*Medidas dolorosas pero urgentísimas

*Madero e Issa, ladrones de la nómina

*Soluciones osadas son de alto riesgo

*El México Republicano de Juan Iván

*El Tlatoani desconoció a su panadero

*Tras la tormenta, muy activa Manque

Ayer comentaba la quiebra técnica del gobierno estatal, con más 49 millones en deudas diferentes, la hipoteca de las carreteras y otros pasivos que sumados superan, por mucho, los 70 mil millones del presupuesto anuales y encima la urgencia de liquidez para salir el año. Trágico.

Es un escenario aterrador que Javier Corral, en su infinita irresponsabilidad, agravó al disponer de participaciones adelantadas para tapar sus hoyos más comprometedores, reduciendo brutalmente el manejo de la gobernadora electa, Maru Campos.

Frente a esa realidad la primera opción sería pedir a la Federación un rescate emergente de los primeros tres meses, apelando a la imposibilidad de resolver la emergencia sin contratar más “cortos”. Difícil, ese dinero ya se lo dieron a Corral y lo mal gastó, como dije arriba.

Sin embargo cruzarse de brazos no es una opción, algo necesitan hacer pues la nómina debe ser cubierta, los servicios básicos pagarse, completar aguinaldos y satisfacer las necesidades elementales salud y seguridad. El gobierno no puede parar.

Las medidas que tomen serán paliativas, soluciones muy temporales esperando que dé vuelta el año para que puedan explorar alternativas estables, al menos de corto plazo. Algunas irán incluidas en la ley de Ingresos y el Presupuesto 2022 y tenga la certeza de que todas serán dolorosas.

Hablamos de implementar nuevas contribuciones estatales, por ejemplo la tenencia vehicular, aumentar recaudación en Vialidad, Impuesto sobre Nómina y otros derechos, sanear las juntas de agua teniendo en cuenta que Corral hizo del servicio el más caro del país, y una reducción drástica de personal.

En las contribuciones el margen es reducido, en la nómina pueden hacer más.

Corral, como casi todos, prometió reducirla y lo que hizo fue exactamente lo contrario. Gustavo Madero y Jorge Issa ilustran bien esa irresponsabilidad: Madero llegó a una oficina de tres plazas; la del coordinador –o sea él- su secretaria y el chofer. Lo primero que hizo fue diseñar una obesa estructura burocrática con director general, directores de área, subdirectores, jefes de departamento, jefes de oficina, personal calificado, personal de apoyo y secretarias.

El otro caso está en el Congreso del Estado. Jorge Issa accedió a negociar con los diputados la aprobación de leyes a cambio de “plazas”. Rubén Aguilar les enseñó el y muchos lo hicieron suyo, vacunar a los aviadores era un ingreso extra. ¿En qué se benefició Issa? En cada negociación él daba de alta a sus propios “aviadores”.

Así saturó de escritorios y personal pasillos y oficinas cada piso de la Torre, siendo que hasta la Legislatura 60, la última de Patricio Martínez, todo el personal del Congreso, incluidos diputados, estaban acomodados en el segundo piso del Palacio, respetando el 25 de Marzo. Gustavo e Issa son ladrones prototípicos de la nómina, una futileza de servidores públicos.

Aún poniendo en práctica el conjunto de medidas anteriores y haciéndolas altamente efectivas, la profundidad de la crisis es tal que resultarían insuficientes. ¿Qué se puede hacer entonces? Hay quienes tienen por válidas las alternativas más osadas. Proponen capitalizar los activos carreteros del estado. ¿Qué significa? Llevar al mercado de capitales la mitad menos uno de los 11 tramos carreteros, cuyo valor podría calcularse entre 45 y 50 mil millones de pesos. Así el nuevo gobierno podría disponer inmediatamente de 20, 25 mil millones de pesos y empezar a respirar.

¡¿Vender las carreteras de Chihuahua?! ¿Híjole, quién se avienta ese trompo a la uña, se trata de privatizar las carreteras, el 49 por ciento en el mejor de los casos. El costo político sería enorme, los chihuahuenses somos celosos con “nuestros” activos. Dudo que un gobernador esté dispuesto a pagarlo.

¿Por qué menciono, entonces, esa posibilidad? Otra vez a lo mismo, es para visualizar el colapso financiero al que los últimos dos gobernadores llevaron a la administración estatal. No la dejaron a punto de la quiebra, literalmente está quebrada.

En vez de soluciones creativas de alto riesgo, una alternativa esperanzadora es apostar a la política y esperar resultados en la segunda mitad del sexenio. Con un presidente “amigo” las alternativas de solución se potencian. Ese podría ser el caso en 2024, si la política sonríe a Chihuahua. ¿Quedaría en manos del azar? No necesariamente, hay que irlo trabajando con paciencia.

Rompeolas

Siempre me ha llamado la inquieta conducta de Juan Iván Peña; no para, igual escribe un bien documentado libro que hace política en Morena, se relaciona con liderazgos de oposición y explora alternativas en el partido Republicano, de los Estados Unidos. Hoy está comprometido con “México Republicano”, una A.C. que agrupa a ciudadanos libres que postula que “México no puede ser regido desde ninguna perspectiva ideológica”, necesidad imperiosa dada la polarización alimentada por el régimen del populismo ignorante. Desarrollaron una propuesta programática capaz de impulsar el desarrollo sostenido y recuperar la seguridad del país. Lo veo como un movimiento político ribeteado de profundo contenido filosófico cuyo ideario es el restablecimiento del rumbo económico que perdió el país y la supresión de las ideologías. Larry Rubin, representante en México del Partido Republicano, con quien Juan Iván tiene una relación de años, es una de las personalidades que ha tomada relevancia en el movimiento. Hace unos días me envió un documento que interpreto como el acta constitutiva de la A.C, al que leyéndolo es fácil encontrar coincidencias, especialmente en cuanto a desideologizar la política del país y recuperar su crecimiento económico y la seguridad. Conociendo a Juan Iván, seguro están pensando en la elección del 2024 y muy probablemente en Marcelo Ebrard, con quien lleva una relación estrecha desde los tiempos de Manuel Camacho Solís. Hay que estar atentos, el hombre sabe dar nota.

…………………….

Se suponía que hoy el Congreso del estado autorizaría, en sesión extraordinaria, guardias para el gobernador, el fiscal, el secretario de seguridad y el secretario general de gobierno. Nada, con una declaración de López Obrador los diputados retiraron ese punto del Orden del Día, dejándolo en incierta pausa. Maravillosa noticia para la gobernadora electa, había cedido a la exigencia de los escoltas presionada por las circunstancias, con la intervención de Tlatoani se libera de esa responsabilidad, no puede confrontarse con él antes de protestar el cargo.

Duro golpe al ego de Corral, lo mandan a la calle sin charola, sin fuero, sin viáticos y sin escoltas-mandaderos. ¿Ya se dio cuenta de su fragilidad o, como Gustavo Madero, sigue pensando que puede suceder a López Obrador?. De poco le sirvió hacerla de su panadero personal, con aquello de las rayadas.

……………………………

Tras la tormenta de ayer, que descargó con furia sobre el centro-sur de la ciudad, la presidenta municipal, Manque Granados, se mostró muy activa y solidaria con los afectados. Recorrió el destrozado mercadito –primero el incendio y ahora los vientos con lluvia, que mala onda- ofreciendo ayudar a los locatarios y hasta se dio tiempo de  exhibir la indiferencia de Corral, cuando hizo presencia en el Hospital Central, que perdió parte del techo, siendo que se trata de una instalación estatal. Ya se va pero sigue muy activa, como si fuese el primer día. Le gustó eso de ser alcaldesa.