*Redefine Maru relación estado-federación

*Acuerdo de paz trae esperanza a la región

*Fin a un conflicto que nunca debió suceder

*Relevo en Canaco; Edibray está nervioso

El asesinato de Jessica Silva y la expulsión de la Guardia Nacional apostada en la Boquilla, aquel ocho de septiembre del año pasado, marcó el punto más álgido de una larga lucha que dieron los agricultores de la región centro-sur del estado, en defensa del agua. Las imágenes de la confrontación dieron la vuelta al mundo y fueron determinantes para que el presidente López Obrador comprendiese que no podría contra una sociedad organizada y valiente dispuesta a defender sus derechos.

Es un conflicto que nunca debió suceder, los especialistas ofrecieron diversas soluciones pacificas apoyadas en los términos del tratado, pero escaló progresivamente por la insensibilidad del presidente, rendido al Imperio, y un gobierno local desatento, irresponsable e inhumano que nunca comprendió el reclamo de los agricultores.

Sintiéndose abandonados por sus autoridades, los agricultores supieron inmediatamente que solo unidos entre ellos podrían resistir el atropello. Dieron ejemplo de valor, constancia y organización. Ellos son los verdaderos héroes de una película de abusos e injusticias desde lo más alto del poder.

Esa lucha histórica fue ejemplo de cómo una sociedad organizada y valiente puede derrotar al poder presidencial autoritario e influir en el rumbo político de la entidad. No creo que Morena hubiese ganado si administra correctamente la crisis, pero definitivamente los excesos y atropellos del presidente y la torpeza de quien sería su candidato al gobierno estatal, contribuyó a la espantosa derrota del partido oficial.

El conflicto quedó saldado temporalmente con la muerte de una mujer inocente, tres jornaleros encarcelados, acusados sin ninguna prueba de terrorismo, y un agricultor preso, el brutal saqueo del agua, con pérdidas millonarias para la región y, desde luego, el colapso electoral de Morena.

Por eso el acuerdo al que llegó la gobernadora Campos con el secretario de gobernación, Adán Augusto López, es importante por que pone fin a la confrontación y sienta las bases para liberar a los presos políticos, desbloquear las cuentas de agricultores y establece un paquete de apoyos a la región en materia de tecnología hidráulica. Revierte los saldos de la confrontación.

Eso por si mismo tiene alto valor, pero es igual o probablemente más importante la redefinición de la relación estado-federación, desquiciada en los últimos cinco años por un gobernador que primero quiso encarcelar al presidente Peña y después se tiró incondicionalmente a los brazos de López Obrador, sin obtener beneficio alguno para Chihuahua.

Ahora la gobernadora Campos empezó a tejer en la institucionalidad y el respeto, arropada por la sociedad y los alcaldes, de quienes se hizo acompañar en la reunión con el secretario López, para que atestiguarán la transparencia de los acuerdos de paz.

Ese acuerdo redefine la relación estado-federación orientándola en la dirección correcta; el diálogo y las ganas de trabajar unidos por la sociedad, con independencia de ideologías y afinidades partidistas.

Tiene un gran valor. Ojalá se mantenga por el bien de Chihuahua, en éstos tiempos de polarización y mezquindades es difícil que las autoridades transiten en buenos términos. Felicitaciones a la gobernadora Campos, a los agricultores y a los alcaldes que atestiguaron el pacto de paz.

Y, así como critiqué en los términos más enérgicos a López Obrador, por su atropello a Chihuahua, ahora es justo hacerle un reconocimiento que, aunque tarde, viene de perlas para los detenidos. También el reconocimiento al secretario Adán Augusto López, está cumpliendo con su deber.

Apostemos por que los conflictos y desaveniencias se resuelvan en el diálogo, de la confrontación entre autoridades estamos hartos.

Rompeolas

El presidente de Canaco, Edibray Gómez, está nervioso. Por algún motivo que todavía no está claro para quienes vemos la grilla empresarial a la distancia, entró en conflicto con su protector, Patricio Martínez, y decidió apoyar una propuesta contraria a la del ex. ¿Dónde está el fondo del distanciamiento? No se, pero sinceramente me causa curiosidad saberlo, es un divorcio que nunca me imaginé. Órale, la sucesión en esa centenaria Cámara se calentó.