con su habitual estridencia, ahora la exige como si en ello le fuese la vida. Se la entregarán, no tengo duda, pero esa tradición debe concluir, no tenemos los contribuyentes por que desviar dinero valioso en proteger a los gobernadores anteriores y menos sabiendo que dejan el cargo resuelto su problema económico para ellos y su descendencia.

………………….

Difícil confirmar el dato, todo está en nivel de versiones y “me dijeron”, pero van dos fuentes informadas que coinciden en que Javier Corral cabildea en el gobierno de López Obrador un exilio dorado en España, algunos le ponen específicamente en Sevilla ¿Corral cónsul en Sevilla? Es lo que dicen. Quizás sean sus pretensiones, habría que ver lo que piensa el Tlatoani, sin cuya voluntad no se mueve un oficio en el Gobierno Federal. Es una aspiración muy de Corral, ya se vio en esa ciudad de amplísima cultura bebiendo los mejores vinos acompañados con jamón serrano y las más variadas tapas, mientras envuelve a sus imaginarios anfitriones en historias de autoelogio –luego les platico la historia del chicle masticado-. En la bohemia encuentra pleno sentido a la vida, pregunte a los intelectuales orgánicos que lo han adulado durante años. No te acabes, presupuesto, que para vivir nacimos, que sobre Chihuahua caiga del diluvio, él ya se va.

…………………..

No es ninguna observación aguda decir que Maru Campos recibirá una administración en colapso. Seis años de la mayor corrupción y cinco de negligencias, obsesiones personales y desatención de obligaciones la llevaron al punto de quiebra. Además del problema financiero, están los de inseguridad, salud y el político, López Obrador insistirá en ganar el estado. Sobre estos temas, es decir los problemas que la gobernadora electa tiene frente a sí, hablaré la semana que viene, empezando por el mayor; las finanzas.